ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 210 Todo lo que se relacione con Debbie

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9790

Actualizado: 2019-08-25 02:20


Hayden estuvo hablando de trabajo con su asistente todo el tiempo. No tenía la intención de interrumpir a Debbie. Respetaba su espacio, y a veces para él bastaba con verla. Hasta que llegaron al centro de la ciudad, finalmente se animó a hablarle, le hizo una pregunta importante.

"¿Dónde vives?".

Debbie vaciló ante la pregunta. '¿Debo regresar a la mansión? Carlos y Megan probablemente ya estén ahí'. No tenía ganas de verla así que respondió: "Por favor, llévame a East City Villa".

Hayden levantó las cejas. "¡Vaya coincidencia! También tengo casa ahí", dijo. Luego miró a su asistente. "Alfred, me quedaré en East City Villa esta noche. Pídele a alguien que aliste la casa", indicó.

"Si señor Gu".

Debbie se quedó sin aliento. Si hubiera sabido que él también tenía una casa ahí, no habría dicho esa dirección.

Aun así, permanecieron en silencio nuevamente hasta East City Villa. No tenía muchas ganas de hablar, y esperaba que Carlos no supiera dónde estaba en ese momento, y menos que había viajado con Hayden.

Unos momentos después, el Porsche se detuvo frente a la casa anterior a la de Debbie. Hayden personalmente la ayudó a sacar su equipaje del maletero.

Ella extendió las manos para recogerlo y dijo: "Gracias por el viaje, señor Gu. ¡Adiós!".

En lugar de entregárselo, Hayden sugirió: "Sé qué puedes hacer para pagarme el viaje. Recuerdo que cocinabas una deliciosa tarta de crema. Hace mucho que no pruebo una. ¿Qué tal si me la preparas? Después de eso, ya no me deberás nada. ¿Qué piensas?".

Francamente, era una inverosímil excusa. Hayden lo sabía, y ella también. Sólo era un pretexto para pasar más tiempo con ella. Y Debbie no quería hacerlo. Quería hablar con sus amigos y pasar un tiempo a solas con sus pensamientos. Hayden era una distracción constante y peligrosa.

Por supuesto, Debbie lo rechazó y se negó sin rodeos: "Si bien recuerdo, no te gustaban las tartas de crema, ¿cierto? Además, no sé prepararla. Creo que será mejor que te invite una comida en otro momento".

La verdad era que podía hacer una si todos los ingredientes estaban ya preparados. En el supermercado vendían la base para la tarta, la masa y los moldes. Sólo necesitaba poner en la base la masa y debía meterla en el horno y hornearla por un tiempo. Pero no tenía ganas de hacerlo. No tenía energía para ponerse a trabajar ahora.

Cuando ella y Hayden salían, una vez le había hecho una. Pero él sólo la había mirado con desdén y ni siquiera la había probado.

"Deb, no valoré lo que teníamos. Me he arrepentido desde entonces. Por favor, no te pido mucho. Ya estamos en la puerta de tu casa. No me rechaces, por favor". Hayden la miró expectante.

Debbie hizo una mueca larga y molesta. "No tengo ningún ingrediente en casa".

Al oír eso, Hayden inmediatamente volteó a ver a su asistente y le dijo: "Ve a un supermercado cercano y compra un paquete completo de ingredientes y utensilios par

En el estacionamiento, Emmett le hizo un gesto a Carlos para que se sentara atrás.

Pero cuando Emmett acababa de sentarse en el asiento del conductor y abrocharse el cinturón, Carlos salió repentinamente del auto y abrió la puerta del asiento del conductor. Lo sacó mientras ordenaba: "¡Muévete!".

Emmett, con obediencia, se pasó al asiento del pasajero.

Gracias a las excelentes habilidades de conducción de Carlos, el motor del caro y lujoso Emperor cobró vida y se movió como un cohete. El reluciente motor de alto rendimiento se podía escuchar claramente mientras el automóvil se deslizaba por las calles de la ciudad. El auto zigzagueaba por el camino, así que Emmett se aferró firmemente al bisel interior, conteniendo las ganas de vomitar. Fijó la mirada al parabrisas y mantuvo la boca sellada.

Sin lugar a dudas, el comportamiento loco de Carlos tenía que ver con Debbie.

Veinte minutos más tarde, el Emperor se detuvo en la East City Villa. Al ver el Porsche zafiro y el auto de Tristán estacionados frente a la villa de Carlos, Emmett estaba cada vez más seguro de su suposición.

'El señor Huo siempre pierde la compostura cuando se trata de Debbie', pensó con presunción.

Después de usar la cerradura de huellas dactilares, Carlos abrió silenciosamente la puerta y caminó hacia la sala. Ni siquiera se molestó en cambiarse de zapatos.

En la cocina, sosteniendo fuertemente la mano de Debbie, Hayden le preguntó preocupado: "Deb, ¿te duele? ¡Te llevaré al hospital ahora mismo!". Después de decirlo, la tomó entre sus brazos inmediatamente, sin darle oportunidad de negarse. Comenzó a sacarla de la cocina.

Al sentir que su cuerpo ya no tocaba el suelo repentinamente, Debbie se aferró a su cuello por instinto. "No, bájame primero...". '¡No es tan grave!', pensó.

Hayden ignoró sus protestas y salió corriendo de la cocina, llevándola en sus brazos. Justo cuando salió, vio a un hombre en la sala y se detuvo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir