ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 73 No vas a casarte con Olivia Mu

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9178

Actualizado: 2019-07-16 01:29


Debbie se sintió frustrada por el mensaje de Karen. '¡No tengo un problema y tampoco creo que Carlos sea el problema!', replicó ella en su mente. Rápidamente, Debbie escribió en el chat del grupo, "Él y yo todavía no somos tan cercanos, ¡aún necesito tiempo!".

A lo que Kristina intervino: "Amiga tengo mucha curiosidad, ¿quién se pone encima? ¿Tú o tu marido?".

La desconcertada Debbie no pudo encontrar una buena respuesta, así que fingió ignorar a Kristina, pero en el fondo muchas preguntas pasaban por su mente, para no hacer evidente su torpeza, hizo clic en el emoji de enfado y lo envió. Después de pensarlo un momento, ella agregó: "Karen retira tus mensajes anteriores, no olvides que tenemos dos chicos en el grupo".

Inmediatamente, Karen envió un emoji que mostraba una expresión sin palabras y retiró los mensajes que había escrito antes, siguiendo su ejemplo, Debbie y Kristina también retiraron rápidamente sus comentarios, para cuando Dixon y Jeremías vieron el chat del grupo, sólo vieron un hilo de varios mensajes retirados.

Pero los problemas de Debbie estaban lejos de terminar, ya que su cuenta de Weibo se había inundado de comentarios y mensajes, en el momento en que ella abrió la aplicación, su teléfono zumbó sin parar con mensajes entrantes como una centralita.

Cuando Debbie verificó al final de los tonos de notificación, había un total de más de 99 mensajes no leídos.

'¿Qué publiqué en Weibo para atraer tanta atención?', se preguntó a sí misma.

Haciendo memoria, recordó su apresurada publicación, la cual había olvidado cuando estallaron todos los chats grupales.

Lo malo fue que un buen número de personas en la red habían copiado los comentarios de Kristina: "¿Te atreves a mencionar a Carlos Huo?", como si esto no fuera suficiente, algunas personas incluso mencionaron a este último en los comentarios.

Otra persona popular en esta historia fue Jeremías, cuyo comentario había acumulado cientos de "Me gusta" donde decía: "El tiempo no perdona a nadie, ¡sólo hazlo!".

Una extraña comentó: "En el cielo flotan las nubes, lo que quiero es el pene de Carlos", este comentario fue el que tuvo más "Me gusta" en la publicación.

Debbie se sintió molesta cuando los demás mostraron un gran interés por su marido, provocada por el comentario, ella lo eliminó sin dudarlo.

Mientras conversaba con las admiradoras de su marido en Weibo, recibió un mensaje de texto de Carlos que decía: "Necesito trabajar horas extra esta noche, así que hoy no habrá clase, sólo quédate en casa y espérame, ¡no vayas a cantar al bar!".

La conversación en Weibo era demasiado interesante como para que Debbie comenzara a discutir con su esposo, jugando con el móvil, ella simplemente escribió "¡Sí, Sr. G

imos sexo salvaje anoche cuando me vean, ¿cómo se supone que voy a salir así? ¡No quiero ponerme una bufanda!', maldijo Debbie en su interior.

Los estilistas llegaron pronto a la villa, habían traído un estuche de cosméticos y una colección de vestidos, así como tacones altos y bolsos para combinar con la ropa.

Ya que era una fiesta de cumpleaños, un vestido de noche no era necesario, sin embargo, el mismo Carlos eligió dos de los vestidos, uno beige y otro azul hielo, luego se los dio a su mujer diciendo: "Pruébatelos".

Debbie subió las escaleras con los vestidos en sus brazos, diez minutos más tarde, la chica que aparecía en la escalera hizo que los ojos de Carlos se iluminaran, a pesar de no usar maquillaje, se veía increíblemente angelical. El vestido azul hielo combinaba perfectamente con sus largas piernas y su piel clara, lo que definitivamente llamó la atención de su esposo, también se había probado el vestido beige, pero con el azul hielo se veía mejor. Ella se puso un abrigo de blanco y bajó las escaleras, con una sonrisa brillante, Debbie se paró frente a Carlos, con el rostro sonrojándose ante su intensa mirada. "¿Cómo me veo?", preguntó ella esperanzada.

Sin responder a su pregunta, él desvió la mirada y ordenó a los sirvientes: "Cuelgue el resto de las prendas en el guardarropa, por favor".

"Sí Sr. Huo", respondieron ellos.

'¿Acaso todos estos vestidos son míos?', se preguntó Debbie con asombro. Tirando de la manga de su marido, ella dijo: "Carlos, no creo que necesite tantos vestidos", aproximadamente en un mes llegaría el invierno y Debbie no creía que tuviera la oportunidad de usar toda esta ropa antes de la próxima estación.

"No pasa nada si los colgamos allí", ante la respuesta de su esposo, ella se quedó sin palabras, '¡Malvado capitalista!', reflexionó Debbie.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir