ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 54 Un conflicto

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9527

Actualizado: 2019-07-07 00:02


Jeremías estaba ansioso por gastar todo el dinero en la tarjeta Platino de Damon, la verdad era que aparte de ser medio hermanos y compartir el mismo padre, no tenían mucho en común.

De hecho, la tarjeta Platino fue robada de la mesa de su hermano cuando pasaba junto a la habitación de Damon.

Debbie había oído hablar de este último cuando Jeremías solía quejarse de él, por lo que ella pudo deducir, Damon siempre fue muy amable con su hermano menor, mientras que Jeremías lo trataba con desdén.

Aunque solamente había escuchado la versión de su amigo, Debbie podía decir que en algunas ocasiones él solía obedecerle a su hermano mayor.

"Jeremías, ¿de qué están hablando ustedes dos? ¡Vengan aquí!", uno de sus compañeros de clase instó a los dos a unirse al grupo.

Jeremías respondió en voz alta: "Está bien, está bien, Scott no se te permitirá salir de aquí hasta que tengas más alcohol que sangre corriendo por tus venas". De repente, Jeremías miró a Debbie con una expresión de preocupación en su rostro, "Jefa, yo no voy a beber mucho esta noche, y tú no necesitas beber si no quieres".

Esto atrajo el interés de Scott, mientras miraba a Jeremías y gritaba alegremente: "Oye hermano, ¿qué pasa? ¿Ustedes dos están saliendo o algo así? ¿Tienes que pedir el permiso de tu novia antes de beber, cierto?".

Debbie y Jeremías eran muy populares en su escuela preparatoria, la mayoría de sus compañeros solían bromear sobre su relación. Sin embargo, la realidad era totalmente diferente, ambos eran muy buenos amigos y confiaban el uno en el otro, pero eso era todo, una amistad confiable, aparte de eso, no sentían absolutamente nada el uno por el otro.

Debbie estaba interesada en hombres que no temían a los compromisos, además ella pensaba que Jeremías era más bien un conquistador, por el contrario, él pensaba que Debbie era una marimacha, mientras que a Jeremías le gustaban las mujeres femeninas.

Ambos se entendieron muy bien y estuvieron de acuerdo en que sólo podían ser buenos amigos.

"¿Qué? ¿Una pareja? ¡Vamos! Incluso si pasáramos la noche en la misma cama, no pasaría nada entre nosotros, aparte de nuestras habituales conversaciones y peleas", respondió ella. Jeremías tendió la silla para Debbie como un caballero, pero esta última le lanzó una mirada de reproche antes de sentarse.

En verdad, a ella nunca le gustó participar en estas reuniones. La mayoría de las mujeres eligieron aislarla porque era una chica bonita y a los chicos les gustaba estar cerca de Debbie, la impresión que tenían de ella era la de una perra que sólo pretendía ser una muchachona para atraer a los hombres.

Las chicas comenzaron a hablar mal de Debbie en voz baja para que no las escuchara, pero ella podía adivinar por su lenguaje corporal y la forma en que la miraban que estaban hablando pestes a sus espaldas.

¿Por qu

ie hizo a continuación puso a las chicas a gritar histéricamente.

Dado que la mesa de la sala estaba firmemente sujeta al suelo, ella se dio la vuelta, levantó la silla y la estrelló contra la mesa, los deliciosos platillos que habían estado servidos hacía unos segundos estaban ahora tirados en el suelo, mientras que los fragmentos de vidrio y porcelana volaban por el aire.

"Debbie Nian, ¿acaso estás loca?", dijo una de las chicas.

"¡Este es el Club Privado Orquídea! ¿Crees que puedes pagar la compensación por los daños que has provocado?".

Todos se pararon y retrocedieron unos pasos, empezaban a sentirse intimidados por Debbie.

Esta última puso los ojos en blanco, dio un paso hacia atrás y pateó la silla de Jeremías en la mesa contigua con todas sus fuerzas, las chicas sentadas en la mesa que se estaban burlando de Debbie guardaron silencio de inmediato. Algunos muchachos que tenían una buena relación con ella se dieron cuenta de lo que iba a hacer y llegaron a detenerla, sin embargo, Debbie sacudió sus manos y habló con indiferencia: "Si intentan detenerme, ya no seremos amigos". Debbie se prometió a sí misma que les daría una buena lección a estas chismosas para que no se atrevieran a provocarla nunca más.

"Debbie, estos platos son muy caros", le recordó un chico amablemente. En realidad, sus compañeros de clase no sabían si ella era de una familia rica o no, pero por lo que veían, Debbie iba en un BMW a la escuela todos los días, sin embargo, no vestía ropa de diseñador, ni gastaba dinero a diestra y siniestra.

'¡Destruiré este lugar sin importar cuánto dinero me cueste! Carlos Huo tiene suficiente dinero y quiere que yo lo gaste, ¿por qué no usar su efectivo para compensar los daños?', dijo ella para sí misma.

Debbie tomó una botella de vino de la mesa y la rompió frente a varias chicas, quienes estaban tan asustadas que cayeron desmayadas.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir