ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 90 En el hospital

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8882

Actualizado: 2019-07-24 00:30


"Está bien, está bien", respondió Carlos resignadamente. "¿Sabes? Tenía la intención de tener una noche apasionada contigo ayer, pero esta lesión arruinó totalmente mis planes", confesó él. El hombre había sido paciente con Debbie durante mucho tiempo, si se reprimía más, temía que algo malo pudiera sucederle a su virilidad.

Ella lo miró con seriedad y aprovechó la oportunidad para quejarse: "Deberías haber sabido que no debiste hacerte daño, tal vez Dios no quiere que te salgas con la tuya".

"Si ese hubiera sido el caso, entonces no hubiera tenido la lesión en el brazo, aunque soy capaz de hacer flexiones con una mano también, ¿y si lo intentamos?".

El corazón de Debbie estaba acelerado y le costaba trabajo mantener la calma, su marido se estaba comportando de forma extraña el día de hoy. Él seguía presionándola y como si eso no fuera suficiente para despistarla, también era muy hábil. Desesperada por encontrar una forma de contener sus emociones, ella pisó el pie de Carlos y dijo frívolamente, "¡Mantén tus manos lejos de mí!".

A él le pareció graciosa la expresión tímida y molesta del rostro de su esposa, inclinó la cabeza y la besó suavemente en la frente antes de susurrar: "Cariño, iré al hospital contigo, pero creo que merezco una recompensa por ello".

Al escucharlo volver a llamarla cariño, Debbie no pudo evitar sonreír y se burló en voz baja: "¿Y qué recompensa quiere este niño?".

"Esto, por supuesto", de pronto, él la tomó en sus brazos y la besó profundamente en los labios, ya no se oía nada más en la habitación, excepto la respiración pesada de los dos.

Después de algunos minutos, Debbie salió de la habitación de su marido otra vez con las mejillas ardiendo, luciendo un tanto nerviosa, ella sacó una máscara de su habitación y le pidió a Carlos que se la pusiera.

Justo cuando estaban a punto de irse, Debbie le recordó que también se pusiera un par de gafas de sol, después de eso, ella lo miró y decidió que todo estaba listo ahora. Salieron de la villa y se dirigieron al hospital, Emmett ya había pedido una cita para ellos con el médico. En el consultorio, el médico miró cuidadosamente la herida de Carlos y le cambió el vendaje, tomó aproximadamente dos horas completar el proceso, después de lo cual, salieron de la consulta del doctor. Debbie tenía la impresión de que volverían a su hogar de inmediato, pero para su sorpresa, su esposo la tomaba de la mano y la conducía al departamento de pacientes hospitalizados.

"¿A dónde vamos?", preguntó ella, confundida.

"Vamos al área de pacientes hospitalizados, Megan fue internada y está en observación", al escuchar el nombre de Megan, ella

Curtis sólo sonrió ante sus comentarios hostiles.

Debbie puso los ojos en blanco ante su esposo sin poder hacer nada y saludó a Karina y a su novio una vez más, "Hola Sr. Lu, hola Karina".

Curtis asintió y se acercó a Megan, Karina, por otro lado, se acercó a Debbie y le preguntó: "¿Cómo está el brazo de Carlos?".

Debbie estaba atónita, miró a Karina, quien le estaba sonriendo y se preguntó: 'Él está aquí mismo, ¿por qué no le pregunta directamente? ¿Por qué me pregunta a mí?'.

Antes de que pudiera recordar sus pensamientos y responder, Karina alzó la voz: "Tú eres la esposa de Carlos, ¿por qué te avergüenza tanto hablar sobre la lesión de tu marido?".

"Él... ammm... yo...", Debbie estaba demasiado confundida por la situación como para formular una respuesta coherente.

Al ver el desconcierto reflejado en su rostro, Karina la apartó de Carlos, la tomó del brazo y le susurró con una sonrisa: "Anoche, cuando llegamos a la villa, dormías a su lado como un cerdito, debes haber estado realmente cansada de cuidar de él".

Fue hasta ese momento que ella se dio cuenta de que la pareja había pasado por la villa la noche anterior, lo único que se le ocurría en este momento era que había mucha gente que la había visto dormir. Debbie volvió la cabeza y puso los ojos en blanco, "¿Por qué no me despertaste cuando Karina pasó anoche?".

Carlos levantó las cejas y se disculpó, "Lo siento, no lo volveré a hacer".

Al ver lo lindos que estaban los dos juntos, Karina estalló en risas, entonces recordó preguntar por la chica que estaba internada, "Megan, ¿cuándo saldrás del hospital?".

Ella respondió con dulzura: "Gracias por preguntar Karina, mañana temprano me darán de alta".

De repente, Curtis le recordó: "Llámala tía Karina".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir