ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 68 Un corazón roto

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10229

Actualizado: 2019-07-14 00:02


"¿Quién es el 'viejo' al que te referiste?", preguntó Hayden, sorprendido ante la respuesta de Debbie cuando ella respondió a su llamada.

"No importa, no me refería a nadie en particular", respondió Debbie con tranquilidad, "¿Qué fue lo que te hizo llamarme?".

"Ya llevo un par de días en la Ciudad Y, no tengo planes para esta noche, así que estoy pensando que tal vez podamos cenar juntos", respondió Hayden.

"Oh, lo siento, ando fuera de la ciudad, estoy de viaje", dijo ella.

Hayden no esperaba aquella respuesta, por un momento se sintió aturdido, pero pronto se dio cuenta de que Debbie era una chica que amaba viajar. Recordó lo mucho que le gustaba conocer diferentes lugares, ella había visitado muchísimos más destinos turísticos que él. Hayden envidiaba su determinación y su espíritu libre.

"¡Oh! Ya veo... está bien, de todos modos, tendré mi agenda libre a principios del mes que viene, ¿qué tal si vamos a Inglaterra de vacaciones para ese entonces?", preguntó él.

"No, gracias", Debbie lo rechazó de inmediato. "He estado ocupada últimamente, tengo muchas clases diferentes todos los días y tuve que hacer tiempo para este viaje", Debbie estaba diciendo la verdad, cuando su viaje terminara, una vez más se ocuparía de la danza, el yoga, el inglés y las demás lecciones.

"No me mientas, te conozco bien, siempre has odiado estudiar, sólo estás tratando de evadirme inventando esas clases", dijo Hayden.

"No, no lo estoy haciendo, esa era la antigua yo, la gente cambia, ahora practico yoga, baile, inglés, matemáticas avanzadas, etc., pero ya no aprendo artes marciales".

Después de las palabras de Debbie, por un momento sólo hubo silencio en el otro extremo de la línea. "Solías decir que nunca dejarás las artes marciales, mi madre y yo te pedimos que renunciaras a eso, pero te negaste, ¿por qué ahora?", Hayden sabía cuánto solía odiar ella esas clases que acababa de mencionar.

Debbie sonrió y respondió: "Porque ya no tengo que protegerte". Una de las razones por las que ella había trabajado duro en las artes marciales era para proteger a Hayden y a su hermana, Portia Gu, quien era tan frágil como una hoja de sauce.

Debbie y Hayden comenzaron a salir cuando ella tenía 16 años y su relación duró dos años, sólo unos días antes de cumplir 18, por alguna razón desconocida, se separaron. Durante esos dos años, siendo su novia, Debbie fue la que había protegido a su novio y a la hermana de este, aunque ella misma seguía siendo una niña.

A cambio de su valentía, fue ridiculizada por el propio Hayden, "No eres mujer en absoluto", le había dicho él en alguna ocasión.

La respuesta de Debbie en el teléfono hizo que el corazón de este último se hiciera pedazos. "Lo siento, no te traté bien antes, no valoré lo que teníamos y en verdad lo lamento. Te he extrañado mucho durante los últimos tres años, ¿podemos empezar de nuevo?". Hayden se disculpó, su voz se escuchaba llena de remordimiento

Él se había involucrado con docenas de mujeres después de que Debbie lo había dejado, pero ninguna de estas c

ó Debbie.

"28.000 dólares, un excelente precio", dijo el encargado de la tienda.

Los ojos de la chica se agrandaron al escuchar el costo, eso era demasiado caro para una hebilla. Ella sabía un poco sobre esmeraldas, para evaluar su calidad, miró la hebilla contra la luz y descubrió que no era transparente en absoluto, definitivamente no valía 28.000 dólares.

Así que Debbie volvió a poner la hebilla en su lugar y dijo: "Voy a mirar un poco más".

Al verla darse la vuelta, el hombre puso una expresión de horror en su rostro y dijo bruscamente: "¿Cómo puedes no comprarla después de mirarla?".

Ella estaba confundida, "¿Qué quieres decir? ¿Tengo que comprarla después de mirarla? ¿Por qué? No me gusta, así que por supuesto, no la compraré", Debbie pensó que el hombre estaba siendo ridículo.

El encargado golpeó la mesa con fuerza con su mano obesa y anunció: "¿Por qué la miraste si no tenías la intención de comprarla? ¡Debes comprarla!".

"¿Cómo puedes forzar a tus clientes a comprar cosas que no quieren?", Debbie se detuvo a observar alrededor de la tienda. Cuatro hombres de aspecto siniestro jugaban mahjong sentados alrededor de una mesa cuadrada cerca de la entrada, al escuchar la conversación entre el encargado y la muchacha, se dieron la vuelta y la miraron de forma perversa.

"Sí, te estoy obligando a comprarla, ¿y qué? ¡Dame el dinero! ¡28.000 dólares y ni un centavo menos!", por la forma en que Debbie se vestía, el hombre calvo podía decir que ella era una chica con dinero y que iba a estafarla antes de dejarla ir.

Debbie quería salir de la tienda tan pronto como pudiera, así que ignoró al hombre y se dio la vuelta para caminar hacia la puerta, sin embargo, el hombre tomó un control remoto y cerró la puerta automática, "¡No puedes irte sin comprarla!".

La sangre de la muchacha se le subió al rostro, "¡No me presiones! ¡Este cerdo está buscando problemas!", entonces Debbie se lanzó hacia el hombre calvo y se aferró a su cuello. "¡Abre la maldita puerta!", advirtió ella enfurecida.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir