ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 82 ¡Cachetéalo!

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9001

Actualizado: 2019-07-21 01:03


Debbie puso los ojos en blanco sobre la pantalla de su teléfono donde aparecía el apodo "C", entonces, comenzó a escribir un mensaje, "Soy una mujer casada, ¡si vuelves a hacer esas bromas definitivamente te pondré en la lista negra!".

El chico de nombre C le respondió: "Quiero ser tu amigo".

Ella se aburrió después de conversar con él, así que bloqueó el teléfono y se lo guardó en el bolsillo, luego se inclinó sobre la mesa y tomó un sorbo de té de leche con una pajita. Un momento después, Karen y Kristina entraron en su antiguo refugio, la cafetería llamada Nº99 Milk Tea. Debbie agitó la mano hacia ellas con pereza y gritó: "Oigan, aquí estoy".

Karen se sentó a su lado y le preguntó con curiosidad: "Pensé que no volverías a fugarte, ¿por qué te escaqueaste de la clase hoy?".

Hacía unos días, Debbie les había dicho que no se atrevería a faltar a la escuela de nuevo porque Carlos la castigaría si lo hacía, sus amigos no esperaba que ella se retractara de sus palabras tan pronto.

Kristina era más considerada que Karen, en el momento en que vio a Debbie, se dio cuenta de que algo estaba mal, "Oye, ¿estabas llorando?", preguntó la chica con una voz llena de preocupación.

No fue hasta entonces que Karen se dio cuenta de que los ojos de Debbie estaban rojos e hinchados, ella pidió dos tazas de té con leche para sus amigas antes de maldecir con los dientes apretados, "¡Carlos Huo es un imbécil!".

Karen inmediatamente cubrió la boca de su amiga con su mano, "¡Shh! Mira, sé que Carlos Huo es tu marido, pero guárdate esas palabrotas para ti misma, no lo maldigas en público, si sus fanáticas te escuchan, ¡definitivamente estás jodida!".

A Debbie no le importaba su advertencia, apartó la mano de Karen y respondió bruscamente: "Estoy maldiciendo a mi propio esposo, ¿qué tiene que ver con ellas?".

Kristina se acercó a ella y le susurró al oído: "No saben que Carlos Huo es tu marido, una vez una chica lo maldijo en el aeropuerto porque no había logrado atraer su atención y eso llamó la atención de sus admiradoras, la chica terminó siendo golpeada y llevada al hospital".

Debbie se quedó boquiabierta luego de escuchar las sorprendentes palabras de Kristina, entonces tragó saliva y exclamó en voz baja: "¡Eso es una locura! Si se enteran de que estoy casada con él, ¿se volverían locas y me cortarían en pedazos?".

Karen asintió y fingió seriedad, "Seguramente lo harían, así que mejor cuida tus palabras", al terminar de decir eso, no pudo soportarlo más y estalló en una carcajada.

Kristina golpeó el brazo de Karen, haciendo un gesto para que no molestara a Debbie de nuevo, "Jefa, dinos por qué estás de tan mal humor, ¿quién fue lo sufic

a, se acercó a ella y le susurró al oído: "Bueno... si tienes relaciones sexuales con él en una posición normal, entonces él estará arrodillado ante ti, por lo tanto...".

Su voz era muy baja, pero Debbie la escuchó cada palabra claramente y enseguida su rostro se puso rojo como tomate.

"¡Kristina! Pensé que eras una chica inocente, ¡todo esto es culpa de Karen! ¡Ella es una mala influencia para ti!", exclamó ella.

Karen se sintió ofendida y replicó: "¡Oye, Jefa! Esto no tiene nada que ver conmigo, yo soy soltera, pero Kristina tiene novio, ella sabe mucho más que yo. Y aunque ahora sabes muy poco de todo esto, estoy segura de que serás una experta una vez que te entregues a Carlos, después de todo, parece que tu marido tiene experiencia".

Molesta, Debbie le pellizcó el brazo y comenzaron a luchar en broma, no obstante, Kristina no estaba de acuerdo con Karen, "No creo que el Sr. Huo sea un hombre experimentado en este asunto, yo pienso que él aún es virgen, de lo contrario, ¿por qué siempre haría enojar a Debbie así? Casi no sabe nada de las mujeres y no está preparado emocionalmente, también ha fallado en acostarse con nuestra amiga, incluso después de tanto tiempo".

Después de pensarlo cuidadosamente, Karen asintió, "Eso tiene perfecto sentido, ¡Debbie, eres muy afortunada!".

Al escuchar eso, Debbie estaba estupefacta, "¿Soy suertuda? ¿Cómo? No entiendo...".

Karen y Kristina no dijeron nada más, pero le guiñaron un ojo con una sonrisa astuta en sus labios, sin poder aguantar más, Debbie hizo un puchero y preguntó furiosa: "¿Están aquí para apoyarme o para burlarse de mí?".

Karen se esforzó por contener la risa y dijo: "Esto es fácil Deb, sólo escúchame, hazle el amor una vez y dale una cachetada con la verdad demostrándole que eres virgen".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir