ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 112 Receta secreta

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8633

Actualizado: 2019-08-01 00:02


A pesar de que había practicado artes marciales durante muchos años, Debbie carecía de la resistencia necesaria para rivalizar con Carlos. La noche anterior, ella le había rogado varias veces que la dejara ir, pero Carlos, no solo no le había dado un respiro, sino que aún le había dado más duro, e incluso se había reído de ella.

"Me estoy levantando de la cama ahora. Te veo más tarde en clase. ¡Y no llames a Carlos!". Debbie se sentó en la cama y se sonrojó mirando toda la ropa esparcida por el suelo.

"De acuerdo. Hasta luego, entonces. Pero será mejor que te des prisa, o tu marido nos castigará a los dos de nuevo", dijo Jeremías. Le tenía tanto miedo a Carlos, que había hecho todo lo posible para mantenerse alejado de él.

Después de lavarse la cara y cepillarse los dientes, Debbie bajó las escaleras para almorzar. En ese momento, Carlos la llamó. "Deb, ¿qué estás haciendo?", preguntó con voz suave.

Al escuchar la voz, Debbie no pudo evitar recordar lo que había pasado la noche anterior. "Voy a almorzar", dijo de mala gana.

Por supuesto, Carlos notó la rabia en su tono y se rió entre dientes, mientras recordaba imágenes de una seductora Debbie en la cama.

"Deb, eres la chica más dulce del planeta. El tipo de chica que nunca pensé que encontraría en toda mi vida", bromeó. "¡Carlos Huo, eres terrible!", dijo Debbie, sonrojándose aún más.

La sonrisa en su rostro se convirtió en una mirada pensativa, Carlos dijo: "Cariño, quiero irme a casa, ahora".

"¿Qué? ¿Ahora?", preguntó confusa. "¿Acaso el almuerzo que dan en tu empresa no sabe bien?", añadió ella.

"Quiero probar tu dulce néctar ahora. De hecho, en este preciso instante, me siento con ganas", dijo con un sugerente susurro.

En un principio, Debbie tenía idea de ir al comedor. Pero ahora que Carlos seguía tentándola, tenía miedo de que Julie lo oyera y decidió ir al balcón. "¡Carlos Huo, qué descarado eres! ¡Si dices una palabra más, serás severamente castigado!".

"Uhhh... ... Estoy tan asustado. No quiero que me regañes. ¿Cómo puedes ser tan cruel con tu querido esposo?".

Con un afectado gesto de desprecio, Debbie agitó su mano derecha en el aire como si cortara a un Carlos invisible. "¿Estás de broma? Si te acercas lo más mínimo, te daré una paliza", bromeó. "Y además, sé dónde darte para hacerte el mayor daño posible. Eres un viejo sátiro con muchos fans en las redes sociales. ¿Qué pasaría si filtrase información jugosa a tus seguidores?".

Hasta que no se acostó con él, no se dio cuenta de que no lo conocía en absoluto. Ella lo había subestimado durante

de seguidores. '¡Es tan injusto!', pensó Debbie. Ella había publicado más de mil actualizaciones, pero solo tenía unos mil seguidores. Envidiaba a Carlos.

Luego buscó la cuenta de Curtis en Weibo y también lo siguió. Tenía millones de seguidores.

Luego a Karina. Para sorpresa de Debbie, Karina era la editora jefe de una revista de moda. ¡No era de extrañar que siempre saliera con esos atuendos impresionantes!

Justo cuando Debbie le envió un mensaje privado a Karina, Julie le pasó un tazón de sopa. "Debbie, come la sopa primero. He estado preparándolo durante horas, solo para ti".

"Gracias, Julie. Wow, huele delicioso. ¡Qué gran cocinera eres!". Debbie lanzó una dulce sonrisa.

De verdad le gustaba mucho Julie. Desde que se mudó a la villa hacía tres años, ella siempre había estado allí para cuidarla. Y se llevaban muy bien, casi como hermanas, a pesar del hecho de que Julie era solo una empleada.

"¿De verdad? Me siento honrada de escuchar eso. Pero come, antes de que se enfríe". A Julie le divertía la reacción de Debbie.

Levantando el tazón, Debbie tomó un sorbo y puso una cara extraña. 'Sabe un poco raro. Alguna hierba, supongo. ¿Qué le habría añadido?'. La forma en que Julie la miró, con una sonrisa de satisfacción, solo confirmó la sospecha. "Julie, ¿qué lleva la sopa?", preguntó con curiosidad.

"¿Te gusta? Es una receta secreta de una de mis amigas y es muy nutritiva", dijo Julie, con una sonrisa cada vez más grande. "Pero eso es sólo la punta del iceberg. La receta es afrodisiaca, lo que también aumentará tus posibilidades de concebir un niño", agregó Julie, ahora, sonriendo como una completa idiota.

"¿Qué?", Debbie se atragantó con la sopa y tosió violentamente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir