ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 181 No eres parte de la familia

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8070

Actualizado: 2019-08-18 04:58


Miranda arrugó la frente, molesta por el llanto de Megan. "¡Deja de llorar por amor de Dios! Es año nuevo, un día de celebración. Llorar trae mala suerte. Además, ¿te crees que eres superespecial o qué? Odio a las personas que lloriquean todo el tiempo. Deberías aprender algo de Debbie. Ahora, vuelve a tu habitación y cierra los ojos".

Megan dejó de llorar instantáneamente. Con una expresión patética, pidió disculpas a Miranda. "Lo siento, Miranda. Ya me voy. Buenas noches".

Connie ayudó a Megan a llegar a su habitación. Cuando pasaron junto a Miranda, Connie dijo suavemente: "Mamá, que descanses bien".

Miranda asintió con la cabeza a su nuera y luego regresó a su habitación. A pesar de que Connie procedía de una familia humilde, Miranda estaba muy feliz con ella: era una persona bondadosa y nunca fue problemática. Nada de dramas: esa era la regla de Miranda y Connie la seguía a rajatabla.

Cuando Tabitha y Connie salieron de la habitación de Megan y pasaron junto al estudio, oyeron que James aún seguía rugiendo.

Tabitha sacudió la cabeza con profunda resignación.

Debbie estaba deshaciendo su equipaje cuando alguien llamó a la puerta. La abrió y vio a su suegra. "Mamá, ¿cómo es que no estás en la cama? Es tarde", dijo con una sonrisa.

Tabitha la miró sintiéndose no tan cerca de Debbie como antes. Toda la acusación que había dicho Megan sobre Debbie cambió definitivamente su forma de ver a aquella mujer. "¿Qué estás haciendo?", preguntó Tabitha.

Señalando el equipaje en el suelo, Debbie respondió: "Desempacando".

"No te preocupes por James. Simplemente, tiene mal genio. No tomes en serio lo que dice", dijo Tabitha.

Debbie quedó atónita durante un momento. Luego asintió, "Mamá, puedo entender... a papá. Probablemente, para él solo soy una cualquiera de la calle. Y quizá no pueda aceptarlo".

Ya en el avión a Nueva York, Debbie había estado practicando en secreto cómo dirigirse a Valerie y James como "Abuela" y "Papá" cientos de veces. Desafortunadamente, no tuvo la oportunidad de llamarlos así.

"Sí, creo que tienes razón", sonrió Tabitha. Luego mencionó a Megan como por casualidad. "Por cierto, ¿qué tan bien conoces a Megan? Sus padres salvaron a Carlos y a Wesley. ¿Sabías eso?".

Debbie no sabía por qué Tabitha de repente se había puesto a hablar de los padres de Megan. Después de considerarlo durante un momento, se dio cuenta de que Megan debí

ro. "¡Dejad de exhibiros! Debbie Nian, seré franco. No eres parte de la familia. Si prometes que te divorciarás de él cuando regreses a la Ciudad Y, puedes quedarte aquí un par de días".

Carlos estaba a punto de decir algo cuando Debbie le agarró la mano. Sabía que era hora de que ella le plantase cara.

De pie con la cabeza bien alta, dijo: "Abuela, tío, papá, perdón por hacerles infelices", comenzó, mirándolos sin miedo. "No sé por qué no les gusto, pero soy la esposa de Carlos. Llevamos casados más de tres años y nos amamos. Pasaremos por lo bueno y lo malo juntos. Tanto si me aceptan como si no, no me rendiré mientras no sea él quien pida el divorcio".

Carlos sostuvo la mano de Debbie en la suya, y esto le dio aún más valor. Ella continuó: "Nadie tiene voz en nuestro matrimonio, excepto Carlos y yo. Y mi paciencia tiene un límite. Papá, si sigues tratándonos así, no creas que lo toleraré solo porque seas su padre".

James estaba aturdido, mientras Valerie la miraba como una serpiente venenosa. Pero Debbie no se inmutó. "Lo siento, supongo que ya hablé demasiado. En resumen, nadie nos va a separar. Y cualquiera que intente hacer daño a Carlos se las verá conmigo. Los miembros de una familia deben cuidarse unos a otros. Deberías estar feliz de ver que Carlos tiene una feliz vida de casado. Y sin embargo, estás siempre enojado con él. Lo único que quieres es que se case con una mujer que te guste a ti, incluso si él no quiere. ¿De verdad eres familia de Carlos?". En los ojos de Debbie se podía ver su confusión.

"¡Cómo te atreves!", bramó Valerie golpeando el escritorio.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir