ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 96 ¿Cómo pudiste

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9684

Actualizado: 2019-07-26 00:22


"¡No puedo! Quiero comprar algo con el dinero que gané por mi cuenta, no tiene sentido comprarlo con el dinero que tú o Carlos me dieron", replicó Debbie.

Sentado en el bordillo de la carretera vacía, Jeremías levantó la cabeza para mirar el cielo oscuro y le preguntó: "¿A dónde vas a ir de todos modos? Ya es tarde y está helando, ¿no vas a ir a casa?".

"No, no lo haré, yo... pasaré la noche en un hotel", ella realmente odiaba ver a su esposo mostrándole su afecto a Megan. Debbie no volvería a casa para ser humillada de esa manera y las puertas de la residencia de estudiantes probablemente ya estaban cerradas, un hotel era su única opción.

A medianoche, Carlos recibió un mensaje de texto que indicaba que la tarjeta de crédito de su mujer se había utilizado para reservar una habitación de hotel.

'¡Creí que estaba en la casa de Karen!', musitó él. Al instante, llamó al gerente del hotel y le preguntó si Debbie estaba sola, el encargado respondió honestamente: "Hay dos personas", después de una pausa, agregó, "Una chica y un chico".

Carlos estaba realmente furioso, ¡así era cómo su esposa le pagaba después de todo lo que había hecho por ella!

Él no perdió el tiempo y se dirigió hacia allá, sin que nada pudiera detenerlo, carente de aliento, irrumpió en el vestíbulo del hotel. La ira en su rostro impidió que el gerente pudiera decirle una sola palabra, aguantando la respiración, el hombre asustado lo llevó cuidadosamente a la habitación de Debbie, insertó la llave universal y abrió la puerta.

Mientras Carlos miraba dentro, el gerente se quedó atónito ante lo que sus ojos veían, era la habitación con cama individual más barata de este hotel de cuatro estrellas. Debbie estaba profundamente dormida en la cama, mientras un tipo enorme se acurrucaba, roncando en el sofá, que era tan pequeño que sus piernas colgaban de los lados.

Carlos le dio una patada al dormido, Jeremías se despertó al instante, estaba teniendo sueño agradable y este tipo simplemente lo había arruinado. Entonces tiró la colcha y saltó del sofá, todavía completamente vestido, molesto, gritó, "¡Mierda! ¿Quién demonios? Sr. Huo...".

Al escuchar los gritos agudos y enojados de Jeremías, Debbie abrió los ojos y parpadeó, aún estaba somnolienta. '¿Por qué está Carlos aquí?

¡Estoy en el hotel, no en la villa! Debo estar soñando', dijo para sí, luego cerró los ojos de nuevo, tratando de quedarse dormida. Carlos no estaba interesado en dejarla hacer esto, por ende, se acercó a la cama y le ordenó con indiferencia: "¡Levántate!".

'¿Qué? No estoy soñando, ¡él está aquí!', pensó ella.

Debbie se cubrió la cabeza con la colcha y murmuró: "No soy la que buscas".

Su voz era tan ronca que Carlos frunció el ceño, ¿acaso estaba enferma?

Él tomó a su esposa y al edredón y caminó hacia la puerta.

Jeremías intentó escapar, pero el gerente le bloqueó el camino, no dejarí

rio y se volvió hacia Debbie y le preguntó: "¿Y tú, tía Deb?", ahora que sabía que a su esposo le gustaban los niños, ella decidió dar la respuesta opuesta para molestarlo. Debbie estaba de mal humor ahora y no se andaría con rodeos, así que puso una sonrisa falsa y dijo: "Yo prefiero a una niña, las chicas son más obedientes que los chicos. Además, si tuviera una hija, podríamos usar la misma ropa, sería lindo salir madre e hija con vestidos a juego".

Mientras decía esto, una imagen de Debbie y otra mini Debbie aparecieron en la cabeza de Carlos, entonces pensó que quizás no era tan mala idea tener una hija con su esposa.

"Oh Megan, casi lo olvido, déjame darte un consejo: los hombres suelen tener dos de todo, así que cuando encuentres un novio, échale un ojo para que no te engañe", comentó Debbie.

Carlos se sintió raro cuando escuchó esto, '¿Está tratando de insinuar que soy infiel?', se preguntó él.

Megan asintió y miró a Debbie con un par de ojos inocentes, pero lo que dijo a continuación irritó aún más a Debbie, "El tío Carlos es un buen hombre, ¡me casaré con un hombre como él!".

Debbie respiró profundamente varias veces para calmarse y luego dijo con sarcasmo: "¿De verdad? Cómo se ve que no lo conoces bien y sólo te dejas llevar por su apariencia, él tiene una debilidad por las mujeres, así que será mejor que no te cases con un hombre como tu tío".

Megan dejó de comer y miró a Debbie con absoluta incredulidad, "No creo que estemos hablando del mismo hombre, mi tío me trata bien, pero, ¿a otras mujeres? No creo".

'¡Ese es el problema! Te trata mejor que a su propia esposa, ¿no ves que eso lo convierte en un mal marido?', Debbie se burló en su mente. "Te equivocas, yo soy su esposa y él debería tratarme bien a mí, él es tu tío y puedo entender que también sea amable contigo, pero tiene muchas otras mujeres a las que también trata bien, como la señorita Mi y la señorita...".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir