ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 88 Enamorándose

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9787

Actualizado: 2019-07-24 00:02


Carlos continuó: "Megan tenía sólo doce años en ese momento y vio morir a sus padres, si el horror era demasiado para que Wesley y yo lo soportáramos, fue mucho más para ella que era sólo una niñita. A consecuencia de lo que había sucedido frente a sus ojos, su asma había regresado, Megan tuvo que ser hospitalizada lo suficientemente rápido para salvar su vida. Fue un día doloroso para todos, ella pudo haber muerto ese día...".

Imaginando la horrible escena, que incluso era difícil de describir para un tipo duro como su esposo, Debbie inmediatamente se mostró comprensiva con Megan, ahora pensaba que Carlos había hecho lo correcto al salvar a la niña esta vez, aunque él se había herido gravemente.

Ella desterró todos los sentimientos negativos en su corazón y dijo: "Iré a ver si el médico ya llegó", luego se dio la vuelta y caminó hacia la puerta.

Carlos no la detuvo, poco a poco se desmayó cuando su esposa bajó las escaleras.

Unos minutos más tarde, Debbie volvió a la habitación con el médico pisándole los talones, cuando vio al hombre tendido allí, inmóvil, con los ojos cerrados, su cuerpo se paralizó por un miedo incontrolable, entonces corrió hacia la cama para ver cómo estaba y vio que la cama estaba empapada con la sangre de sus heridas. "Car... Carlos...", dijo Debbie, mientras que las lágrimas brotaron de sus ojos desde el momento en que el nombre de su marido escapó de sus labios.

"¡Despierta! Por favor, no me asustes así", ella le palmeó suavemente el rostro, tratando de despertarlo. "Seré buena, asistiré a todas las clases que hayas organizado para mí, haré todo lo que me has pedido que haga, sólo despierta, ¡por favor!", imploró Debbie.

Los ojos de Carlos se abrieron lentamente, mirando a la chica que lloraba junto a su cama, le preguntó con la voz entrecortada, "¿Es en serio?".

Entonces ella dejó de llorar y asintió repetidamente, luego suspiró, aliviada de escuchar su voz, "Sí, te lo prometo, pero no te desmayes de nuevo, ¿de acuerdo?".

El médico preparó todo su equipo para tratar de inmediato al hombre, "Sr. Huo, primero detendré la hemorragia", dijo él, rápidamente trabajando en las heridas de Carlos.

Una débil sonrisa apareció en el pálido rostro de este último cuando miró la cara manchada de lágrimas de Debbie, "Sé una buena chica ahora y no llores más, espérame afuera, ¿de acuerdo?".

Para no hacerle estorbo al médico y para que él pudiera hacer su trabajo de manera eficiente sin ningún tipo de disturbios, ella abandonó la habitación en silencio y esperó afuera.

Debbie tenía sentimientos muy fuertes en su interior, los cuales tenía necesidad de compartir con alguien, demasiado ansiosa por esperar a ver a sus amigos en persona, ella decidió hablar con ellos por teléfono de inmediato. Debbie escribió una confesión en su buzón de mensajes, "Creo que me he enamorado de Carlos Huo".

Kristina fue la primera en responder, "¿No es eso bast

, estaba preocupada por si a su marido le causaría algún problema si la noticia de su herida se filtrara, aunque también creía que sus amigos no la traicionarían.

"¿No se supone que está en un viaje de negocios?", los amigos de Debbie preguntaron al unísono, todos sabían que el esposo de su amiga se había ido a un viaje de negocios hacía un par de meses.

"Volvió de la nada y para mi sorpresa me dijo que vio mi actuación, me pregunto cómo lo hizo", ella meditó si su esposo realmente había ido a su escuela para verla actuar, sin embargo, considerando la profundidad de su lesión, parecía poco probable.

"Jefa, después de verte bailar, realmente creo que el Sr. Huo ha hecho todo esto por tu propio bien, te ha convertido en una mujer muy elegante y brillante", dijo Kristina con orgullo.

"¿Qué? ¿Elegante y brillante? ¿De verdad? ¿Estás hablando de mí? ¡Vamos!", Debbie estaba sorprendida de que sus amigos pensaran de ella de esa manera.

Karen estuvo de acuerdo con Kristina en eso, a lo que dijo: "Kris tiene razón, además, incluso tu piel también está mucho mejor ahora. Tus manos solían ser ásperas y cubiertas de callos, pero la última vez que sostuve tus manos, estaban tan suaves y tersas como la seda. Y esa vez en el baño, vi que tu piel se había vuelto más clara y rosada, casi babeaba por lo hermosa que lucías".

Debbie se sonrojó por sus comentarios, "¡Está bien, detente! No hables de todas esas cosas con los chicos aquí, ¡bórralas!", exigió ella.

Karen borró inmediatamente sus mensajes, pero Jeremías publicó un emoji con la carita sonriente y dijo: "Demasiado tarde, ya los vi. Jefa, la próxima vez que nos encontremos, vamos a tomar un baño juntos, quiero ver lo hermosa que es realmente tu piel".

"¡Apártate! Espera hasta que le cuente a Carlos sobre ese comentario", replicó Debbie.

Jeremías estaba aterrorizado y borró el mensaje inmediatamente, "Lo siento, por favor, olvida lo que dije", suplicó él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir