ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 195 Encuentro casual

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6188

Actualizado: 2019-08-22 00:02


Debbie pensaba que sólo los adultos debían besarse, por lo que había rechazado las peticiones de Hayden todo el tiempo que habían salido.

Una vez, él intentó besarla a la fuerza en los labios, ella lo esquivó rápidamente y lo golpeó. A causa de este asunto se dejaron de hablar por meses.

Debbie fue quien cedió finalmente. Trató de compensar lo que hizo, pero su relación no fue ni la sombra de lo que era antes.

"Deb, estamos en el siglo XXI, por el amor de Dios". Hayden se quedó sin palabras.

Ella sintió que tal vez estaba equivocada al respecto, así que cambió de tema. "Eso quedó en el pasado. Llevamos mucho tiempo separados. Y he encontrado a mi verdadero amor, así que sigamos adelante".

A Hayden se le apretó el corazón cuando la escuchó decir eso. "Si realmente te quisiera, habría anunciado su matrimonio y les habría dicho a todos que eres su esposa. Pero no lo hizo. Él no te ama, Deb. ¡Abre los ojos!".

"¡Te equivocas! Soy yo la que quiere mantenerlo en secreto", le dijo sin mostrar ninguna emoción en el rostro.

Hayden estaba tan sorprendido que ni siquiera podía hablar. "Deb, sabes que te amo. ¿Pero Carlos Huo? En mi círculo social, se sabe que es frío, distante y calculador. No te dejes engañar por él. No existe la Cenicienta moderna. Así que sé realista, ¿de acuerdo?".

Debbie dejó de ver por la ventana para mirarlo. "No me conoces. No nos conoces ¿Cómo puedes ser tan crítico?".

Hayden volvió a quedarse en silencio. Después de un rato, se puso de pie, se acercó a ella, la levantó y la abrazó con fuerza. "¿Sabías que me preocupé mucho por ti cuando supe que te casaste con Carlos Huo e inmediatamente reservé un boleto a Nueva York? ¿De verdad crees que puede administrar una gran empresa como Grupo ZL sin ser turbio y tramposo? Imposible. Se sabe que es un hombre de negocios despiadado. Aun cuando

ló del brazo a Carlos y le susurró al oído de puntillas: "Sabía de las Maldivas, ¿pero H y A? ¿Cuándo lo decidiste?".

Carlos se giró un poco hacia ella. "En este momento", respondió.

Debbie se quedó estupefacta.

Al verlos juntos, Hayden sonrió con resignación. "¡Genial! Cuídense".

Cuando Carlos pasó por la caja, soltó la mano de Debbie y pagó la cuenta.

Antes de que salieran de la cafetería, puso la bufanda alrededor del cuello de Debbie y le subió la cremallera de la chaqueta. Todo lo que hizo parecía tan natural y gentil que la hizo preocuparse más. ¿Qué pasaba por su mente?

Siguió a Carlos hasta una minivan espaciosa, luminosa y bien equipada.

Él se sentó en el sillón y luego forzó a Debbie a sentarse en el asiento de al lado. "Conduce", le dijo al conductor.

Debbie sintió su frialdad. Puso los brazos alrededor de su cuello y le explicó: "Yo... Él... Sólo era un encuentro casual".

"¿Encuentro casual?" Sintió que estaba a punto de explotar de rabia. Cuando habló, se sintió como si el auto fuera un silo de misiles.

Como Carlos lo había visto sosteniéndola en sus brazos, Debbie entendía por qué estaba tan molesto. "Sabes que ya no lo amo. Pero dime, señor Guapo, ¿por qué estabas ahí?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir