ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 83 La Bofetada

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9717

Actualizado: 2019-07-22 00:02


Debbie se quedó sin palabras, había esperado que sus amigas la consolaran y le aconsejaran, pero todo lo que hicieron fue apoyar a Carlos e incluso pedirle que se acostara con él. "¡Debí haber estado ciega cuando me hice amiga de ustedes dos! ¿Me han traicionado y ahora están de parte de mi marido?", luego de estas palabras, Debbie puso los ojos en blanco.

Kristina agarró la mano de su amiga y la puso sobre su pecho, "Jefa, confía en mí, siempre fui tu mejor amiga... pero eso fue antes de que supiera que Carlos Huo es tu esposo, ahora que sé la verdad, estoy del lado de él", Debbie recuperó su mano y la golpeó juguetonamente. "¡Ay! Oye no me pegues, sólo estoy diciendo la verdad", protestó Kristina.

Las tres se burlaron y se comenzaron a reír, Debbie se sentía más contenta ahora después de hablar con sus amigas.

Kristina contó una broma sucia otra vez y Debbie se sonrojó instantáneamente para después golpear su brazo, entonces la chica tomó la mano de Debbie y dijo: "¡Vamos, Jefa! ¡No actúes como un niño! Tú eres su esposa y es perfectamente normal que una pareja tenga sexo". Entonces Debbie cubrió la boca de Kristina con sus manos para evitar que siguiera diciendo más cosas y esta última comenzó a hacerle cosquillas a cambio, Debbie rio a carcajadas, incapaz de tolerar el cosquilleo, después agitó los brazos para detener a su amiga. De inmediato, Karen sostuvo los brazos de Debbie y dijo: "¡Deténganse, ustedes dos! Jefa, para ser honesta, deberías sentirte afortunada de tener un marido como Carlos, si él no fuera tu esposo, no habríamos obtenido las tarjetas VIP para el quinto piso del edificio Alioth, ¿por qué crees que nos dio las membresías?". Karen levantó las cejas hacia su amiga y continuó después de una pausa, "Es como dice el refrán, 'Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can' y él te ama con todos tus defectos y virtudes, ¡quería tratar bien a tus amigos porque le importas! Me gustaría que primero tomaras en cuenta las consecuencias de tus actos, debe haber algún tipo de malentendido entre tú y él, ¿por qué no se sientan y lo platican?".

Kristina también dio su opinión, "Exactamente, creo que ella tiene razón, ese día, cuando estábamos almorzando en el quinto piso del edificio Alioth, tu esposo se unió a nosotros y ustedes dos comenzaron a mostrar su afecto frente a nuestros ojos, ¡estábamos tan celosos de ti! Todavía recuerdo la forma en que te miró, su mirada estaba llena de amor, si no fuera por mi querido Dixon, ya me habría enamorado del Sr. Huo".

Debbie puso los ojos en blanco a sus amigas y respondió: "No puedo creer que ambas estén embelesadas por él, yo que pensé que podía contar con ustedes para doblegarlo, rayos, acaban de romper mi corazón". 'Karen y Kristina son tan malas... desde que descubrieron que Carlos es mi marido, parecen haberse olvidado de lo que me hizo en el pasado', reflexionó ella.

Desde el momento en

n de muchos estudiantes, algunas chicas estaban intentando averiguar quién estaba dentro del coche.

Debbie jadeó por aire mientras se levantaba la capucha de la sudadera y se cubría la cabeza, no quería que los demás estudiantes hicieran chismes sobre ella más tarde. Entonces caminó hacia el otro lado del auto y se sentó en el asiento trasero, Carlos estaba en el asiento del conductor, había visto a su mujer desde el momento en que llegó a las puertas de la universidad. Después de que ella estuvo a salvo en el auto, él encendió el motor y se alejó de la entrada, no dijo ni una palabra mientras conducía hacia East City Villa. Debbie no pudo soportar más el silencio y dijo: "Sr. Huo, sólo dime lo que quieres aquí mismo en el auto, no me quedaré en la villa esta noche, tomaré un taxi de regreso a la escuela".

Ella era una chica directa, nunca había ocultado sus verdaderos sentimientos frente a nadie y no lo iba a hacer ahora, esto era tanto su virtud como su defecto, simplemente no fingiría ser educada y obediente. Carlos podría deducir por su cara larga y sus palabras que todavía estaba enojada con él.

"Ya no necesitas tomar taxis, te compraré un auto", dijo el hombre con serenidad.

'¿Qué carajo? No estaba insinuando que quería un coche, ¿de acuerdo?', ella estaba completamente enfurecida. "Gracias Sr. Huo, pero no necesito un coche, yo sólo...", pensándolo bien, Debbie sabía que era inútil discutir con su marido. Entonces suspiró profundamente y dijo: "No importa, sólo detén el auto y déjame volver".

"Ya te dije que no puedes volver a vivir en la residencia de estudiantes", dijo con Carlos con indiferencia.

"Sí, ya me dijiste, ¿pero por qué tengo que seguir tus órdenes? ¿Quién te crees que eres? También quieres que deje de aprender artes marciales y tome clases de yoga y baile, pero ¿por qué tengo que escucharte?", gritó Debbie.

"Porque tú eres la Sra. Huo", respondió él tranquilamente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir