ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 65 Fracasado

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9404

Actualizado: 2019-07-12 03:08


Después de que Debbie bebió tres copas de licor, había ganado más de 10.000 dólares.

Jeremías finalmente apareció, estaba ebrio y salió tambaleándose del baño, cayendo de nuevo en su asiento, como había una multitud que rodeaba a su amiga en ese momento, él no pudo verla, por lo que dirigió su atención a la chica que había conocido horas antes.

Cuando Kristina lo encontró, Debbie ya había bebido siete vasos de licor, ella le comentó lo que sucedía y las noticias hicieron que la borrachera se le bajara.

Jeremías corrió hacia Debbie, le arrebató el vaso de la mano y vociferó: "¿Qué demonios crees que estás haciendo? ¿Cuánto has bebido?". Al darse cuenta del grueso fajo de billetes, él se estremeció, 'Si el Sr. Huo se entera de esto, estoy jodido', dijo para sí mismo.

Debbie agitó la mano y dijo: "Oye relájate, mira el dinero que he ganado, miles de dólares por copa y no estoy ebria todavía".

Ella realmente podía beber bastante, después de siete vasos, su cara estaba ruborizada pero sólo estaba un poco alegre.

Debbie estaba de muy buen humor en este momento, pensó que podría beber más y ganar más dinero. El hombre del bar le sirvió otro vaso de licor, una vez más, ella lo tomó todo de un trago y tomó el fajo de billetes arrojados sobre la mesa.

Su esposo Carlos era rico y generoso, pero Debbie consideraba prudente tener sus propios ahorros en caso de que ella y su marido se divorciaran algún día, ya que no quería terminar sin hogar y sin un centavo después del divorcio y pensó que había encontrado su vocación.

Al ver que Debbie no lo escuchaba, Jeremías se aclaró la garganta y le gritó al hombre: "¡Vete de aquí! ¿Tienes idea de quién es ella? ¡Tienes agallas al emborracharla de esta forma! ¡Estás jugando con fuego!".

Jeremías no era un cliente habitual de este lugar, de hecho, había hecho un gran sacrificio al venir. La única razón por la que estaba aquí era su mejor amiga, así que el hombre no conocía a ninguno de los dos. No obstante, las palabras de Jeremías no intimidaron al sujeto y simplemente se encogió de hombros fingiendo inocencia, "Lo viste, yo no la forcé en ningún momento, ella quiso beber...".

A Jeremías le frustraba pensar que lo que el hombre había dicho era verdad, quería golpear al sujeto en la cara, pero le faltaba una razón. Entonces le susurró en el oído a Debbie: "Piensa en tu marido, ¿acaso ya te olvidaste de lo que nos hizo la última vez que nos emborrachamos? Y esa ocasión fue sólo cerveza, pero esta vez has tomado demasiadas copas, ¿qué crees que va a hacer tu esposo cuando se entere?".

El sólo hecho de pensar en Carlos hizo temblar a su amiga, "¿Por qué no me lo dijiste antes?", se quejó y eructó la chica.

En ese momento, dos hombres se acercaron y agarraron los brazos de Jeremías, "¿Estás ciego? El Sr. Bernard

si descubriera que su esposa se había emborrachado tanto, él debía hacer que ella volviera a estar sobria antes de que su marido llegara a casa para que pudiera ducharse e irse a la cama, si la encontrara dormida, Carlos no la molestaría.

El gerente sabía que Jeremías era un chico rico, aunque no era tan importante como el hombre de arriba, el encargado tampoco se atrevió a ofenderlo. "Sr. Han, para ser honesto, ni siquiera su hermano se atrevería a meterse con el cliente de arriba, creo que será mejor que la dejes cantar", le explicó a Jeremías cortésmente.

Pocas personas podrían intimidar tanto al gerente, Bernard lo miró y pensó que la persona de arriba debía ser bastante importante. "¿Quién es su hermano? ¿Y quién es la persona arriba?", preguntó él, señalando a Jeremías.

"Su hermano es Damon y el nombre de la persona que está arriba es confidencial", respondió el gerente con impaciencia.

Al enterarse de que Jeremías era el hermano de Damon, Bernard se quedó sin palabras, por un momento, no pudo sentir sus piernas. Se le olvidó el asunto del dinero y la cabeza dejó de dolerle de repente, todo lo que podía pensar era en correr tan rápido como pudiera.

De hecho, Jeremías no conocía bien las conexiones de Damon, había mucha gente con la que su hermano no se atrevería a meterse, por lo tanto, no creía que esto fuera tan importante. "No me importa quién esté arriba, yo voy a sacarla de aquí como sea, ¡hágase a un lado!", espetó el muchacho.

En ese momento, Jeremías había olvidado que había una persona con quien no desearía meterse y ese era Carlos, más tarde, cuando él vio al hombre de arriba, deseó poder retractarse de sus palabras.

Los párpados de Debbie se estaban poniendo pesados, el licor tuvo un fuerte efecto retardado, estaba empezando a recorrer su cuerpo y su cabeza. si se quedaban más tiempo, ella podría desmayarse.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir