ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 135 Lo amo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7258

Actualizado: 2019-08-07 00:02


"Sí, mejor dicho, una perra. Al fin y al cabo, los sexos opuestos se atraen entre sí, por no mencionar el hecho de que es una perra muy guapa. Así que a mi marido le gusta mucho", dijo Debbie mientras dibujaba círculos en la mesa con su dedo índice. Los dos que estaban en la mesa de al lado oyeron claramente todo lo que había dicho.

Sin darse cuenta de lo que ella realmente quería decir, Hayden comentó con una sonrisa: "Por mucho que le guste, lo cierto es que es solo un animal. ¿Estás diciendo que en su corazón ni siquiera importas más que una perra?".

"Me pregunto lo mismo". Debbie sonrió amargamente.

Cuando oyó las primeras palabras de Debbie, Megan accidentalmente vertió agua caliente en su mano. Carlos le pidió al camarero que le trajera un poco de crema para la quemadura, pero eso fue todo. No hizo nada más.

A medida que las palabras de Debbie se iban haciendo más duras, Megan miró al hombre que estaba junto a ella con una expresión maliciosa en su rostro. Como él estaba tan cerca, ella creía que habría oído cada palabra que Debbie había dicho. Sin embargo, no hubo respuesta por parte de él. Su rostro permaneció inexpresivo. En silencio, Megan empezó a trabajar en sus emociones y pronto, una lágrima solitaria rodó por su mejilla.

Carlos no lo notó, pero el chico sí. Estaba hablando de algo, pero se detuvo de inmediato y preguntó: "Megan, ¿qué pasa? ¿Por qué lloras? ¿Es por algo que dije? Lo siento mucho".

Con un gesto nervioso, Megan agarró un pañuelo de papel de la mesa y se secó los ojos con cuidado. "No, no es eso. No es nada. Estoy bien", dijo ella.

Solo entonces, Carlos se dio cuenta de que Megan estaba llorando. Frunció el ceño y le entregó una servilleta. "¡No vuelvas a molestarla!", le dijo al muchacho con dureza.

El chico tenía la misma edad que Megan y estaba visiblemente aterrado de Carlos desde el principio. Cuando Carlos le habló así, le empezó a sudar la frente. Él asintió dos veces seguidas. "Yo... Megan, siento haberte molestado. Adiós", tan pronto como logró tartamudear esas palabras, el pobre chico huyó.

Cuando se quedó sola con Carlos, Megan preguntó en voz baja: "Tío Carlos, ¿tiene algún

pareja se estaba peleando.

Eso era justo lo que había estado soñando. Ocultando su emoción, caminó hacia Emmett y le dio una palmadita en el hombro antes de subir al auto.

Emmett se quedó mirando cómo se alejaba el auto del restaurante sin poder hacer nada y llamó a Carlos.

Sabiendo que Debbie estaba de mal humor, Hayden no habló mucho en el auto. "¿Dónde vives?", preguntó por fin.

Su Porsche acababa de salir del estacionamiento. "Sólo detente aquí. Puedo ir a casa sola", dijo Debbie.

Permanecieron en silencio durante un instante. La música ligera que salía del estéreo llenó el incómodo silencio.

Hayden suspiró, "Debbie. No lo amas, ¿verdad?". No pudo ver ningún signo de afecto en sus ojos cuando miró a Emmett.

Debbie sonrió con tristeza. "Sí. Lo amo mucho".

Hayden interpretó su respuesta como un esfuerzo por intentar mostrarse fuerte frente a él. "Bien, de acuerdo. Lo amas". Se acercó a ella para que viera lo sincero que era. "No me importa ser tu segundo plato. Si alguna vez no eres feliz con él, vuelve conmigo, ¿de acuerdo?".

La mirada sincera que había en sus ojos confundió a Debbie. "Hayden, si realmente te gusto, entonces, ¿por qué elegiste a otra chica antes que a mí?".

Hayden inclinó la cabeza avergonzado. Después de un momento, levantó la mirada y la atrajo a sus brazos. "Deb, lamento esa decisión cada día. Solo después de que me dejaste me di cuenta de lo importante que eres para mí".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir