ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 108 Nuestra mamá

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9491

Actualizado: 2019-07-30 07:48


"Ammm... ¿qué es lo que quieres decirle?", Debbie se puso tensa cuando Carlos dijo que quería hablar con Karen. '¿Qué demonios quiere decirle a ella?', dijo para sí misma.

Carlos simplemente se rio, "Relájate cariño, sólo estoy tratando de ayudar, no te preocupes, no le diré lo genial que fue anoche".

Debbie se sonrojó y explicó apresuradamente: "No, no, eso no es lo que quiero decir, ¿por qué quieres hablar con ella? Bueno, no importa, la pondré al teléfono ahora mismo".

Luego le entregó el teléfono a Karen, fue entonces cuando su amiga se dio cuenta de que Carlos no había estado bromeando. Karen se quedó mirando el teléfono, asustada, como si este se la fuese a comer, después se mordió el dedo índice y preguntó: "El Sr. Huo... ¿El Sr. Huo desea hablar conmigo? ¿Es en serio?".

Debbie parpadeó inclinando la cabeza, "Sí, de verdad".

Inmediatamente, Karen dejó su teléfono y antes de tomar el celular de su amiga, se limpió la mano en la ropa, como si temiera que el teléfono se fuese a manchar, "Hola Sr. Huo", lo saludó ella respetuosamente.

Viendo la dramática reacción de su amiga, Debbie se quedó sin palabras.

Carlos dijo algo por teléfono y Karen explicó nerviosamente: "No, Sr. Huo, sólo estaba bromeando, realmente no significaba nada, por favor no te lo tomes en serio. Apenas he gastado unos cuantos centavos de la tarjeta que me diste la última vez, Debbie y yo realmente estábamos haciendo tonterías hace un momento".

Con la esperanza de convencer a Carlos, ella usó la palabra "realmente" en repetidas ocasiones, enfatizándola cada vez que lo decía, luego se detuvo cuando él respondió a su explicación, Debbie apenas podía escuchar lo que su marido estaba diciendo. Esta vez, Karen asintió con resignación, "Está bien, gracias Sr. Huo".

Ella lo puso en espera y le devolvió el teléfono a Debbie. Esta última continuó la llamada, "¿Oye viejo, qué fue lo que le dijiste?", preguntó ella.

"Nada, mi asistente te recogerá al mediodía, vamos a almorzar juntos", respondió Carlos.

Aunque estaba desconcertada, Debbie estuvo de acuerdo.

Una vez que terminó la llamada, Karen comentó nerviosa: "Tu esposo es mucho más serio que tú".

"¿Qué quieres decir?", preguntó Debbie, entonces Karen le contó lo que Carlos había dicho por teléfono, fue entonces cuando ella supo de qué se trataba todo el asunto.

"Él dijo que no era solamente una broma, tú y yo habíamos hecho un pacto. Como perdiste la apuesta, Carlos sabía que te sentirías mal si te retractabas de tus palabras, así que le pidió a su asistente que depositara más dinero en mi tarjeta para el quinto piso del edificio Alioth, eso sería suficiente para comer allí por un mes", declaró Karen.

Debbie no supo qué decir cuando escuchó eso, su marido siempre pensó que el dinero lo resolvía todo, así que esa era su solución ante cua

o algo así, no lo sé, simplemente sucede".

La sonrisa tonta en su rostro iluminó el corazón de Carlos como si fuera un sol, entonces, su ira desapareció de inmediato.

Él tomó la mano de su esposa entre las suyas y se la llevó a los labios, la besó muy tiernamente, con infinito amor. "Tontita, no vuelvas a hacer eso, tú tienes dinero, si quieres comprarme algo, sólo usa la tarjeta, ¿de acuerdo?", dijo Carlos.

"Bien... pero Sr. Guapo, tengo 21 años actualmente, puedo ganar mi propio dinero, ¿no?", preguntó Debbie a la defensiva. El beso que su marido le dio en los dedos le provocó cosquillas, ella no podía dejar de reírse mientras sus ojos se estrechaban en delgadas líneas.

"No estoy diciendo que no puedas trabajar, es sólo que todavía estás en la universidad. Deberías estar estudiando, no trabajando, si estudias mucho y prestas atención, serás increíble en lo que decidas hacer", comentó Carlos. Aunque Debbie era una mujer maravillosa para los ojos de él, tendría que tratar con todo tipo de personas, si se enfocara en la universidad, tendría un mejor manejo de eso y sabría mejor qué hacer ante cualquier circunstancia, Carlos la quería preparada para todo tipo de situaciones.

Debbie asintió, sabía que su esposo tenía razón. Además, muchos de sus compañeros de clase le habían dicho que se había convertido en una mejor mujer y era más graciosa. Debbie era más feliz, más segura y más respetuosa, sabía que Carlos lo había hecho por su bien y lo apreciaba, después de todo, ¿qué tipo de chica en su sano juicio no querría mejorarse a sí misma? Debbie también había esperado convertirse en una mejor persona antes de conocer a su esposo, pero en realidad nunca lo había intentado, no tenía mucho dinero y no tenía idea de cómo hacer realidad sus sueños, sin mencionar que carecía de autodisciplina. Definitivamente Carlos era todo lo que ella quería en un hombre.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir