ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 60 ¡Qué sorpresa!

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8964

Actualizado: 2019-07-10 00:02


Cuando los amigas de Jeremías se enteraron de que acababa de comprar calzoncillos nuevos para Carlos, todos se empezaron a carcajear, algunos contuvieron sus estómagos, tratando de recuperar el aliento. "¡Loco bastardo!", dijo uno de ellos. "Oye, hombre, ¿te has imaginado que Carlos te dominaría en la cama?", bromeó Karen. "¿Te pones imaginando que él te echa el ojo encima?", continuó ella. Las mejillas de Jeremías se pusieron rojas de vergüenza, entonces gritó con molestia: "¡Basta! ¡Soy más heterosexual que cualquiera! ¡No soy gay!".

El ascensor finalmente se detuvo cuando llegó al quinto piso del edificio Alioth y Tristán los recibió, al ver a Debbie, se acercó a ella junto con el gerente, "Buen día Sra. Huo, bienvenida".

Los ojos de Debbie se agrandaron al ver a Tristán, se apenó un poco cuando él se dirigió a ella como "Sra. Huo". Después, Debbie se volvió hacia sus amigos e hizo un gesto hacia el asistente de su marido, "Chicos, él es Tristán Zheng, el secretario de Carlos".

"Buenos días", sus amigos lo saludaron y se intimidaron cuando Tristán les saludó amablemente también, "Buenos días a ustedes también", respondió él con una sonrisa, "Sígannos y los llevaremos a la mejor cabina privada en este edificio".

Debbie y sus amigos se sintieron incómodas cuando se sentaron. Tristán y algunas meseras sirvieron los platos, aunque obviamente, era algo que el secretario de Carlos no debería hacer. Por lo tanto, Debbie le quitó el plato de mariscos y le ofreció: "No hay necesidad de hacer esto, sólo siéntate y come con nosotros".

Tristán sacudió la cabeza, sonriendo mientras se inclinaba, "Gracias por su amabilidad, Sra. Huo, pero me temo que tendré que rechazar su invitación, tengo que volver a la oficina más tarde".

Ella no protestó y le respondió con una sonrisa: "¿Es eso así? Como todavía tienes trabajo por terminar, es mejor que te marches ahora, no te preocupes, yo puedo cuidar de mis invitados".

"Así es", asintió Kristina y después continuó, "Estás siendo demasiado amable con nosotros, pero no importa, puedes regresar a trabajar, ya somos lo suficientemente grandes para cuidar de nosotros mismos". Ella se sentía como si estuviera en el séptimo cielo, ya que era la primera vez que entraba en un restaurante tan elegante, también se sentía un poco cohibida con la hospitalidad mostrada por Tristán y el gerente.

En cuanto a Jeremías, se sentía como en casa, después de todo, provenía de una familia rica y estaba acostumbrado a este tipo de lugares. Él le dio una sonrisa a Debbie, "Oye Jefa, puesto que le compré a tu esposo algunos calzoncillos, ¿puedo pedirte que me des una membresía de este restaurante?".

Debbie pus

... no esperaba que nos visitaras".

'¡Oh rayos!', pensó para sí misma, 'Esto es realmente vergonzoso, que Dios me ayude si él escucho algo de lo que dijo Karen'.

Entonces Carlos caminó hacia su esposa, "Sólo estaba pasando por aquí".

Tristán sacudió secretamente la cabeza detrás de él, sabía perfectamente que Carlos había cancelado una reunión sólo para venir a almorzar con ella.

De inmediato, una mesera trajo un plato, unos cubiertos adicionales y sirvió una copa de vino tinto y una taza de té, ella le hizo una reverencia cortés a Carlos cuando terminó.

Él se sentó, miró con indiferencia a los amigos de su mujer y dijo: "Tomen asiento", ellos se sentaron obedientemente. Jeremías se mordió el labio inferior, su ojo derecho se contrajo cuando recordó que compró ropa interior para el hombre que tenía delante.

Cuando el ambiente se llenó de silencio, las meseras retiraron rápidamente los platos vacíos y trajeron nuevos juegos de platos, Tristán estaba a punto de servirle la comida a su jefe cuando este levantó una mano para detenerlo. Él se limpió las manos con una toalla y miró a Debbie en silencio, luego inclinó ligeramente la cabeza hacia un lado. Sus ojos se movieron hacia el plato vacío que la mesera le había puesto y luego de nuevo a ella, era obvio que con este gesto quería que su esposa le sirviera.

Ella no podía hacer nada más que mirarlo con asombro, no se atrevería a rechazar a su marido frente a tanta gente.

Debbie también sintió que los ojos de sus amigos se clavaban en ella y la observaban cada movimiento, parecía que estaban interesados en saber cómo interactuaba con él.

Entonces respiró profundamente calmándose a sí misma y luego dijo en su interior: 'Vamos, tú puedes hacerlo, la paciencia es una virtud, no la pierdas'.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir