ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 81 Que pise descalzo un puercoespín

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11713

Actualizado: 2019-07-21 00:02


"Estoy de acuerdo con tus dos primeras condiciones, en cuanto a la tercera, guárdala para ti. Ahora es mi turno, esta es mi primera condición", dijo Carlos cuando abrió la puerta de la sala, entró ahí con Debbie en sus brazos y cerró la puerta detrás de ellos. Él atravesó hábilmente entre todos los muebles de la habitación, pasaron las mesas, las sillas y una cantina antes de que Carlos se detuviera en la cama. La cama, muy bien decorada, estaba inspirada en los diseños del siglo XVIII y contaba con postes en forma de bola redonda, tenía un hermoso color negro nogal y edredones adornados cubrían las sábanas.

"¿Qué condición es esa?", preguntó Debbie. Mirando la enorme cama adornada con sábanas grises, ella tuvo un mal presentimiento, no estaba segura de lo que estaba pasando, pero la cama le puso una imagen en la cabeza y Debbie iba a tratar de prevenirlo todo el tiempo que pudiera.

"Tendré que mostrarte cuántos minutos deberías prohibirme que esté a solas con Megan", mientras Carlos decía esto, tiró a su mujer a la cama.

En un instante, él estaba encima de ella, su ritmo cardíaco se disparó, antes de que Debbie pudiera responder, el hombre levantó sus brazos y sostuvo sus manos sobre su cabeza con su propia mano, ella luchó, pero fue incapaz de moverse. "¡Espera, espera! Estoy tratando de discutir algo contigo, ¡no estoy aquí para esto!", gritó Debbie, asustada.

"Podemos discutirlo mientras hacemos esto", Carlos bajó la cremallera de su chaqueta, se la quitó y la tiró al suelo, esta yacía allí, siendo testigo silencioso de lo que ocurría en la habitación.

'¿Qué está pasando?', reflexionó ella, mientras su pánico aumentaba. Y esa era la cosa, Debbie esperaba que él dijera algo para aliviar su ansiedad, en cambio, sus acciones sólo la asustaron aún más.

De repente, Carlos se detuvo, se inclinó hacia delante, la miró a los ojos y dijo con seriedad: "Deb ya te he dado mucho tiempo, hemos estado casados por tres años y nunca te he puesto un dedo encima, no me importa el pasado, pero a partir de ahora quiero que seas mi mujer, física y mentalmente, ¿entiendes?".

Debbie no creía lo que su marido acababa de decir, él jamás había dicho tantas cosas al mismo tiempo, necesitaba unos segundos para digerir todo eso. No obstante, ella estaba concentrada en la frase: "Quiero que seas mi mujer, física y mentalmente".

'¿Eso significa que quiere tener relaciones sexuales conmigo? ¿Qué tengo que hacer? ¿Debo rechazarlo?', dijo Debbie en su interior.

Totalmente ruborizada, ella tartamudeó, "En... entiendo".

Para ser honesta, ya se había preparado mentalmente para esto cuando estaban en la Ciudad J, después de todo, Carlos era su marido y era normal que las parejas tuvieran relaciones sexuales. Lo hubieran hecho allí si no hubiera sido porque no podían ponerse de acuerdo sobre qué posición utilizar, pero ahora, Debbie no estaba tan segura. Para ella, no era momento de hacer el amor

y hasta ahora, su marido había sido bastante paciente con ese asunto. Pero lo que realmente la fastidiaba, era la relación que llevaba su esposo con Megan, para ser sincera, incluso eso podría ser perdonado, siempre y cuando ninguno de ellos cruzara la línea, el problema era que Debbie no estaba segura de que no hubiera pasado nada entre ellos. Aunque, en general, Carlos la había tratado muy bien, ya que se aseguró de que estuviera bien atendida financieramente y envió a Phillip y Julie para asegurarse de que todo estuviera en orden. 'De acuerdo, bien, puedo h

migos.

Al instante, alguien que llevaba por nombre "C" comentó: "¿Qué quieres?".

Inicialmente, ella no planeaba responder, ya que no sabía quién era esa persona, pero se sentía realmente frustrada en este momento y quería descargar su ira, así que respondió: "Quiero que Carlos Huo pise descalzo un puercoespín".

Debbie no creía que fuera un gran problema mencionar a su marido en sus publicaciones, sólo sus amigos cercanos sabían que Debbie estaba casada con él y en cuanto al resto de sus amigos de WeChat, todos pensaron que ella estaba haciendo una broma.

Pero entonces C respondió: "¿Qué te hizo?", Debbie hizo una pausa, ella no era tan estúpida como para contarle a un extraño la historia completa que tenía con su esposo. Entonces, respondió: "A mí no me hizo nada, pero pensó que su novia se había acostado con su ex, simplemente no puedo creer que haya dicho eso".

Debbie actualizó sus Momentos un par de veces, pero C dejó de comentar, 'Tal vez esté ocupado en este momento', pensó la chica. Ella realmente quería saber quién era esta persona sin foto de perfil, no tener foto de perfil era raro, pero no imposible, todo lo que necesitaba hacer era cargar un archivo PNG en blanco y no aparecería en WeChat.

Debbie hizo clic en su cuadro de diálogo y envió un mensaje: "¿Puedo preguntarle quién es usted?".

C respondió rápidamente: "No necesitas saber quién soy yo".

La respuesta la dejó sin palabras.

Sacudiendo la cabeza, decidió ignorarlo, 'Probablemente es sólo alguien curioseando en Internet', pensó Debbie. Sin embargo, dos minutos después, C cambió la foto de perfil, la nueva imagen parecía algo familiar, pero era un poco pequeña para verla en el teléfono. Ella la tocó para ver en modo de pantalla completa, ¡esa persona estaba usando su foto como foto de perfil!

Debbie y Karen habían ido de vacaciones a París juntas y Karen le tomó esa foto debajo de la Torre Eiffel, ella había publicado esa foto en Momentos.

Debbie tocó la imagen para hacerla de nuevo de tamaño normal y le envió un mensaje a C, "¿Por qué usaste mi foto como tu foto de perfil? ¿Quién demonios eres? ¿Me conoces?".

La respuesta de C la sorprendió, "¿Sabes por qué la gente pone hermosas cantantes y actrices en sus fotos de perfil? Te ves bien en esa imagen, así que la usé, me gustas y te voy a hacer mía".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir