ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 119 Llama a su mamá

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8772

Actualizado: 2019-08-03 00:02


Debbie asintió. "¿Mamá estará decepcionada de mí?", preguntó preocupada, mirándolo con los ojos llorosos.

Carlos sacudió la cabeza y le aseguró: "No, no lo estará, no te preocupes, ve a cambiarte de ropa, ¿de acuerdo?".

Debbie se arregló y se puso un par de pantalones limpios después de que su marido había abandonado el vestidor.

En su habitación, el tocador ya estaba limpio y recogido, cuando Carlos lo vio de nuevo, recordó lo ordenado que se veía con tantos artículos antes de que el niño lo arruinara.

Justo esa mañana, cuando Debbie estaba aplicando los productos en su rostro después de bañarse, ella había bromeado: "Ahora veo los beneficios de casarse con Carlos Huo, como tu esposa, puedo comprar lo que se me antoje, ¡desde hace años ansiaba tener todo esto! Ahora, tengo montones de estos productos. Sr. Huo, parece que tendré que ser una buena esposa para que no me dejes algún día, si lo haces, ya no habrá nadie que pueda comprarme productos de belleza tan caros".

Después de aplicarlos, los revisó cuidadosamente y los volvió a colocar en su mesita.

"Ni siquiera son marcas de lujo, ¿por qué los valoras tanto?", preguntó Carlos mientras veía a su esposa hacer su rutina de belleza diaria, al mismo tiempo, pensó en lo fácil que era complacerla.

Sosteniendo una crema facial recién abierta, Debbie respondió con alegría: "No son los más caros, pero tú fuiste quien me los compró, para mí, eso los convierte en los mejores".

Carlos no pudo evitar sonreír mientras recordaba las palabras de su esposa, luego sacó su teléfono y llamó a Emmett, "Compra unos cuantos juegos más de esos productos de belleza que Debbie compró en Plaza Internacional Shining y pídeles que se los envíen a la villa", ordenó él.

"Sí Sr. Huo", respondió Emmett.

"Además, solicítale a nuestro mejor socio comercial en la categoría de belleza que desarrolle una línea exclusiva de cosméticos para mi mujer lo antes posible", añadió Carlos.

En el momento en que terminó la llamada, Debbie salió del vestidor.

Carlos extendió su mano hacia su esposa y ella la agarró, ambos se estrecharon con fuerza.

Mientras bajaban las escaleras, Debbie no pudo evitar preguntar: "¿Crees que me excedí en mi forma de reaccionar? De cualquier forma, él es sólo un niño de cinco años".

Carlos la miró y le respondió: "Te conozco, de hecho me sorprendió que no lo azotaras y únicamente le exigieras una disculpa".

Ella se sintió decepcionada al escuchar eso, le impidió avanzar a su esposo y le preguntó: "¿En serio piensas que tengo tan mal genio?".

Al sentir el toque de ira en su tono de voz, él supo que era me

frustración. Al ver cuán angustiada estaba su esposa por el llanto implacable del pequeño, Carlos se levantó, agarró al niño por su ropa y lo llevó hacia la puerta, Tabitha y Megan corrieron tras él, completamente asustadas. "¡Carlos!", gritó Tabitha.

"¡Tío Carlos!", exclamó Megan.

Al darse cuenta de lo que estaba pasando, Debbie también se puso de pie, en aquel momento, su marido ya había abierto las puertas de la villa y puso a Jake en el suelo cubierto de nieve. El niño seguía llorando, pero no afectó a Carlos en absoluto, el hombre se dio la vuelta y cerró las puertas detrás de él.

Megan quería abrir, pero Carlos la detuvo, "¡No te atrevas!", dijo él mientras la miraba, su rostro estaba casi morado del coraje. Demasiado asustada, Megan se volvió hacia Tabitha, "Tabitha...", suplicó ella.

Tabitha no estaba segura de si su hijo la escucharía, así que miró a Debbie, al encontrarse con los ojos de su suegra, ella se quedó pasmada.

'¿Acaso Tabitha me está diciendo que calme a Carlos?', se preguntó Debbie. Como si fuera consciente de lo que estaba pensando su nuera, Tabitha asintió, al recibir la pista, Debbie respiró hondo y tomó la mano de su marido. "Es travieso, pero no es nuestro deber disciplinarlo, ¿no está su madre en camino? ¿Por qué no se lo dejamos a ella? Además, si ve a su hijo afuera de la villa y llorando solo en la nieve, obviamente se sentirá mal", le dijo ella a Carlos.

Sin embargo, él fue indiferente, "No me importa cómo se va a sentir su madre, ¡si es mala criando a su hijo, entonces no tiene derecho a culpar a otros por hacer el trabajo que le corresponde!". ¿Se sentirá mal? Si se atreviera a meterse con su esposa, él colgaría a su hijo en un árbol, ¡veamos cómo se sentiría entonces!

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir