ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 188 Él no significa nada para mí

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9725

Actualizado: 2019-08-20 00:12


"De ninguna manera, no hacemos buena pareja. Emmett es un tipo extraño cuando no está trabajando, además disfruto mi soltería, no necesito un hombre a mi lado. Son mis padres, son ellos los que quieren que encuentre un buen tipo", dijo Karen en el otro extremo de la línea.

Debbie frunció los labios y defendió a Emmett, "Entonces, ¿por qué aceptaste el bolso caro que compró?".

"Para las fotos, esas cuestan más que un bolso, tomamos algunas fotografías lindas para convencer a sus padres de que estamos saliendo", respondió Karen.

Debbie suspiró impotente, "¿Qué puedo decir? Está bien siempre y cuando ustedes estén contentos".

"Sí, por cierto, ¿puedes adivinar con quién nos encontramos en Plaza Internacional Shining?", preguntó Karen.

"¿Con quién?", Debbie se sentía curiosa.

"A Hayden, a propósito, ¿por qué no le has dicho quién es tu verdadero esposo? Pensó que estabas casada con Emmett", contestó Karen.

Debbie sabía que Hayden había confundido a Emmett con su esposo, sin embargo, no estaba interesada en explicarle nada y probablemente él ni siquiera lo creería. "No necesito darle explicaciones, de todos modos, él no es nadie para mí", respondió Debbie con firmeza.

"Suena razonable, no sabes cómo deseo que llegue el día en que Portia descubra que eres la Sra. Huo. Hasta puedo ver la expresión de su rostro, ja... jajajaja...", Karen se apoyó contra el sofá y estalló en una risa salvaje.

En ese momento, la puerta de la sala donde ella se encontraba se abrió, un grupo de hombres de negocios entró cuando un chico dijo cortésmente: "Sr. Emmett, esta es la habitación que reservamos...".

El grupo de hombres de negocios elegantemente vestidos se sorprendió al ver a una mujer acostada en el sofá, cuando Karen los vio, se paró rápidamente del sillón y se acomodó la ropa.

Emmett preguntó con curiosidad: "¿Karen? ¿Por qué estás aquí?".

Ella balanceó su teléfono frente a él, "Es demasiado ruidoso allá afuera, así que quería un lugar tranquilo para hablar por teléfono, tengo que irme ahora", explicó brevemente.

Emmett asintió y se hizo a un lado para dejarla salir, pero de repente, recordó algo y la detuvo en seco, después de sacarla de la habitación, dijo: "Oye, mi padre te invitó a comer en mi casa".

Karen abrió los ojos por la impresión, "¿Qué dijiste? ¿Una comida con tus padres?".

Él asintió casualmente, confirmando sus palabras, "Sí, no tengo otra opción, pero relájate, te daré una recompensa, cuando tengas algo de tiempo libre, puedo comprarte un bolso, cosméticos o lo que tú quieras".

'¿Qué?', Karen se sintió extraña, todo tipo de pensamientos pasaban por su cabeza en este momento, pero ninguno de ellos era bueno. ¿Emmett le estaba pagando para que saliera con él? ¿No sería eso como si ella fuese una prostituta? Si la comparación era válida, ¿eso la convertía en una mujerzuela? ¿Y qué daño le haría eso a su reputación? ¿Qué pasa

sándalo rojo lobular era el grano de madera con forma de estrellas en cada cuenta.

'¿Un rosario budista hecho de sándalo?', Debbie frunció el ceño al pensar en el objeto. "No, no lo he visto, he estado en mi habitación todo el tiempo, ¿por qué preguntas?", cuestionó ella.

Megan miró fijamente a Debbie antes de responder con un tono arrepentido: "El rosario de cuentas de oración budista de la abuela desapareció, ayer lo tenía, pero ahora no lo encontramos, lo hemos estado buscando durante un largo rato".

Debbie asintió y consoló a Valerie. "Abuela tranquilízate, a mí me ha sucedido que cuanto más intento buscar algo, es menos probable es que lo encuentre, ¡pero si dejas de preocuparte por eso, aparecerá un día, cuando menos lo esperes!".

Valerie se burló y la miró con desdén, "¿Quieres decir que no debería buscarlo?".

Bajo la indiferente mirada de la abuela, Debbie se quedó completamente pasmada. '¡Bien! Si todo lo que digo está mal, será mejor que cierre la boca', pensó para sí misma.

De pronto, un fuerte bostezo rompió el incómodo silencio en la sala de estar, Debbie se dio vuelta y vio a Lewis bajando las escaleras.

Los ojos de él se iluminaron de emoción al ver a Debbie, aceleró el paso y corrió hacia ella, "Debbie, ¿estarás hoy en casa?".

"Sí", el desprecio era evidente en la voz de Debbie.

No obstante, a Lewis no le importó ni un poco, incluso si lo había sentido, en cambio, trató de engatusarla, "Puedo mostrarte los lugares más populares de la ciudad, ¿qué tal si te llevo a pasear? ¿O prefieres ir de compras? Puedo comprarte lo que quieras".

'¿No sabe que soy la esposa de su primo? ¿Cómo puede ser tan descarado?', dijo Debbie en su mente. "¡No hace falta!", ella se negó sin rodeos.

"Espera, no me rechaces tan rápido, sabes que soy un bombón, ¿verdad?", dijo Lewis mientras se pasaba los dedos por su sedosa cabellera y una sonrisa confiada aparecía en su malcriado rostro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir