ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 66 Tranquiliza a tu marido

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10035

Actualizado: 2019-07-13 00:02


El gerente del bar se asustó, entonces señaló a los guardaespaldas y le dijo a Jeremías en tono de disculpa: "Lo siento, Sr. Han, pero no me atrevería a ofender a la persona sentada arriba, incluso si tuviera diez vidas para apostar, me temo que tendrá que dejar que la señorita Nian suba".

Al recibir la señal, los guardaespaldas caminaron hacia Jeremías y trataron de obligar a Debbie a alejarse de su amigo, él no era tan bueno en artes marciales como ella, además, Debbie estaba ebria. Desesperado por encontrar una manera de proteger a su amiga, Jeremías gritó cuando los guardaespaldas se acercaron, "¡Voy a averiguar quién demonios es este hombre!". Después de eso, tomó la mano de Debbie y comenzó a subir las escaleras.

Los demás les abrieron camino. Cuando llegó a la cabina privada de arriba, pateó la puerta para abrirla y gritó: "¿Quién demonios está deteniendo a mi amiga? Diablos... ¿Sr... Huo?".

Con tan sólo ver la cara de Carlos, Jeremías casi se cayó de rodillas por el miedo, luego se giró para mirar a su amiga borracha que estaba detrás de él, salió corriendo de la habitación y cerró la puerta de golpe.

"¡Jefa, corre! ¡Corre por tu vida! ¡Tu marido está dentro!", Jeremías susurró con voz temblorosa mientras sus manos sudaban tratando de encontrar el equilibrio. En este momento, Debbie estaba demasiado borracha para estar de pie, pero el último comentario de su amigo la alertó, miró a Jeremías con los ojos bien abiertos y asintió, luego, tomados de la mano, corrieron escaleras abajo como un par de locos corriendo para salvar sus vidas.

Carlos había reconocido quiénes estaban afuera cuando se abrió la puerta de la habitación, también se dio cuenta de que su mujer no estaba completamente erguida, lo que indicaba que estaba borracha, así que abrió la puerta y salió de la cabina.

"¡Deténganlos!", ordenó él en el pasillo.

Sin saber la causa, el gerente rápidamente siguió las órdenes de Carlos y les dijo a los guardaespaldas que detuvieran a las dos personas que huían.

"¡Muévanse! ¡Muévanse!", después de haber agarrado a su amiga por la muñeca, Jeremías abrió el camino para ella, sin embargo, el bar estaba tan lleno que Debbie no podía correr rápido a pesar de que su físico le permitía hacerlo. Tan pronto como bajaron las escaleras, los guardaespaldas les prohibieron salir de ahí.

Pero ella no pudo evitar resistirse, Debbie derribó al primer guardaespaldas que trató de ponerle una mano encima.

Y luego derribó al segundo, después el tercero... cuando ella iba a derrotar al séptimo, de repente el bar se volvió inquietantemente tranquilo. Debbie tuvo una sensación de nervios cuando un escalofrío le recorrió la espalda; Jeremías, quien estaba de pie frente a ella, vio al hombre que se encontraba a sus espaldas y entonces su rostro se contrajo de miedo. '¿Debo huir por mi vida? Mi amiga es su esposa, tal vez él no la lastime aunque yo la deje sola aquí', dijo Jeremías para sí mismo.

Después de derribar al último guardaespaldas en

rmida que ni siquiera se dio cuenta cuando llegaron a la villa, de pronto, sintió que se estaba congelando hasta las entrañas. Cuando se despertó, se dio cuenta de que ya estaba en la bañera y el agua fría rociaba todo su cuerpo, no pudo evitar estremecerse.

"¡Te estás pasando, Carlos Huo!", gritó Debbie enojada.

"¿Despierta?", Carlos trató de contener la ira hacia su mujer.

Ella se limpió las gotas de agua restantes de su cara, cuando abrió los ojos completamente, notó que había decenas de dólares esparcidos por el suelo. Se sentía disgustada al ver que el dinero que había ganado con tanto esfuerzo era botado al piso, quizá a Carlos no le importara pero a Debbie sí. Entonces se levantó y salió de la bañera con la ropa empapada, puede que no fuera mucho dinero, pero significaba algo para ella, especialmente, considerando las miradas asesinas que su marido le había estado lanzando, no sería exagerado decir que se había ganado ese dinero con su vida.

Carlos no la detuvo al verla recoger los billetes uno por uno, pero cuando terminó, él dijo: "Ve a cambiarte".

"¿Eh?

¿Iremos a alguna parte?", Debbie intentó deducir algo en el rostro de su marido, pero frustrada por su cara de pocos amigos, ella tuvo que asentir.

Cuando se vistió y salió de su habitación, su esposo ya la estaba esperando abajo, una vez que ella entró en el auto, este se alejó de la casa lentamente. Debbie estaba inquieta, cuando miró por la ventana, los recuerdos de la última vez que Carlos la había llevado al cementerio volvieron a hacerse presentes en su mente. "¿A dónde vamos?", preguntó ella con cautela.

"Vamos al Plaza Internacional Shining", respondió él.

Debbie se sintió aliviada al escuchar esa respuesta tranquilizadora, pero, ¿por qué la llevaba allí a esa hora?

El auto finalmente se detuvo, ella se tambaleó y siguió a Carlos hacia el ascensor, sólo después de que el elevador se detuvo en el piso superior, Debbie se dio cuenta de cuáles eran sus verdaderas intenciones.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir