ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 235 Has cambiado

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7124

Actualizado: 2019-08-31 02:23


Debbie ya estaba borracha. Puso una mano sobre el hombro de Karina y le dijo a Emmett: "No voy a ir a ver a Carlos. Déjame en paz. Karina, bebamos un poco más".

Las dos mujeres habían pasado un rato feliz bebiendo juntas. Karina también estaba un poco ebria. Reposando la cabeza sobre el hombro de Debbie, Karina despidió a Emmett y le dijo: "Puedes irte. Debbie es mía ahora".

Emmett no sabía qué decir. Él quería irse, pero su jefe lo mataría si se fuera sin Debbie. "Señora Huo, es muy tarde y debe tener sueño. ¿Por qué no viene conmigo ahora?", intentaba persuadir a Debbie con paciencia.

Ella trató de abrir sus ojos somnolientos y fijó su mirada en el ansioso secretario de su esposo. "De acuerdo... ¡No! Bueno sí...".

'¿Eso es un sí o un no?', se preguntó Emmett sintiéndose derrotado.

Finalmente, con la ayuda de Gregory, logró sacar a Debbie del bar.

El Emperor de Carlos estaba estacionado en la entrada. El hombre que estaba sentado en el asiento trasero sintió un instantáneo dolor de cabeza al ver a aquella mujer borracha que Emmett traía a la espalda.

Salió del auto, se la quitó de encima a Emmet y puso cara de disgusto cuando sintió la peste a alcohol que emitía.

Debbie abrió los ojos y vio que estaba en el auto. Luego vio a Carlos sentado a su lado, pero estaba demasiado borracha para mantenerse calmada. "¡Ah, eres tú! ¡El bobo de los cojones Huo! El señor Pendejo... Urgh... Estoy tan llena. Un solo trago más y explotaré".

¡Cómo le gustaría a Carlos poder arrojarla a la nieve para que se calmara! Pero fue solo un pensamiento.

Atrajo a su esposa a sus brazos y escuchó su incesante queja.

"¿Qué haces aquí delante de mí?", preguntó ella.

"No quieres verme, ¿verdad?", preguntó él como respuesta. Habló muy bajo cuando hizo esa pregunta.

"Ajá...", asintió Debbie, y luego dijo: "Carlos Huo ha cambiado. Ya no me trata como antes. Y yo tampoco lo voy a amar más. Me casaré con otra persona".

"¿Con quién te quieres casar?". Carlos hizo todo lo posible para reprimir una ira que iba en aumento.

Después de pensarlo un momento, ella respondió: "¡Con Gregory! ¡O Curtis,

dentro de él, la besó sin piedad, mientras sus manos recorrían todo su cuerpo.

Y esta vez ella fue tan obediente que él no pudo contenerse y tuvo sexo con ella en todas las posiciones imaginables, una y otra vez...

A la mañana siguiente, cuando Debbie se despertó, su cabeza la estaba matando.

Cuando se dio la vuelta en la cama, sintió como si le hubiera pasado un camión por encima. Y cuando bostezó, descubrió que le dolía la boca.

'¿Qué diablos pasó anoche? ¿Por qué me siento tan cansada?'.

Se sentó, miró a su alrededor y luego se dio cuenta de que estaba en el dormitorio de ella y de Carlos en la mansión.

'¿Cómo llegué aquí? ¿Cuándo volví?

¿Por qué no me acuerdo de nada?'.

Frotándose las sienes doloridas, arrojó las sábanas hacia atrás intentando encontrar su teléfono. "¡Aaaaaargh!", gritó con la voz ronca.

Casi se desmaya cuando vio su propio cuerpo.

¡Marcas! ¡Tenía marcas por todas partes!

'¡Esto ha sido Carlos Huo!', pensó enojada.

Cuando por fin encontró su teléfono, marcó el número de Carlos sin pensarlo. Nada más entrar la llamada, gritó al teléfono: "Carlos Huo, ¿qué hiciste conmigo anoche?". Sonaba como si se hubiera visto obligada a ejercer la prostitución.

Carlos esbozó una sonrisa al recordar lo que había sucedido la noche anterior.

Wesley, que estaba sentado frente a él, resopló al ver su reacción. '¡Esa llamada debe ser de su esposa!', pensó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir