ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 226 Tenemos que hablar

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9056

Actualizado: 2019-08-29 01:32


"¡Mamá!", la poderosa voz de Carlos interrumpió los murmullos de Tabitha. "Si les gusta Debbie o no, no tiene nada que ver conmigo. Solo responde a mi pregunta. ¿Cuándo viste a Debbie tomando píldoras anticonceptivas?".

"¡Carlos!", gritó Tabitha. La fría voz de su hijo le aguijoneó el corazón. "¡Nunca me hablaste así antes! Te has alejado de mí a causa de Debbie. Tú hostilidad me rompe el corazón".

Carlos siguió callado mientras crecía la sospecha dentro de él. No era difícil responder a la pregunta, si realmente lo había visto con sus propios ojos, pero ella seguía intentando eludir la cuestión. Carlos se dio cuenta de que las cosas no eran tan simples como había supuesto. "Lo siento, mamá. Tengo trabajo. Te llamaré más tarde. ¡Adiós!".

"¡Carlos! Carlos...". Tabitha quería hablar con su hijo un poco más, pero él dio por finalizada la llamada sin esperar su respuesta.

Se quedó mirando fijamente al teléfono durante unos instantes y luego volvió a la realidad. Se puso de pie y fue hacia el estudio de James, quien estaba hablando con alguien por teléfono con una sonrisa en su rostro cuando ella abrió la puerta y entró. Al verla, instantáneamente puso mala cara y terminó la llamada a toda prisa. La sonrisa había desaparecido de su rostro.

Con una voz poco amistosa, le preguntó: "¿Quieres algo?". Regresó a su asiento y agarró al azar un archivo que estaba en su escritorio.

La expresión de su rostro había cambiado tan bruscamente que era imposible que Tabitha no lo hubiera notado y se puso pálida. "Carlos sabe que Debbie toma anticonceptivos", dijo, tratando de parecer tranquila.

James dejó a un lado el archivo y preguntó arrugando el ceño, "¿Tan pronto?".

Ella asintió sin decir nada. Lo cierto era que ella había sido quien se lo dijo a Megan. Pero no se atrevería a decirle eso a James, pues temía su mal genio.

Hubo un momento de silencio en el estudio. James encendió un cigarro, dio una calada y sopló lentamente un hilo de humo. Tabitha quería que dejara de fumar, por el bien de su salud. Pero, las palabras se le quedaron pegadas a la garganta. No se atrevía a meterse en sus asuntos.

Después de unos momentos, ella apenas lo oyó murmurar: "Parece que no será tan fácil deshacerse de Debbie Nian. Quizá tenga que acabar con ella de una vez por todas".

Tabitha miró a aquel hombre completamente atónita. Su rostro no mostró emoción alguna al decir aquellas palabras diabólicas. Incluso dudó haber oído bien...

En la mansión, Debbie se cambió, se puso un conjunto informal y deportivo limpio, y ya todo estaba listo para salir.

Antes de irse, llamó a Emmett para preguntarle la nueva dirección de Megan, que ya no vivía en su residencia anterior. Ca

medio de la sala y examinó el lugar.

La decoración era el tipo de estilo que le gustaría a la mayoría de las chicas. Las paredes estaban pintadas en tonos pastel y rosa. Hasta los muebles estaban pintados en rosa infantil o azul claro.

Había adornos exquisitos y raros en las mesas y los armarios. Todo tenía aspecto de ser caro. Pero Debbie no encontró nada extraño o especial.

De repente, llamó su atención una foto enmarcada que había sobre la mesa. Curiosa, Debbie caminó hacia ella. Se quedó allí y miró la foto sin tocarla.

Había tres personas en la imagen: Carlos, Wesley y Megan.

Debía haberse tomado hace unos años, a juzgar por el tono de piel en la cara de Carlos. Lucía bronceado y también mucho más joven.

Carlos y Wesley llevaban ropa de camuflaje. Había una leve sonrisa en su cara, generalmente tranquila. Una pequeña y joven Megan estaba de pie entre ellos, sonriendo con dulzura y vistiendo el mismo uniforme de camuflaje. Al fondo había un mar azul. Era una foto entrañable...

Debbie ya sabía qué aspecto tenía Carlos con uniforme de camuflaje, porque tenía muchas fotos de grupo de sí mismo con otros peces gordos colgadas en las paredes de su estudio en la mansión. Esas fotos habían sido tomadas mientras servía en la Fuerza Especial.

"Esa foto es de hace cinco años. El tío Carlos acababa de acogerme y ya llevaba cuidando de mí algún tiempo en aquel momento". La voz de Megan vino de detrás de ella.

Debbie se dio la vuelta y la vio con un largo abrigo azul. En un tono sincero, Debbie, elogio la foto mientras volvía a mirarla una vez más, "Es una foto bonita. Dos hombres guapos y una hermosa muchacha de raza mixta. Deslumbrante". Debbie no pudo evitar pensar que si Megan no se hubiera enamorado de Carlos, también a ella le habría gustado esta chica.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir