ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 182 Pobre señora Huo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7653

Actualizado: 2019-08-18 18:08


Debbie cerró la boca de inmediato. Como reza el dicho: "Quien habla mucho se equivoca mucho". Se preguntó si había dicho algo inconveniente que provocara la furia de Valerie. Pero no, ella no había dicho nada malo.

"¡Debbie Nian! ¡Eres tan maleducada! ¿No te enseñaron tus padres nada sobre la autoestima y el respeto por una misma?". Las palabras de Valerie cortaron el orgullo de Debbie como un cuchillo afilado.

Su cara ardía y se sentía triste y humillada.

"Abuela, Deb...".

Antes de que Carlos pudiera terminar, Debbie lo interrumpió. 'A Carlos le ha gritado su familia durante todo este tiempo por mi culpa. Debería hacer algo', pensó. Mirando a Valerie a los ojos, sonrió y dijo: "Abuela, no creo que sea un gran sacrificio renunciar a la autoestima y al respeto por mí misma para ser feliz".

Carlos había hecho mucho por ella, y quería devolvérselo de alguna manera. Y esta era la mejor forma que ella conocía. Si elegía cuidadosamente las palabras para no incitar a la discusión, quizá podría evitar que pelearan. Quizá hasta podría poner a alguno de ellos de parte de Carlos. ¿Quién sabe? Pero era importante que se defendiera a sí misma y a Carlos y más aún, que defendiera su matrimonio.

Los ojos de Carlos se iluminaron cuando oyó esto. Mientras tanto, le dolía en el alma que Debbie tuviera que enfrentarse a tres ancianos.

James sabía que estaba equivocado, así que tuvo que encontrar otra excusa para gritarle. "¡Debbie Nian! ¿Quién crees que eres? Somos mayores que tú. ¡Muestra algo de respeto!".

Debbie parpadeó y suspiró con resignación. "Deseaba respetarte, pero el respeto es un camino de doble sentido. Y tú no me has mostrado ninguno".

Nadie se había atrevido a hablar a James así antes. Su rostro se crispó cuando dijo con los dientes apretados, "¡Bien! ¡Tienes agallas! ¿No temes que te saque de la casa de la familia Huo?".

Al escuchar eso, Debbie tomó el brazo de Carlos y dijo juguetonamente: "Cariño, tu padre quiere echarme de la casa. ¿Me proteges?".

"Jajaja...", Wade, el hermano mayor de James, se echó a reír ante la reacción de Debbie.

La risa de Wade relajó un poco la tensión en el estudio. Pero, Valerie y James todavía tenían caras largas. Haría falta mucho más que eso para que cambiaran de opinión.

Carlos tomó a De

o una gran cantidad de rumores en la Ciudad Y.

Un paparazzi había tomado una foto de Carlos y su esposa esperando su vuelo en una sala VIP. Y Megan también estaba allí.

La cara de Debbie estaba borrosa y apenas se la podía identificar, algo que disgustó a muchos, y más aún a todos los internautas.

Según las noticias, Carlos había llevado a su esposa a Nueva York para que conociera a su familia y celebrar el año nuevo. También se había llevado a Megan con ellos. La gente creía que Megan era para Carlos la niña de sus ojos.

Cuando Karen vio la publicación, ya había cientos de miles de comentarios. No pudo evitar sentir lástima por Debbie, así que dejó un comentario. "Pobre señora Huo. Siempre hay alguien sujetando una vela entre ella y el señor Huo. Señorita Lan, ¿por qué mirabas a tu tío de esa forma? Como si él te gustara. Oí decir que la señorita Lan siempre estaba molestando a su tío, incluso en presencia de la señora Huo. Señorita Lan, ya no eres una niña pequeña y las vacaciones de invierno comenzaron hace mucho tiempo. ¿Puedes por favor, volar a Nueva York solita la próxima vez? El señor Huo está ocupado, y estoy segura de que quiere pasar tiempo a solas con su esposa".

Debbie se había quejado a Karen de que había algo extraño en los sentimientos de Megan hacia Carlos.

Karen también le había advertido a Debbie que no dejara que Carlos y Megan se quedaran solos. Después de todo, Carlos y Megan no tenían lazos de sangre; era perfectamente normal que ella se sintiera atraída por él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir