ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 101 Quiero té con leche

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8628

Actualizado: 2019-07-28 01:50


"No, Karen no durmió aquí anoche, ¡pero tengo una historia divertida sobre ella!", dijo Debbie mientras tiraba el envoltorio de su almohadilla eléctrica a la papelera y se sentaba en su silla. "Ayer le pidió a su papá diez mil dólares para pagar una inscripción VIP. ¡Y su padre, por error, le transfirió cien mil dólares! Después de recibir el dinero, tuvo miedo de que su padre le pidiera que devolviera los noventa mil. ¡Entonces, ella fue y lo puso en una lista negra de inmediato! ¡Seguro que anoche se divirtió mucho en algún club!".

"¡Jajajaja!", Kristina se echó a reír. "Supongo que su papá vendrá hoy a la escuela para enseñarle una lección", respondió mientras se levantaba de la cama y se vestía.

"Quizá. Ya se había quejado de que los gastos mensuales de Karen están muy por encima de lo normal", dijo Debbie.

De repente, Kristina se dio cuenta de algo y miró a Debbie de arriba a abajo. "¡Estabas de mal humor anoche! Y ahora, estás llena de vida como una flor de primavera. Déjame adivinar. ¿Viste a tu marido esta mañana?", preguntó ella con suspicacia.

Debbie tenía mucho mejor aspecto ahora que ayer. Estaba de mal humor hasta cuando se fue con Jeremías al club en el que ella trabajaba. Pero ahora, sonreía y estaba radiante como el sol.

Kristina no creía que todo fuera por esa historia tan graciosa.

"Mmm... Lo vi esta mañana", respondió Debbie. De todos modos, no pensaba ocultárselo a Kristina. Y además, ahora estaban las dos solas en el dormitorio. Su otra compañera de clase, Karen, y sus otras tres compañeras de cuarto, cursaban diferentes carreras y estaban todas en clase.

"Cuéntamelo todo. ¿Le pediste disculpas tú a él o...?", Kristina sabía que se habían peleado y por qué, así que estaba ansiosa por saber cómo terminó.

Debbie puso los ojos en blanco. "¡Ja! ¡Él me pidió disculpas, por supuesto!", dijo con un bufido.

Kristina se rió. Puso la mano en el hombro de su amiga y dijo: "Debbie, acabas de hacer que un orgulloso CEO como Carlos Huo te pida perdón. De verdad debe quererte mucho".

"Él se equivocó, así que se disculpó. No veo nada raro en eso", respondió Debbie. '¡Todo es por Megan Lan!', pensó enojada.

"Oh vamos. No seas tan terca. En fin, me voy a lavar la cara y cepillarme los dientes. ¡Hablamos más tarde!", dijo Kristina mientras se levantaba para ir al baño.

"Está bien", dijo Debbie.

Ella y Kristina almorzaron juntas en el comedor de la escuela a mediodía. Debbie se quedó mirando a una pareja que estaba sentada cerca de su mesa. El chico y la chica parecían existir en su propio mundo, tocánd

que deseaba que este momento pudiera durar para siempre. '¡Ojalá no volviéramos a pelearnos nunca más!', pensó.

Grandes copos de nieve caían fuera de la cálida y acogedora oficina. Carlos se sentó en el sofá mientras Debbie se sentaba en su regazo tomando el té con leche.

De repente, Debbie recordó un chiste. "Carlos, déjame contarte una historia", dijo.

"Está bien", respondió.

Él adivinó por su sonrisa astuta que estaba tramando algo.

"Escucha, había una vez, un tonto al que le gustaba decir 'No'. Siempre respondía 'No' cuando la gente le preguntaba algo", contó Debbie. Después de una pausa, continuó: "Oh, por cierto, ¿has escuchado esta historia antes?". Miró a Carlos a los ojos, esperando su respuesta.

El hombre esbozó una sonrisa y respondió: "Sí, ya me la has contado".

"No, nunca he...".

Hasta que Carlos no se empezó a reír entre dientes, Debbie no se dio cuenta de que la había engañado.

Frustrada, le pellizcó el brazo y le golpeó el pecho. "¡Aaaaaagh! ¿Por qué tienes que ser tan listo? ¡Me hiciste sentir como una tonta! ¡Eres un idiota!".

Carlos la abrazó con más fuerza y olió su cabello. "¿Estás segura de que soy yo quien te hizo sentir como una tonta? Fuiste tú quien se llamó tonta a sí misma", replicó.

Debbie resopló y miró hacia otro lado mientras ponía cara enfurruñada.

Estaba pensando en cómo devolvérsela a Carlos. Después de una larga pausa, ella comenzó de nuevo, "Oye, déjame hacerte una pregunta. Si hubiera una chica con una cara bonita y un cuerpo perfecto sentada en tu regazo, ¿te enamorarías de ella?".

Esta vez, él respondió sin dudarlo: "No, no lo haría". Solo había una chica en el mundo de quien se enamoraría, y no era otra que Debbie.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir