ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 237 No te atrevas a tocarla

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7695

Actualizado: 2019-09-01 00:12


"Quiero que te disculpes con Megan, ella está muy inestable en este momento", dijo Wesley sin rodeos. Hablar con rodeos nunca fue lo suyo.

Se crio en los barrios residenciales militares y creció para ser un militar, así que era un hombre con poco tacto y delicadeza. Debbie no sabía si reír o llorar con sus palabras.

"Coronel Li, Megan es quién debería disculparse, no yo". Ni el propio Carlos pudo hacer que ella se disculpara. Wesley solo estaba desperdiciando su tiempo.

Al escucharla, el hombre dijo en un tono serio: "Megan es solo una niña, deberías ser más tolerante con ella. Además, ella es la que está en el hospital ahora, no tú".

"Wesley, tú y tus amigos están de su lado, ni siquiera te importa quién tiene razón y quién está equivocado cuando se trata de Megan, ¿verdad?". Debbie preguntó con una mirada fulminante. El hecho de que él y Carlos atesoraran a Megan no significaba que pudieran cubrir todos sus errores y no había forma de que Debbie se disculpara con ella.

Wesley le lanzó a Debbie una mirada complicada y luego dijo: "Lo siento, Debbie". Con eso, caminó hacia su vehículo militar con unos pasos firmes y abrió la puerta trasera para Debbie, como si dijera: "Entra, por favor".

La ira de Debbie creció. '¿Qué demonios? ¿Me obligará a disculparme con Megan a pesar de que ella está equivocada? ¿Piensa que con gusto entraré en el vehículo solo porque él me lo pidió? Ni siquiera escucho a mi propio esposo, ¿qué le hace pensar que alguna vez lo escucharé a él? ¿Qué tan fácil de convencer cree que soy?'. "Coronel Li, el nuevo semestre comienza en dos días, voy a comprar algunos artículos de papelería nuevos. Pase por la mansión si quiere".

Debbie se giró para caminar hacia su auto.

Wesley, sin embargo, la alcanzó después de varios pasos y cerró la puerta del auto que acababa de abrir. Se paró rígidamente frente al auto.

"¿Qué? ¿Quieres pelear?", preguntó Debbie. No le importaba un comino su estado o rango militar.

Wesley estaba a punto de decir algo cuando sonó su teléfono. Contestó la llamada y simplemente dijo: "Estoy en tu mansión".

"Lo sé", respondió Carlos, mientras entraba en el ascensor. "Te advierto, no te atrevas a tocarle un pelo a mi esposa".

Wesley miró a Debbie y luego respondió: "No te preocupes, la respeto, es por

mismas palabras. Esas palabras habían sonado en su cabeza innumerables veces incluso después de que Blair se había ido. Al escucharlas de nuevo, las palabras lo golpearon con fuerza. Él dijo solemnemente: "Megan no es con quien me quiero casar".

Debbie estaba intrigada. "¿Hay alguien más que te guste? ¿Quién es? ¿Dónde está ella ahora? ¿Has estado saliendo con ella?".

"...", el silencio fue la única respuesta que recibió de él.

Al sentir el cambio en el estado de ánimo de Wesley, Debbie pensó que podría haber tocado sin querer un punto dolorido. Se abstuvo de hacer más preguntas personales.

Ambos permanecieron en silencio hasta que llegaron al departamento de pacientes hospitalizados. Fue Carlos quien le abrió la puerta a Debbie cuando ella salió del vehículo.

Quería bajar por sí sola, pero Carlos la atrapó rápidamente cuando ella saltó.

Él sostuvo la mano de ella y no la soltaba, pero Debbie lo empujó, sonrojándose. "No me toques", le reprendió.

Carlos la agarró de la muñeca y dijo rotundamente: "Eso no fue lo que dijiste en la cama anoche".

Wesley, que había dado la vuelta al vehículo desde el lado del conductor para llegar a ellos, escuchó su pequeña conversación. '¿Por qué? Todo lo que hice fue traer a tu esposa al hospital. ¿Tenías que castigarme haciéndome escuchar eso?'.

Debbie intentó cubrir la boca de Carlos, pero ya era demasiado tarde. Las palabras ya estaban a la intemperie.

Ella sacudió la mano de Carlos y dijo sarcásticamente: "¿Entramos ahora, ángeles guardianes?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir