ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 109 Él es bueno contigo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7706

Actualizado: 2019-07-31 00:02


Carlos no solo le proporcionaba todo lo material, sino que también supervisaba, en lo posible, el rendimiento escolar de Debbie. Así que para ella simplemente no tenía sentido no esforzarse más.

Debbie respiró hondo y sonrió jactándose: "Tendré más éxito que tú, me quedaré con tu cargo y haré que te quedes en casa y hagas las tareas del hogar. Si me molestas, te haré estar descalzo sobre una alfombra de clavos, y, si me haces feliz, quizás te lleve afuera para unas vacaciones. Se siente muy bien solo de pensarlo", rio Debbie.

Carlos también se rio, divertido por la expresión de regocijo en su rostro. Besó su mano y dijo: "Espero ansioso el día en que se cumplan tus aspiraciones y ocupes mi cargo, estaré encantado de cuidar a nuestro bebé en casa y cocinar para ti por el resto de nuestra vida".

No pudo evitar sonreír mientras imaginaba la escena.

Debbie se sonrojó al escucharlo mencionar la palabra "bebé", y sintió que su corazón saltaba en su pecho, 'Tener un bebé con él me haría increíblemente feliz', pensó.

De repente, alguien llamó a la puerta y sacó a Debbie de su ensoñación. Liberó su mano del agarre de Carlos, levantó el vaso de jugo de la mesa y fingió tomar un sorbo.

La mano de Carlos quedó inmóvil en el aire, se sorprendió tanto por su reacción que por un instante se olvidó de bajar la mano. "Debbie Nian, ¿te da tanta vergüenza estar conmigo?", preguntó en voz baja.

Sin darse cuenta de que su reacción había herido a su esposo, Debbie preguntó confundida: "¿Qué?, por supuesto que no". De hecho, era todo lo contrario, Debbie deseaba que todo el mundo supiera que Carlos era su marido, pero quería ser discreta, porque Carlos era una personalidad muy importante.

Al recordar que habían llamado a la puerta, Carlos respondió: "¡Entra!" La puerta se abrió y entraron los camareros con numerosos platos. Ya era hora de comer, y los platos fueron servidos con eficiencia. Cuando los camareros se fueron, Carlos comenzó a poner comida en el plato de Debbie para que comiera, y lo continuó haciendo hasta que estuvo llena. Carlos se ofreció a pedir aún más platos, por temor a que todavía no estuviera satisfecha, pero antes de que pudiera volver a llamar a los camareros, Debbie agarró su mano, se la puso en el vientre y dijo: "Estoy tan llena, toca mi vientre

nos lápices labiales que cuestan miles de dólares cada uno, y también te trajo una pipa de tabaco de lujo. Dijo que era el dinero de su marido. ¿Y adivina qué? ¡Su esposo es un CEO de 28 años!".

Al oír que se trataba de Debbie, Sebastián se concentró, pensó y luego respondió: "Un joven de 28 años... Hayden, quien acaba de comenzar a hacerse un nombre en la ciudad Y, puede tener 28 años. Está el hijo de la familia Xue, el hijo mayor de la familia Zhang, y Carlos Huo, del Grupo ZL...".

Al pensar en Carlos Huo, Sebastián pareció animarse más. "¿Podría ser Carlos Huo? Hoy escuché en las noticias que esta mañana salió de una habitación de hotel con una colegiala...", dijo.

'¿Sería Debbie la chica universitaria?', se preguntó.

Lucinda había oído hablar de Carlos Huo antes, sabía quién era, pero no creía que pudiera ser el marido de Debbie. "¿Carlos Huo? ¡Es imposible! ¡Deja de asustarme! Hasta donde yo sé, ni siquiera conoce a Debbie, son personas de mundos completamente diferentes. ¿Cómo podría ser el marido de Debbie? Seamos realistas, yo digo que podría ser Hayden. Él y Debbie se conocen, y solían salir".

Carlos Huo, rico y poderoso, estaba más allá de su imaginación. La boda de un hombre así no habría sido tan discreta y privada, la noticia de su matrimonio habría viajado por toda la ciudad, y tampoco se habría casado con una chica tan humilde.

Cuando Arturo vivía, Debbie había vivido varios años como una niña rica mimada, pero en comparación con la familia Huo, la riqueza de su familia era nula.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir