ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 116 Estamos casados

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8367

Actualizado: 2019-08-02 00:02


Debbie se giró en la cama y apoyó la cabeza en el brazo de Carlos y la mejilla contra su pecho.

Con la mujer que amaba durmiendo en sus brazos, Carlos sintió una profunda satisfacción en el corazón. ¿Qué más podría desear? La miró con afecto y con voz suave le recordó: "Cariño, tenemos que irnos. Podemos seguir durmiendo cuando regresemos del aeropuerto".

"Mmm..." murmuró ella hundiendo la mejilla más profundamente en el pecho de Carlos. "Un minuto más", dijo ella.

"Cariño, el avión de tu suegra está a punto de aterrizar".

'¡Suegra!'. Con eso se despertó por completo. Mirándolo directamente a los ojos, no pudo evitar sonreír ante su hermoso rostro. "Es fantástico", dijo ella.

"¿Qué es fantástico?", preguntó Carlos.

Debbie cerró sus brazos alrededor de su cuello para que la mitad de su cuerpo estuviera sobre él. "Esto. Nosotros. Cuando me despierto y te encuentro a mi lado, mi guapo y adinerado esposo, es el mejor sentimiento que pueda existir Colmas todos mis sueños".

"Te acostumbrarás, porque te despertarás en mis brazos todos los días".

"Eso es lo que quiero, pero es imposible, porque estás tan ocupado. Tienes viajes de negocios de vez en cuando. ¿Cómo voy a despertarme en tus brazos cuando ni siquiera estás a mi lado?". Una vez más, ella se acurrucó pegándose más al cuerpo de Carlos y presionó su mejilla contra su pecho.

La fuerza de los latidos de su corazón la hacía sentir tan cerca de él. Por primera vez, desde la muerte de su padre, se sentía segura teniendo un hombre cerca.

Acariciándola suavemente, él le besó las cejas. "Si quieres, puedo llevarte conmigo a donde quiera que vaya. Puedes venir conmigo en mi próximo viaje de negocios".

Cuando su mano se deslizó sobre su piel, ella saboreó la leve sensación de cosquilleo. "Sería un gran honor ir contigo. Con mucho gusto te seguiría como una sombra", se rió.

"Me gustaría aún más si tú y yo nos convirtiéramos el uno en parte del otro", dijo Carlos.

¿Eh? La expresión de su cara le resultaba familiar. "Levántate. Es hora de ir a recoger a mi suegra", dijo Debbie bruscamente, tratando de desviar su atención. Pero su cebo no funcionó. En cambio, él la agarró. "Me hace cosquillas", gritó la chica entre ataques de risa.

En el exterior, el sol brillaba intensamente, especialmente después del tiempo nublado y opaco del día anterior. Desde los sauces que había alrededor del arroyo, los pájaros cantaban agradablemente saltando aquí y allá entre las ramas. Hacía buen día. Hipnotiza

rlos maltratado? ¿Es eso posible?'.

Pero inocentemente Debbie protestó, "No. Yo nunca...", explicó inconsecuente. Era torpe a la hora de socializar. La había tomado por sorpresa que Carlos le hablara a su mamá de ella.

"¡Bien hecho, Debbie!", Tabitha comentó, para su sorpresa. "Alguien tiene que enseñarle que no se puede abusar de las mujeres. Él antes menospreciaba a las mujeres todo el tiempo. Pero eso va a cambiar desde ahora. No seas blanda con él, si lo vuelve a hacer".

"¿Cómo?". '¿Está bromeando?', se preguntó Debbie. 'Pero no, no parece que bromee. Generalmente las mamás son protectoras con sus hijos. ¿Por qué ella no lo es?

¿Carlos es adoptado?'.

Tabitha y Debbie pasaron un buen rato charlando. La amistosa conversación alivió el nerviosismo de Debbie.

Cuando llegaron a la villa, Tabitha miró la nueva casa y preguntó: "Carlos, ¿no vives en la mansión?".

"No, pero con el tiempo estoy planeando mudarme allí", dijo Carlos, atrayendo a Debbie a sus brazos. Una vez que el laboratorio y el estudio de música estuvieran construidos y las otras habitaciones estuvieran decoradas, él y Debbie se mudarían.

'¿Mansión? ¿Qué mansión? ¿Algún lugar donde Carlos vivía antes?'. Debbie tenía curiosidad, pero tuvo cuidado de no preguntar. Al menos por ahora, en presencia de Tabitha, eso no sería sabio. Así que dejó esas preguntas para otro momento.

Cuando estaban a punto de entrar en la casa, un Mercedes rojo se detuvo cerca de ellos. Al vislumbrar la matrícula, Carlos se detuvo.

La puerta del conductor se abrió y salió una chica vestida de rosa y se abalanzó sobre la madre de Carlos. "¡Tabitha! Te extrañé tanto", dijo Megan.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir