ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 52 Un buen besador

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10592

Actualizado: 2019-07-06 00:02


Divertida por la reacción de Jeremías, Debbie le guiñó un ojo y se burló: "Así que ahora te has dado cuenta de que cometiste un gran error, ¿cierto? ¿Te imaginas lo que Carlos te haría si pensara que tienes una aventura conmigo? Tengo mucha curiosidad por descubrirlo".

De repente, Carlos se dio la vuelta y miró a su esposa, inmediatamente, ella se incorporó y volteó hacia la pantalla, la mirada indiferente de su marido la hizo sentir como si estuviera acostada en una cama de clavos. '¡Oh Dios mío! ¿Por qué me está mirando así? Su mirada es lo suficientemente aguda como para ver a través de mi alma', pensó Debbie.

No fue hasta entonces cuando esta última se dio cuenta de que Carlos vino a enseñar en la universidad por ella, él se aseguraba de que Debbie asistiera a todas sus clases y era lo suficientemente estricto como para causarle problemas si ella intentaba faltar a clases.

Tal como lo esperaba, se le pidió a Debbie que fuera a la oficina de Carlos cuando la clase llegó a su fin, ella le dio sus libros a Jeremías y le dijo: "Ve a comprar unos petardos cuando tengas tiempo".

"¿Petardos? ¿Para qué?", Jeremías estaba confundido.

"Cuando Carlos deje la enseñanza, pondré petardos para celebrar el momento glorioso", dijo Debbie.

Jeremías se quedó allí sin decir una palabra, incapaz de comprender lo que su amiga estaba tratando de decir, la verdad, sentía lástima por Carlos, porque él era quien tendría que pasar el resto de su vida con una chica mala como Debbie.

En la oficina del Sr. Huo.

Carlos entró y colocó el teléfono de su esposa en el escritorio, cuya pantalla ahora estaba bloqueada, "¡Desbloquea tu celular!", exigió severamente.

A Debbie se le ocurrió una idea cuando extendió su mano para agarrar el teléfono, sin embargo, su marido tomó rápidamente su muñeca y la amenazó: "Si no lo desbloqueas, yo te desbloquearé a ti esta noche".

'¿Desbloquearme? ¿A qué se refiere con eso? ¡Debe ser una de sus bromas pervertidas otra vez!', pensó ella.

Sintiéndose avergonzada, Debbie forzó una sonrisa falsa y dijo: "Está bien, lo haré".

En un abrir y cerrar de ojos, justo cuando Carlos soltó su mano, ella agarró su teléfono y corrió hacia la puerta, una voz helada la detuvo por detrás. "Mira tu teléfono primero, entonces puedes decidir si quieres huir o no", dijo Carlos.

'¿Qué? ¿Mirar mi teléfono?', pensó Debbie.

Sin más demora, ella desbloquó su teléfono y miró los mensajes que había intercambiado con Hayden, para su sorpresa, de alguna manera la conversación había continuado incluso después de que su teléfono había sido confiscado por su marido.

El último mensaje que había leído de Hayden decía: "Llegaré a la ciudad Y a las tres de la tarde, puedo ayudarte a recuperar las clases que pierdas, todavía no te has olvidado de mí, ¿verdad?". Desafortunadamente, Carlos había retirado su teléfono antes de que ella pudiera enviar una respuesta. Sin embargo, ahora Debbie estaba mirando una respuesta en la pantalla de su teléfono que decía: "Mi esposo puede ayudarme a recuperar las lecciones perdidas".

A lo que Hayden había respondido: "Deb, debes estar bromeando, ¿verdad? ¿Sigues enojada conmi

rcio en lugar de pedir dinero. Incluso su esposa quería devolverle todo el dinero que le debía en los últimos tres años, la última vez, cuando a Debbie se le acabó el dinero, le pidió ayuda a su amiga en lugar de ir a su rico marido. Incluso después de que Carlos le había dado su tarjeta bancaria, ella lo rechazó sin dudarlo, no fue hasta que él la amenazó que Debbie aceptó las tarjetas. Ese era el tipo de persona que era su esposa, bastaba con decir que el dinero no funcionaría para Carlos.

"Ella no quiere mi dinero", respondió él con indiferencia. Damon Han sacudió la cabeza con incredulidad, nunca pensó que una chica así pudiera existir, una chica que pudiera rechazar a Carlos Huo y su riqueza ilimitada. "¡Gánala con tu cuerpo! Eres un hombre muy atractivo con un gran cuerpo", sugirió él.

La cantidad de mujeres que querían casarse con Carlos podía llenar todo el Océano Pacífico, pero a pesar de su falta de voluntad, él decidió decir la verdad. "Ella no tiene ningún interés en mí", respondió Carlos.

La verdad era que él había tratado de seducirla antes con su hermoso rostro y su cuerpo perfecto, pero para su mala suerte, Debbie lo había rechazado.

El hecho de que ella no tuviera ningún sentimiento por él era algo difícil de aceptar, pero Carlos ya había aceptado la realidad.

Damon Han se atragantó y casi escupe el vino en su boca, con un brillo pícaro en sus ojos, dijo: "Ella está empezando a gustarme, déjame intentarlo".

"¡Ella es mi esposa!", Carlos le lanzó una mirada asesina.

"¿Qué? ¿Es de la familia Nian?", respondió Damon, y pensó para sí mismo: '¿La chica es de la familia Nian? La buena amiga de Jeremías también es de la familia Nian, ¿acaso serán la misma persona?

¿Cómo dijo Jeremías que se llama?'. "¿Es tu esposa Debbie Nian?", Damon Han preguntó, Carlos lo miró y asintió.

"¡Qué casualidad! Tu esposa es la mejor amiga de mi hermano, ¡jajajaja! Puedo imaginar cómo te sientes ahora", exclamó Damon. Damon y Jeremías compartían el mismo padre pero tenían madres diferentes, quizás ser un mujeriego y ser bueno con las mujeres era algo de familia.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir