ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 164 Identidad al descubierto

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8497

Actualizado: 2019-08-14 00:12


Debbie no se dio cuenta de que Carlos hablaba con Emmett por teléfono. Estaba demasiado ocupada culpándolo por ser demasiado autoritario. "Jeremías y yo sólo somos amigos. Tú lo sabes. ¿Por qué haces esto?". Empezó a sospechar que Carlos era el que había llamado al padre de Jeremías y lo hizo enojar. ¿Por qué lo haría? El comportamiento de Jeremías no le atañe, por qué tendría que hacer tanto drama. El hombre es demasiado controlador, y es hora de que alguien le baje los humos. Tal vez si lo molesto lo suficiente, retrocederá. ¡Sí, eso haré!

Eso no le hizo gracia a Carlos. "¿Entonces es mi culpa?". Su voz se volvió más fría.

Debbie sacudió la cabeza y dijo a toda prisa: "No, no. Fue mi error. Llama a su padre y dile que no me coqueteó. Está muy molesto. Lo rastreó con el GPS y ahora lo llevará a casa para darle una paliza".

"¿Te sientes mal por él?".

Justo entonces, Emmett entró en la oficina de Carlos. Y Carlos dijo las palabras "Llama a Jasper Han". Emmett notó que Carlos ahora se comportaba más amable. De inmediato, supo con quién hablaba por teléfono.

La obstinación de su marido hizo que Debbie se sintiera frustrada. Perdió la paciencia. "¿Vas a llamarlo?", preguntó con voz plana.

"Promételo. Júrame que te alejarás de Jeremías", dijo Carlos, jugando con un encendedor.

"Honestamente, ¿cuántas veces tengo que decírtelo? ¡Él y yo sólo somos amigos! Nos conocemos desde hace años. ¿Ahora me pides que le deje de hablar así de repente? ¡No es posible!". Luego volteó a ver a Jeremías y dijo: "Lo siento, amigo. No te puedo salvar. Parece que tendrás que irte a casa a enfrentar a tu papá. O me perderás para siempre".

"¡Noooooo!", Jeremías estaba desesperado.

Karen, Kristina y Dixon se echaron a reír.

"Emmett ya llamó a Jasper Han, ¿contenta?", dijo Carlos y colgó.

'¿Qué?'. Debbie miró su teléfono, confundida. '¿Ya llamó? ¿Entonces no le pegarán?

¿Por qué no me lo dijo antes? ¡Así que sólo se estaba burlando de mí! ¡Auuugh!'. Debbie abrió el chat y le envió un mensaje a Carlos. "Cariño, te amo". Al final del mensaje puso un emoji que mandaba un beso.

"¿Tu marido me ayudará?", preguntó Jeremías. Había decidido que si no lo ayudaba, le haría cita a Debbie con un montón de chicos.

"Yo creo que... sí. Tal vez. Sólo espera". Debbie no estaba segura.

La Plaza Internacional Shining quedaba a diez minutos de la casa de Jeremías en auto.

Jeremías seguía sudando cuando subió al quinto piso del edificio Alioth. No podía pensar en otra cosa y sólo comió. Estaba demasiado preo

escapar un largo suspiro cuando salió. El ambiente dentro del reservado era agradable, pero aburrido.

Mientras caminaba, escuchó una conversación cuando pasó por la zona de fumadores. En realidad, dos hombres susurraban. No estaba escuchando a escondidas, pero como mencionaron a Carlos, no pudo evitar oírlos.

"Apenas ayer supimos que el señor Huo estaba casado y hoy nos tocó conocerla", dijo un hombre.

"Quiero saber más sobre ella. ¿Cuáles son sus antecedentes familiares? No quiero cometer ningún error al hablar con ella. Pero en serio... ¿quién querría preguntarle al señor Huo eso?", observó a su compañero.

"¿Qué intenta hacer esta noche?".

"¿No es obvio? Por todo lo que hizo cuando llegó, y las palabras que dijo, supimos que la mujer era la señora Huo. Aunque no dijo que debíamos respetarla, pero se entiende. Ofenderla es como insultarlo a él mismo. Creo que quería que no lo olvidáramos". Los hombres que habían ido a cenar esa noche tenían diferentes niveles de importancia, pero todos eran élites en el comercio y disfrutaban de un alto estatus en la Ciudad Y.

Debbie se quedó ahí y pensó: 'Es sólo una cena. ¿Cómo puede significar tanto?'.

Pero lo que dijeron los dos hombres también tenía sentido. Carlos siempre hablaba en serio. Todo lo que decía o hacía significaba algo.

Debbie se fue por otro camino al baño. No quería que fuera incómodo encontrarse con ellos.

De camino de regreso a su lugar, la puerta de otro reservado se abrió y la gente salió.

Eran muchos. Debbie iba a cambiar de dirección nuevamente. Pero vio a alguien familiar. Y casi al mismo tiempo, esa persona también la notó. "¿Debbie? ¿Debbie Nian?", dijo una voz sorprendida.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir