ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 80 Tres condiciones

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8313

Actualizado: 2019-07-20 10:33


Para aliviar la tensión, Debbie respiró hondo y dijo: "Es posible que tengas una mentalidad más abierta porque que creciste en Noruega", luego, con una sonrisa delicada, agregó: "Pero soy conservadora y no puedes comportarte así otra vez, de otra forma, puedo malinterpretarlo".

En respuesta, Megan asintió y se disculpó, diciendo que sería mejor que se fuera, para que Carlos y ella pudieran charlar a solas.

"Esa es una buena idea, considerando que tu tío Carlos es un hombre casado, es inapropiado que ustedes dos estén solos", Debbie se adelantó a su marido, luego, ella le guiñó un ojo y añadió: "Cariño, me voy a clase, Megan puede venir en mi auto de camino a la universidad".

Sin embargo, Carlos no le respondió, mirando a la chica, quien estaba guardando su tarea, dijo: "Megan, le pediré al chofer que te deje en casa ahora".

"¿A quién se supone que debo hacerle caso?", preguntó Megan, poco impresionada por instrucciones contradictorias.

Carlos le lanzó a su esposa una mirada de advertencia y caminó hacia la puerta, donde le dijo a su secretaria: "Zelda, dile al chofer que deje a Megan en casa".

"Sí Sr. Huo, enseguida", después de unos instantes, ella llamó al conductor.

Después de que Megan se fue de la oficina, Debbie se dio la vuelta y estaba lista para irse también, cuando su marido la tomó de la mano, "Entra", dijo él.

"No, no me voy a quedar", respondió ella tercamente, lo que fue una verdadera sorpresa para las secretarias que habían estado observando lo que estaba sucediendo en la oficina del CEO. 'Dios mío, ¿acaso esa mujer acaba de decirle que no al Sr. Huo?', anticipando que su jefe explotaría de coraje, todos los empleados fingieron enterrar sus cabezas en el trabajo, todos temían ser víctimas de la inminente furia de Carlos.

"Dije que entres", continuó él en un tono más serio, aún sosteniendo la mano de su mujer. La expresión en su rostro indicaba que su petición no era negociable, no obstante, Debbie le quitó la mano y gritó: "¡Ya te dije que no!".

Ella miró furiosa al hombre y se dio la vuelta, pero lo siguiente que supo fue que sus pies ya no estaban en el piso, Carlos la sujetaba por la cintura y la llevaba a su oficina.

"¡Carlos Huo, bájame! ¡Eres un degenerado! ¡Te mataré! Te voy a...", la voz de la chica se apagó cuando la puerta se cerró.

Las secretarias intercambiaron miradas de terror y confusión y volvieron a agachar la cabeza para continuar con su trabajo.

En su oficina, Carlos puso a Debb

Debbie asintió con la cabeza, "Vamos, dilo".

"Las damas primero", respondió su marido.

Ella tuvo que comenzar, "Primero, debes llamar a Megan y recuperar mis lápices labiales, pero no me quedaré si están abiertos".

La boca de Carlos se contrajo en desaprobación, "Ya le dijiste que esos lápices labiales eran un regalo, ¿cómo esperas que te los devuelva? Puedo comprarte unos nuevos".

"No, sólo quiero esos", ella no dejaría que Megan se beneficiara de su discusión.

Carlos se quedó sin palabras, al darse cuenta de su silencio, Debbie se puso de pie y declaró: "No veo ningún sentido continuar esta charla".

Por primera vez en su vida, él no sabía qué hacer, "Bueno, ¿cuál es tu próxima condición?". '¡Bien jugado Debbie Nian!', pensó Carlos.

"No puedes quedarte con ella a solas por más de cinco minutos, no, cinco minutos es demasiado tiempo, ¿qué pasa si eres precoz? En cinco minutos puedes hacer demasiadas cosas. ¡Sólo un minuto! ¡No puedes quedarte a solas con Megan por más de un minuto!", dijo Debbie, levantando su dedo índice, a pesar de que vio claramente que la cara de su esposo había cambiado su expresión, él no creía que esto fuera gracioso.

'¡Esta mujer me está volviendo loco! ¿Cómo puede humillarme así?

¿Subestimar mi capacidad en la cama? ¡Le haré saber lo bueno que soy en eso! ¡Ahora mismo!', Carlos atrajo a su mujer hacia sí mismo y la abrazó con fuerza. "¡Oye! ¿Qué estás haciendo? ¡Todavía no has dicho que sí a mi segunda condición! ¿A dónde me llevas?", preguntó ella sudando de nervios.

Pero Carlos no respondió, en vez de eso la llevó hacia la sala de descanso, ¿qué será lo que pretendía hacer?

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir