ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 232 Me gustan las chicas rellenitas

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6940

Actualizado: 2019-08-31 00:12


Gregory miró el menú al que apuntaba Debbie y sintió un gruñido en el estómago, como si ya le estuviera doliendo. Para no ser un aguafiestas, tragó saliva y le dijo al camarero: "Lo mismo para mí".

El camarero se quedó boquiabierto. Tratando de contener su asombro, les sugirió con una sonrisa: "Los platos que han pedido son, quizá, demasiados. ¿Qué les parece si les llevo a una mesa más grande?".

Debbie rechazó cortésmente la sugerencia diciendo: "No, gracias. Esta mesa está bien".

Carlos y Olga estaban sentados en la mesa de al lado. Debbie quería ver cómo iba a coquetear su marido con otra mujer justo delante de ella.

Muy poco después, un par de camareros caminaron hacia su mesa empujando carritos de comida y sirvieron los platos. Olga estaba sorprendida.

Mirando los tres platos pequeños que ella tenía delante, le dijo a Carlos susurrando: "¡Dios mío! ¿Cómo puede comer tanto una mujer? ¡Solo uno de esos menús que pidió me duraría tres días a mí, y dos de ellos me durarían una semana!".

Carlos la miró con indiferencia y respondió: "Un buen apetito es una bendición".

Olga no se esperaba que él defendiera a Debbie. Así que le dedicó una sonrisa incómoda y cerró la boca. Después de una pausa, agregó: "De por sí, ella ya tiene una constitución robusta. Si sigue comiendo así, no le gustará a ningún hombre".

"Me gustan las chicas rellenitas", dijo Carlos con el semblante serio.

Olga no sabía cómo responder. '¿Por qué defiende a Debbie otra vez? ¿O insinúa que no le gusta mi cuerpo flaco?', se preguntó. Olga no dijo nada más y se puso a comer con gestos elegantes.

Debbie tragó un bocado de espagueti y comenzó a cortar el filete con su cuchillo y tenedor. Miró a Gregory, que parecía estupefacto, y dijo: "Voy a hacer como si este filete fuera mi esposo, y lo apuñalaré y lo haré pedazos".

Cortó la carne llena de ira, pero eso era todo lo que podía hacer. Partió un pedazo y se lo puso en la boca.

"¿Tu marido? Pero...", Gregory, nervioso, miraba furtivamente a Carlos de vez en cuando. Sabía que la pareja había tenido una

"Así que quieres tener una ruptura limpia conmigo para poder estar con Gregory Song, ¿no es así?", respondió.

Debbie apretó su teléfono más fuerte. Necesitó hacer varias respiraciones profundas para calmarse.

Para enojar a Carlos, ella respondió escuetamente: "¡Sí!". Luego se arregló la ropa y salió del cubículo.

Olga estaba de pie ante el lavabo, alisándose el cabello. Al ver a Debbie por el espejo, se burló, "Debbie Nian, eres realmente buena seduciendo a los hombres. Primero, te liaste con el señor Gu, y ahora estás con el hijo de la familia Song".

'E incluso había abrazado y besado al señor Huo. Menos mal que al señor Huo no le gusta Debbie. De lo contrario, no podría estar burlándome de ella ahora', pensó Olga con una sonrisa.

"Deberías dar gracias de que yo no tenga interés en Carlos Huo. Si lo tuviera, no estarías liándote con ese hombre infiel", le soltó Debbie con un tono frío.

Olga se puso furiosa cuando oyó a Debbie llamar a Carlos "hombre infiel". Caminando sobre sus altos tacones, se acercó a Debbie y la fulminó con la mirada. "¿Cómo te atreves a decir que el señor Huo es un hombre infiel? Se lo contaré y definitivamente, te borrará de la faz de este mundo. ¡Espera y verás!".

Debbie agarró una toallita para secarse las manos. Fingiendo estar aterrorizada, le suplicó burlona, "¡Se lo pido por favor, no haga eso, señorita Mi!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir