ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 230 Tienes prohibido beber

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7640

Actualizado: 2019-08-30 03:40


Debbie había estado en la casa de Jeremías un par de veces, Fanni Ji, que era la madre de Jeremías y madrastra de Damon, había sido muy amable con ella, porque pensaba que Debbie era la novia de Jeremías. Cuando le dijeron la verdad, se sintió algo avergonzada por su error, sin embargo, igual trataba a Debbie muy bien.

"Bueno, gracias tío Jasper, adiós", dijo Debbie.

"Adiós, Debbie".

Después de colgar, Debbie llamó a Karen, pero desafortunadamente, su teléfono estaba apagado.

Suspiró y luego trató de contactar a Kristina, pero antes de que pudiera hacerlo, sonó su teléfono. Era Karina.

"Hola, Karina", dijo Debbie con voz deprimida.

Karina se dio cuenta de que estaba de mal humor. "¡Hola, Debbie! ¿Qué estás haciendo ahora? ¿Estás libre? ¿Qué tal si salimos a tomar algo?".

¡Esto era exactamente lo que Debbie quería! Con una palmada en el muslo, contestó alegremente: "Claro, ¿por qué no?".

Justo estaba tratando de encontrar a alguien con quien salir cuando Karina llamó.

"Reservaré un lugar y te enviaré la ubicación por WeChat", dijo Karina.

"Perfecto, te estaré esperando".

Debbie dejó escapar un suspiro de alivio, podría ahogar sus penas esta noche.

"Pensé que no se te permitía beber", le dijo Gustavo confundido.

Sorprendida, Debbie respondió "¿Qué? ¿Quién te dijo eso?".

"Curtis, me dijo que tu esposo te prohibió beber", respondió con sinceridad. Su hermano le había dicho también que si veía a Debbie bebiendo, no solo tenía que pagarle la cuenta, sino también llevarla a un lugar seguro para que Carlos no le diera un sermón.

Debbie no supo qué decir. '¿De verdad? ¿Prohibirme beber? Bueno, dentro de poco podría ser el esposo de otra, ya no tiene derecho a decirme qué hacer'. Estaba más convencida que nunca de que tenía razón. Carlos había elegido defender a Megan en vez de a ella, así que, para Debbie, habían terminado. Además, pensó que prohibirle salir y ahogar sus penas en alcohol era una regla estúpida. ¿De qué otra forma se suponía que iba a eliminar el estrés? ¿Con meditación?

Sin saber a dónde ir, Debbie le pidió a Gustavo que la dejara en un centro comercial.

En realidad había planeado visitar a sus tíos con Carlos, pero ahora parecía imposible, la terca chica no quería ni pensar en su díscolo marid

de diez metros de profundidad! Esa chica era Megan, la sobrina de Carlos. Aunque Carlos perdonara a su esposa, ¿pero a un pendejo como Jeremías? ¡Ja!".

"Cuida tu lenguaje, Megan se lo merecía, ella provocó el accidente de auto de Debbie", replicó Jeremías enojado.

Damon puso los ojos en blanco. "Todo lo que dice la petarda de Debbie te lo crees, ¿cierto? De todos modos, Megan no estaba allí cuando ella tuvo el accidente, ¿cómo pudo provocarlo? Vamos, obviamente la Petarda Nian estaba celosa y trató de incriminar a Megan".

Jeremías se puso furioso al escuchar a Damon. Empujó a Jasper, que estaba a punto de golpearlo otra vez. su padre se tambaleó y cayó sobre la cama, mientras Jeremías agarró a Damon del cuello y gritó: "¿Dijiste que Debbie trató de incriminar a Megan? ¡No hables así de ella!".

"Amigo, conozco a Megan desde hace más de cinco años, sé que es una niña inocente", dijo Damon enojado.

"¡Maldita sea! Conozco a Debbie desde hace siete años, ella tampoco haría eso". Mientras decía esto, Jeremías levantó el brazo y le lanzó un puñetazo a la cara.

Damon fue lo suficientemente rápido como para esquivar el golpe, pero ahora que Jeremías había comenzado una pelea, no se iba a quedar quieto. Le lanzó un puñetazo a su hermano, pero Jeremías lo bloqueó. Entonces, los dos hermanos comenzaron a luchar en serio, los puños volaron y los ánimos estallaron.

Jasper y su esposa los miraban boquiabiertos, los dos hermanos estaban peleando por unas chicas que ni siquiera eran sus novias.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir