ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 124 El pasado

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10626

Actualizado: 2019-08-04 00:12


Cuando Douglas presentó por primera vez una propuesta para casar a Debbie con Carlos. Arturo, quien ya había oído hablar de Carlos anteriormente, aceptó la propuesta sin dudarlo.

Debbie acababa de romper con Hayden en ese entonces y le era imposible llevarle la contraria a su padre, quien tenía una enfermedad terminal. Ella estaba tan enojada con Hayden que había aceptado casarse con Carlos en un ataque de resentimiento, su certificado de matrimonio había sido emitido el día de su cumpleaños de ese mismo año.

La razón por la que Carlos había aceptado casarse con Debbie era que respetaba la voluntad de su abuelo, desde su infancia, Douglas había dedicado su tiempo y dinero a la educación de su nieto, por lo tanto, cuando el viejo y débil abuelo sentó a Carlos y le recomendó a Debbie como esposa, este no se opuso al anciano.

En ese momento, Carlos era un adicto al trabajo, prácticamente no tenía tiempo para nada más.

Poco después, Douglas fue hospitalizado y quedó en estado de coma, antes de que pudiera comunicarle a nadie más el matrimonio de su nieto. El hecho de que Carlos estuviera demasiado metido en sus asuntos laborales no ayudó demasiado, él corría de una reunión a otra, de un lugar a otro, todo su mundo giraba en torno a los negocios, hasta que poco a poco, se fue olvidando completamente de su esposa.

Debbie no sabía la historia detrás de esto, ella y Carlos habían estado casados durante tres años, pero apenas se había empezado a conocer desde hacía varios meses.

"Tu abuelo todavía está en coma, cuando tu padre se entere de esto, estoy bastante segura de que hará un enfado", dijo Tabitha con preocupación. Esa era un verdadero dolor de cabeza para ella, si había algo que no le gustaba de James, era su carácter temperamental. A lo largo de los años, Tabitha había aprendido a evitar con inteligencia los conflictos innecesarios con su esposo, sin embargo, ella sabía que si se enojaba, podría ser irrazonable y no había manera de saber cómo se tomaría el matrimonio de su hijo con Debbie.

Sintiendo la preocupación de su madre, Carlos se levantó de su asiento, se acercó a Tabitha y le dijo con calma: "Mamá, déjamelo a mí, no hay necesidad de preocuparse".

Él no quería que la culparan por la decisión, en todo caso, la palabra de su abuelo era suficiente, el único problema era que las posibilidades de que el anciano llegara a salir del hospital sano eran mínimas.

Poco a poco, Tabitha acordó mantener la calma y esperaba que James fuera lo suficientemente racional como para no hacer un berrinche cuando Carlos finalmente le presentara a Debbie como su esposa.

"Bueno, entonces, ¿cuándo vas a llevar a tu esposa a ver al resto de nuestra familia?", preguntó Tabitha. Hacía un par de años, las familias Huo y Li se habían mudado al extranjero, lo que significaba que Carlos necesitaría una buena planificación de su agenda para hacer un hueco y llevar a su mujer a conocer al resto de su linaje.

"Creo que no tomará mucho tiempo, es momento de visitar a los abuelos", respondió Carlos. Habían pasado tres meses desde la última vez que los había visitado y el año nuevo se acercaba, Carlos había planeado llevar a Debb

Sé que no es justo decirlo y puede que te sientas mal, pero realmente rezo para que tú y mi hijo vivan felices juntos por siempre, las parejas necesitan aprender a dar y recibir, ¿cierto?".

Debbie podía entender perfectamente a su suegra, ella tomó sus manos y respondió: "Mamá, puedes estar tranquila, por favor, créeme, Carlos me trata bien. Soy muy feliz a su lado, por favor, no te preocupes por nosotros". Debbie se juró a sí misma que empezaría a ser más amable con su marido.

"Muchas gracias, ahora puedo estar segura, le he pedido a mi hijo que te lleve a conocer a nuestra familia lo antes posible, eres una buena chica y creo que los demás miembros de la familia también te van a querer", respondió Tabitha con serenidad.

"Mamá...", conmovida por el amor materno e incapaz de contener sus emociones, Debbie se arrojó a los brazos de Tabitha, ella era tan cariñosa que se sentía afortunada de tenerla como suegra. 'Si mi madre estuviera viva, seguramente sería tan amable como lo es Tabitha conmigo', pensó Debbie para sí misma.

Cuando Carlos finalmente regresó a casa, era casi medianoche.

Debbie se avergonzaba de dormir mucho cuando su suegra estaba aquí, así que ella se había levantado muy temprano esta mañana y había ido a correr, después de ir de compras con Tabitha, fue a reunirse con sus amigas. Por tanto, estaba agotada y se había ido temprano a la cama esta noche.

Para cuando su esposo volvió, ella estaba muerta de sueño. En silencio, él entró en el dormitorio, cuidando de no despertar a su mujer bruscamente, se acercó a ella sigilosamente y la besó en la frente antes de ir al baño, cuando salió, Debbie estaba sentada en la cama, envuelta en la colcha, jugando en su teléfono. Al ver a Carlos, ella guardó el celular, extendió los brazos y lo invitó con una dulce sonrisa: "Cariño, dame un abrazo".

Aunque había llegado agotado, la brillante sonrisa en el rostro de su esposa lo revivió al instante.

Se dirigió hacia Debbie, la atrajo hacia sus brazos y la besó cariñosamente en los labios, después de un momento, la soltó y le preguntó con voz ronca: "¿Te desperté?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir