ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 220 Mentiroso hijo de perra

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8735

Actualizado: 2019-08-28 00:12


Fue entonces que Debbie fue estimulada. En un ataque de nerviosismo, para evitar el vehículo que venía en dirección opuesta, había confundido el acelerador con el freno. Como resultado, el auto se había salido de control y había caído al río.

Con voz que expresaba su malhumor, Carlos dijo: "Aunque estaba decepcionado de ti, no fui a la casa de Megan. Y cierto, fue Megan quien me contó que tomabas píldoras anticonceptivas". También era cierto que le había dicho a Megan que nunca la abandonaría, pero como su tío.

"¿Perdiste la compostura porque se expuso tu mentira?", preguntó él.

Debbie lo miró decepcionada, "Entonces, ¿crees que esto no tiene nada que ver con Megan?".

Por el momento, Carlos no estaba seguro de cuánto podía confiar en Debbie, Acababan de confirmarle que ella había estado tomando píldoras anticonceptivas a sus espaldas. Además, Hayden nunca se fue de su vida. "Eres una mujer adulta, deberías asumir tu propia responsabilidad cuando hay un problema, en lugar de culpar a otros, ¿entiendes?".

Realmente enojada, Debbie se rio sarcásticamente, agarró la almohada de detrás de su espalda y se la arrojó con furia a Carlos. "¿Que culpo a otros? ¡Vete a la mierda! ¡Sal de mi vista! ¡No quiero volver a verte nunca más! ¡Nunca!".

Imperturbable, Carlos no la esquivó, y la almohada lo golpeó suavemente.

"Descansa un poco". Luego levantó la almohada, la arrojó sobre el sofá y se fue.

Ya sola, los ojos de Debbie se enrojecieron. Uno de los sentimientos que más disfrutaba con Carlos era que siempre la confortaba, era una parte invaluable de su relación, la hacía sentir como una princesa. Pero ahora que la ignoraba, se sentía como las malezas del jardín, algo que no le importaba y que bien podría pisotearse.

Su teléfono se había estropeado en el accidente, así que cuando Debbie se quedó sola en la sala, lo único que podía hacer era el zapping con los canales de la televisión. Sin embargo, no encontró nada que le interesara.

Cuando se aburrió del televisor y ya hacía más de una hora que Carlos se había ido, decidió levantarse de la cama para ir a jugar en la computadora de la sala.

Dejó la televisión encendida y se arrastró de mala gana de la cama para sentarse frente a la computadora. En ese momento, algo en el televisor llamó su atención. "El CEO del Grupo ZL, el señor Carlos Huo, está presente en el desfile de moda". Debbie se volvió al instante para ver las noticias.

Fashion Satellite TV de la Ciudad Y transmitía en vivo un desfile de modas internacional.

Innumerables cámaras enfocaban a Carlos, el hombre sombrío y bien vestido, la cita

de comenzar a hacer otras cosas?", insistió.

"Me importan un bledo los puntos, ¡mi esposo está presumiendo como pareja de otra mujer! ¿Quieres que me siente a esperar? ¡Consígueme una invitación para el desfile! ¡Tengo que ir allí y presenciar personalmente cualquier mal comportamiento suyo!".

Sin esperar una respuesta, Debbie se levantó de la cama y comenzó a buscar su ropa en el armario. Mientras la miraba, Tristan comenzó a lamentar la promesa que le había hecho sin pensar a Emmet, de hacerse cargo de Debbie en su lugar.

Después de un momento de buscar, Debbie descubrió que no había ropa que pudiera usar, y por supuesto ninguna vestimenta apropiada para asistir al evento. "La billetera de tu jefe se perdió en el río, consíguele una nueva tarjeta cuanto puedas. Espera, ¿Carlos no te había dicho que me trajeras algo de ropa? Aquí no hay nada", se quejó con amargura. A estas alturas ya se sentía muy frustrada.

Tristán sacudió la cabeza y respondió: "El señor Huo tenía la intención de que usted permaneciera en el hospital por una semana, todavía quedan cinco días, por eso aún no le he preparado la ropa".

'¿Quedarme aquí una semana mientras él juega por ahí con sus otras mujeres?'. Con solo pensarlo, Debbie estaba a punto de arrancarse el vendaje. ¿Cómo podría convencerlo de que ya se había recuperado y estaba lista para salir del hospital?

Entonces, mientras observaba a las ansiosas enfermeras que la rodeaban, tuvo una idea. "Está bien, supongo que tendré que quedarme".

Media hora después, Tristán volvió a llamar a Carlos. "Señor Huo, ¿puedo molestarlo un minuto?".

Carlos respondió bruscamente mientras dio una mirada a la modelo en la pasarela: "Dime". Estaba al borde de perder los estribos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir