ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 74 Deberías usar vestidos más a menudo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8938

Actualizado: 2019-07-17 00:02


Carlos seleccionó un par de tacones altos y algunos accesorios para su mujer, ahora lo único que faltaba era maquillarse, él miró la cara descubierta de Debbie y se volvió hacia una de las estilistas, "Ponle un maquillaje ligero".

"Lo que usted diga, Sr. Huo", cuando la estilista estaba a punto de colorear sus labios, Debbie la detuvo, se disculpó y corrió hacia las escaleras. Al cabo de un rato, volvió con una delicada caja, la abrió cuidadosamente, tratándola como si tuviera sus pertenencias más preciadas. "¿Puedo usar mi propio lápiz labial?", preguntó Debbie, ilusionada.

Dentro del estuche había docenas de lápices labiales de diferentes marcas y colores.

La estilista se sorprendió un poco por su petición, pero luego asintió, "Por supuesto, ¿por qué no?", Debbie sonrió y seleccionó un labial rosado de la caja.

Su esposo se acercó a ella y recogió el estuche casualmente, miró con curiosidad las barras labiales y preguntó: "Pensé que no te gustaba usar maquillaje, ¿por qué tienes tantos lápices labiales?".

Ella respondió con desinterés: "Es cierto que no me gusta maquillarme mucho, pero eso no significa que no pueda tener algunos lápices labiales".

Cuando volvió a colocar el estuche en el tocador, Carlos recordó de inmediato lo que había sucedido en el Plaza Internacional Shining la última vez. Olga le había arrebatado un juego de pintalabios a Debbie y en lugar de ponerse del lado de su esposa, él compró el kit para Olga e incluso amenazó con echar a su mujer del centro comercial.

'¡Oh Dios mío! ¿Qué he hecho? Debbie debió haberse sentido muy mal esa ocasión...', Carlos se dio cuenta del error que había cometido y quería compensar el daño.

Su esposa estaba platicando acerca de la textura de la barra de labios con la estilista, realmente no tenía ni idea de lo que pasaba por la mente de su marido.

Una vez que estuvo lista, saltó de su silla y corrió hacia él, luego sonrió con dulzura y le preguntó: "¿Me veo bien ahora?".

Carlos se encontraba hundido en sus recuerdos y estaba algo distraído, viéndola con la mirada vacía, él asintió sin decir una palabra.

Debbie hizo un puchero, decepcionada por su falta de entusiasmo, pensó que su marido se sorprendería por su belleza, pero ni siquiera se inmutó. Segundos después, ella puso el lápiz labial en su bolso para darse un retoque de maquillaje más tarde y llevó el estuche de regreso a su habitación.

Cuando llegaron a su destino, Debbie finalmente entendió por qué tenía que levantarse tan temprano esa mañana, pues cuando terminaron de maquillarla, ya era mediodía. Después del almuerzo, la pareja llegó al puerto, allí abordaron un barco y luego de adentrars

ostros, incluso Curtis, quien siempre había sido muy sereno, no sabía qué decir.

Como amigo de Carlos, él sabía que se había casado hacía tres años, ¡pero no sabía que su esposa era Debbie!

'Entonces, la esposa de Carlos es mi...', pensó él.

"¡Debbie, ven aquí un minuto!", dijo Curtis, haciéndole gesto con la mano. Él había mantenido un secreto para ella y no planeaba decírselo, pero parecía que era hora de hacérselo saber. Si Debbie fuera la esposa de alguien más, Curtis no se habría preocupado en absoluto, pues sabía que ella no era una mujer que se dejara intimidar fácilmente.

Pero esta chica era la mujer de Carlos, Curtis conocía bien a su amigo y ahora estaba realmente preocupado por Debbie.

Ella comenzó a caminar hacia Curtis, pero su marido agarró su mano derecha con fuerza y la jaló de vuelta, enseguida, le dijo en voz baja: "Cariño, ahora eres una mujer casada, cuando otro hombre te saluda y te pide que vayas con él, debes rechazarlo, ¿entiendes?".

Todos se quedaron sin palabras y Curtis levantó las cejas sorprendido, los presentes se preguntaron por qué de repente Carlos era tan celoso y posesivo.

Debbie, cuya cara se había ruborizado de nuevo, dijo en voz baja: "Entonces vienes conmigo". Ella no quería ser descortés con Curtis, después de todo, él la había tratado bien en el pasado.

"Bien, la próxima vez, si alguien te pide que vayas con ellos a cualquier parte, sólo llámame y yo iré contigo", Debbie miró confundida la cara de Carlos, tratando de averiguar si estaba bromeando, aunque parecía que realmente lo decía en serio.

De pronto, Karina intervino, "Oye Carlos, mi novio solamente quiere charlar con tu esposa, ¿por qué tienes que mostrar tu afecto frente a nosotros? ¿Sigues siendo el mismo sereno Sr. Presidente?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir