ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 199 Conozco bien a mi mujer

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7267

Actualizado: 2019-08-23 00:02


Debbie mostraba un rostro radiante de orgullo. Hasta ahora no se había dado cuenta de que Carlos le había dado mucho, y se sentía muy agradecida.

Arrugando el gesto, Carlos miró a su abuela y le dijo enojado: "Debbie puede ser una mala estudiante, abuela, pero nunca haría una cosa así. Deja ya de intentar incriminarla".

Valerie lo miró enojada y respondió: "¡No estoy mintiendo! Antes de que ella viniera aquí, nunca habíamos perdido nada. ¡Así que tiene que ser ella la ladrona! Además, ella siempre se está metiendo con Megan. Si yo no hubiera estado con ella, esta mujer probablemente ya la habría golpeado. Come demasiado, es perezosa y no respeta a los mayores. Se queda durmiendo hasta el mediodía. Y lo que es peor, te engañó con otro. Carlos, no aceptaré a esta mujer como mi nieta política".

Debbie estaba atónita por las palabras de Valerie; nunca imaginó que la tenía en tan baja estima. La inundaba una enorme amargura.

Después de haber hecho tantas tareas de la casa para complacer a la señora, ella se lo agradecía llamándola ladrona.

'No me importa lo que ellos piensen de mí. Lo que sí me importa... es la opinión de Carlos. ¿Él también cree eso de mí?', pensó para sí misma.

No se atrevía a mirar a Carlos a los ojos, temerosa de encontrar en ellos que se sentía decepcionado.

Carlos se apoyó contra el sofá con cara inexpresiva. Cuando oyó las acusaciones de Valerie contra su esposa, tomó la mano de Debbie y comenzó a acariciarla.

Debbie se quedó sin palabras. '¿Qué está haciendo? Pensaba que no me quería hablar. ¿Está tratando de defenderme? ¿O solo está haciendo esto para guardar las apariencias?'.

Justo cuando Debbie estaba perdida en sus propios pensamientos, Carlos habló con voz fría. "No sé por qué piensas todo eso de ella, abuela. Pero la verdad es que ella es una buena chica y tú simplemente no le das una oportunidad. Dijiste que se había metido con Megan. Si ella realmente hubiera querido hacerlo, la habría golpeado, estuvieras tú allí o no. ¿Ves algún moretón? No. Así que simplemente reaccionaste de forma exagerada".

La cara de Valerie se puso lívida. Pero Carlos no le hizo caso y continuó después de una

de la familia Huo. Confío en que puedas investigar este asunto".

Debbie se giró boca abajo en la cama, mirando a Carlos con ojos lastimosos. Después de que colgara el teléfono, ella le preguntó en voz baja: "Carlos, ¿realmente crees que no fui yo?".

Carlos se aflojó la corbata y la miró de soslayo. "Conozco bien a mi mujer", replicó.

Debbie estaba tan conmovida que se levantó y saltó hacia Carlos. Él la atrapó y la abrazó con fuerza. Ella lo besó repetidamente en ambas mejillas. "Te quiero tanto, amor".

A Carlos se le ablandó el corazón, pero aún logró mantener cara de póker. "No me trates como a un idiota. No olvidaré lo que hiciste a mis espaldas".

'¿Por qué suena como si lo hubiera engañado?', maldijo Debbie en su mente.

"¡Qué hombre tan mezquino!", gruñó frunciendo los labios.

"¿Mezquino?", repitió él.

"¡No, no, no! Oíste mal. Eres tan guapo que yo... ¡Aargh! No me muerdas Me equivoqué. ¡Mi esposo es el hombre más maravilloso del mundo!".

Pero por dentro, comenzó a maldecirlo, '¡Carlos Huo! Te juro que te haré pisar descalzo sobre un puercoespín'.

En casa de la familia Gu en la Ciudad Y, Portia estaba hablando por teléfono desde el balcón de la sala de estar, contemplando el paisaje nevado.

"¡Dime por qué se han cancelado todas mis actividades! Me llevó mucho tiempo prepararlas. ¡Y ahora, me estás diciendo que todas están canceladas! ¿Qué diablos está pasando?", gritó enojada al teléfono.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir