ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 228 Siendo rebelde

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10938

Actualizado: 2019-08-30 00:12


Debbie giró la cabeza para mirar a Carlos. El hombre hosco se encontraba situado a cierta distancia, en un lugar más elevado desde el que la miraba con ojos penetrantes y el gesto serio.

Emmett, obviamente preocupado, también trató de persuadirla. "Jefa, cálmese. No vale...". Quería decir que no valía la pena arriesgar su futuro solo para vengarse de Megan. Pero como Carlos estaba justo a su lado, se tragó sus palabras. A él no le gustaba demasiado Megan, pero a Carlos sí. Y no merecía la pena que su jefe lo supiera. Sus sentimientos personales no eran necesarios para hacer su trabajo, y él lo sabía. También sabía que podía ser reemplazado en cualquier momento, y con respecto a Carlos, ya había estado en la cuerda floja varias veces.

Se apresuró a acompañar a Carlos y corrió hacia el grupo.

Al ver a Carlos dirigiéndose hacia ella como una flecha lanzada por un arco, Debbie se puso nerviosa. Empezó a perder la calma y miró a Megan con resentimiento. "Lo que dije iba en serio"

"Aaaaargh".

¡Splash!

Gritando, Megan cayó al río entre el ruido de un fuerte chapoteo.

Cuando Carlos llegó hasta ellas, Debbie ya había empujado a Megan al río. Él miró a Debbie enojado, con los ojos ardiendo de rabia. "Pensé que solo estabas siendo rebelde. Nunca imaginé que podrías ser tan malvada", la regañó.

Debbie lo miró sin pronunciar una palabra.

Al ver que Carlos estaba a punto de quitarse el abrigo, ella se puso nerviosa y preguntó: "¿Qué estás haciendo? ¡No la salves!".

Sus palabras no hicieron más que añadir leña al fuego. El cuerpo de Carlos irradiaba un aura gélida que hizo que Jeremías, Karen y Emmett contuvieran la respiración como si fueran una sola persona.

Sin apartar los ojos de Debbie, Carlos dio órdenes al grupo con un bramido resoluto. "Todos ustedes. ¡Salten ahora mismo! ¡Sálvenla!".

De hecho, la razón por la que Debbie tuvo que incluir a Karen y a Jeremías en su plan fue que podían salvar a Megan en el último momento. Karen era buena nadadora, y Jeremías era un tipo fuerte que fácilmente podía cargar a otra persona. Ella no tenía la intención de matar a la chica, por eso llevó a otras personas a las que pudiera recurrir en caso de que Megan no pudiera salvarse a sí misma. No iba a matarla, pero sin ninguna duda le iba a hacer sentir todo el miedo del mundo.

Karen estaba preparada desde el mismo momento en que Megan se cayó al río. En cuanto Carlos dio la orden, ella intervino instantáneamente. Aunque quizá no estuviera lista del todo, no era prudente desobedecer a Carlos. Mantuvo el ritmo de su brazada y colocó su cuerpo de forma que las corrientes no pudieran llevársela también. Desde luego, hoy no tenía pensado ahogarse.

Al ver a Karen saltar, Emmett la siguió. Tenía que obedecer a Carlos y además, quería asegurarse de que Karen estuviera a salvo. No le importaba gran cosa Megan, pero Karen era su novia. Habían comenzado a salir para engañar a los padres de Emmett y, entretanto, él había empezado a sentir algo por esta chica. Podía entender por qué le gustaba a Debbie.

Después de caer al río, Megan siguió luchando. Finalmente salió a la superficie, pero solo pudo mantenerse a flote uno o dos segundos mientras escupía agua. Luego, volvió a hundirse, arrastrada por la fuerte corrien

ocó la cabeza y le sonrió con ternura. "¿De qué hablas? Debbie, en mi corazón tienes un lugar mucho más importante que Megan".

'¿Qué? Un momento. ¿De dónde viene esa mirada cariñosa en sus ojos? ¿Acaso...?'. Muy nerviosa, Debbie se alejó para evitar que la tocara y lo miró fijamente. "¿Acaso... quieres... quieres ser infiel a tu prometida?", tartamudeó ella.

A Curtis le hizo gracia la pregunta. Le dio unas palmaditas en la cabeza y le dijo: "Vaya, sí que lo entendiste mal. ¡Tú no tendrás miedo de Carlos, pero yo sí tengo miedo de que Karina me eche de casa!".

Debbie quiso reírse, pero ante la mención del nombre de Carlos, su gesto se torció en una mueca.

Al ver su tristeza, Curtis se sentó a su lado y tiró de la esquina de la colcha. Dijo impotente: "¿No te dijo Karina que no te pelearas con Carlos por Megan? ¿Por qué no puedes meterte eso en la cabeza?".

Debbie sonrió amargamente. "Megan fue demasiado lejos esta vez. No habría habido tantas peleas si no hubiera sido por ella".

Su relación estaba cada vez más tenso estos últimos días debido a que Megan causaba problemas todo el tiempo y, además, que Carlos los viera a ella y a Hayden juntos en la villa también empeoró las cosas.

"Carlos ha estado en apuros debido a ustedes dos, chicas. Pero él ya sabía que tú y Megan eran como el agua y el fuego, y por eso le otorgó la custodia de Megan a Wesley y le pidió que pasara más tiempo cuidando de ella. Estoy seguro de que eres mucho más importante para Carlos que Megan", dijo Curtis, consolándola pacientemente. Había muchas cosas que Debbie no sabía. Pero Curtis había visto con sus propios ojos cuánto se preocupaba Carlos por ella. Así que pensó que al menos debería decirle eso.

Antes de que Debbie entrara en la vida de Carlos, él había dedicado casi todo su tiempo libre a Megan.

Pero después de enamorarse de Debbie, Megan ya no era su principal prioridad. Especialmente, sabiendo que a Debbie no le gustaba Megan, Carlos siempre había hecho todo lo posible por mantenerse alejado de ella. Curtis era testigo de todo esto. Y sabía que para que algo así sucediera, Debbie tenía que ser muy importante para el hombre frío y orgulloso.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir