ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 159 Anuncio oficial

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9123

Actualizado: 2019-08-13 00:02


Mientras miraba la foto publicada en la página social de Carlos, Debbie comenzó a recordar lo que había pasado. Ese día, después del almuerzo, volvieron al auto de Carlos. Acababa de quitarse la chaqueta cuando de repente, él la inmovilizó en el asiento trasero y comenzó a besarla. En el asiento del conductor estaba Emmett, quien estaba sentado en silencio, como si no supiera lo que estaba sucediendo. Se le ocurrió que quizá habían bajado la división del auto cuando se estacionaron en el área de servicio de la autopista. Y olvidaron subirla, así que Emmett les había tomado en secreto una foto besándose apasionadamente.

Cuando regresó de sus pensamientos, revisó los comentarios de la publicación. Unos minutos después de la cena, los comentarios ya habían subido al millón y seguían aumentando. El primer comentario habías sido de un usuario cuyo nombre de cuenta era "J-Loves-D". "¡Vaya! ¡El señor Huo me deja sin aliento!", decía el comentario.

En segundo lugar estaba el comentario de Karina. "El señor Huo arrinconó a su esposa. ¡Déjala respirar, muchacho!", escribió.

"¡Este anuncio oficial de su amor me rompió el corazón!", escribió otra.

Durante la siguiente media hora, Debbie leyó los comentarios uno por uno, que iban en aumento cada minuto, hasta que escuchó los ladridos del perro, de mala gana, retiró los ojos del teléfono.

'¡Carajo! Olvidé pasear a Hum, y... ¡Hasta se me olvidó darle de comer!', pensó y se regañó a sí misma.

En cuclillas frente al perro, murmuró: "Hum, lo siento mucho. Me olvidé de ti". El perro emitió un sonido entre ladrido y bostezo. Parecía que quería decir lo que pensaba y reprendía a Debbie por ignorarlo. "Está bien, Hum. No tienes que quejarte. Ya me siento bastante culpable. Y por eso, te prepararé una doble porción de carne. ¡De inmediato!".

En la puerta de la cocina, le hizo un gesto a Hum. "Ven acá. Dime cómo quieres que te cocine la carne. ¿Le pongo especias?".

Hum no se movió, sólo la miró descontento.

No sabía qué darle de comer al perro, así que sacó su teléfono para llamar a Carlos y pedirle ayuda. Apenas había desbloqueado la pantalla cuando sonó el timbre. La puerta de la villa estaba un poco lejos de la cocina, por lo que rápidamente corrió hacia la sala y revisó la cámara de la puerta. Desde la pantalla, vio que había una mujer parada frente a la puerta con una mirada ansiosa en el rostro. Inmediatamente, presionó el botón del altavoz y se comunicó con la mujer. "¡Hola! ¿Quién es?".

La mujer explicó al instante: "Señora Huo, disculpe. Me contrataron para cuidar al perro. Debía llegar antes, pero tuve un imprevisto en casa, así que me retrasé. Lo siento mucho..."

'Entonces Carlos contrató a alguien para cuidar al per

risa rompió el silencio de la noche y sus sombras se balancearon bajo las luces de la calle. Fue una escena cálida y romántica.

Sin embargo... dos días después, Carlos regaló el perro a otra persona. Su propósito de tenerlo era hacer que Debbie se moviera más e hiciera más ejercicios, para que pudiera seguirle el ritmo en la cama. Pero para su decepción, tuvo el efecto contrario, y el primer día, había vuelto a casa demacrada y se había quedado profundamente dormida en cuanto había tocado la cama.

Debbie se entristeció cuando Carlos se deshizo de Hum. Lo regañó. Pero a él no le importó. No necesitaban un perro.

Pero para consolarla, le prometió que si realmente quería tener uno, le compraría uno pequeño después de su próximo viaje al Nueva York para celebrar el año nuevo.

Con esa promesa, Debbie finalmente dejó de quejarse, para tranquilidad de Carlos. Le costaba comprender sus sentimientos hacia un perro que sólo había tenido durante dos días.

Esa noche, antes de acostarse, mientras Debbie se bañaba, Carlos quería entrar y bañarse con ella, pero una llamada telefónica de Nueva York lo detuvo en la puerta.

Sin otra opción, suspiró y fue al estudio. Respondió: "Papá..."

Antes de que pudiera terminar de saludarlo, se escuchó una estruendosa voz desde el otro extremo de la línea. "¡Joven! ¿Recuerdas que tienes un padre? ¿Cómo te atreviste a casarte sin mi aprobación? ¿Cómo? Y lo mantuviste en secreto. ¿Sientes algún respeto por tus padres?".

Acostumbrado al mal genio de su padre, lo escuchó en silencio. "Si los medios no hubieran expuesto tu matrimonio, ¿nos lo habrías ocultado por el resto de tu vida? ¿Quién te permitió casarte en secreto y, con una total desconocida? ¿De dónde sacaste el valor? ¿Qué pasó con Stephanie? ¿Qué le diré a la familia Li? ¡Me avergonzaste!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir