ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 239 Soy yo quien dice 'basta'

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7540

Actualizado: 2019-09-01 01:08


Carlos no dejó que Debbie le quitara el anillo. Le agarró las manos mientras ella intentaba arrebatárselo y dijo: "¡Ya basta!".

"¡Eso lo decidiré yo! ¡Yo soy quien dice 'basta'! Ella me ha estado causando problemas desde el principio. ¡Y esto se termina hoy!". Debbie intentó soltar sus manos del agarre de Carlos, pero no pudo. Furiosa, ella le mordió la mano.

Le dolió, pero Carlos no la soltó. Apretó los dientes para tragarse el dolor mientras ella le mordía más fuerte.

Pero a Debbie se le ablandó el corazón y lo soltó. Al fin y al cabo, era su esposo. Pero aun así, todavía estaba furiosa. Estaba enojada consigo misma por haber sido tan tonta con Carlos.

Dejó escapar un suspiro agudo y luego se volvió hacia Megan. "¿Quieres que te pida disculpas? Ruégamelo. Si me suplicas, no solo me disculparé, sino que también te regalaré mi esposo... ¡Auch!". La mano de Carlos apretó la suya con fuerza. Le hizo tanto daño que contrajo el rostro y cerró los ojos con fuerza.

Pero aun así, siguió hablando. "¡Megan Lan! Si no te disculpas y admites que me has estado difamando, echaré abajo esta sala".

Carlos volvió a apretarle la mano otra vez e intentó hacerla entrar en razón. "Cálmate".

"¿Que me calme? Mi esposo está protegiendo a la otra. Dime, ¿cómo se supone que debo calmarme?". Cuando dijo 'la otra', Wesley y Damon se enfurecieron de nuevo.

Damon se metió las manos en los bolsillos y miró a Debbie dándole a entender que no le importaba nada. "Debbie Nian, Megan conocía a Carlos desde mucho antes que tú".

Debbie se quedó petrificada. Un rastro de desesperación revoloteó en sus ojos. "¿Qué quieres decir? ¿Estás diciendo que 'la otra' soy yo?".

"¡Damon, cállate!", estalló Carlos. Sus ojos dispararon dagas heladas a Damon.

Debbie sintió que su corazón se hundía en un lugar tan oscuro y frío como el fondo de un lago que hubiera estado helado durante mil años. Miró a Carlos y le pidió en voz baja: "Por favor, envíame al extranjero ya. ¿Puedes?". No podía permitirse el lujo de estudiar y vivir sola en el extranjero, por lo que no le quedaba más remedio que depender de Carlos por el momento.

"No", fue lo único que dijo él con la frialdad que acostumbraba.

"¿No? ¡Muy bien! Entonces, disfruta el espectácul

de Megan. Para ser un militar con tantas gloriosas hazañas de guerra, ¿cómo es posible que una chica te engañe tan fácilmente? Sin duda es toda una deshonra para una familia como la tuya, con generaciones de valerosos militares".

Dicho eso, Debbie salió de la sala con garbo, sin siquiera dignarse a mirar a los demás.

Wesley se quedó mirándola sintiéndose profundamente abochornado, '¿Solterón? Eso me ha llamado'.

Todo en la sala volvió a la normalidad después de la disculpa de Megan. Y Debbie se había ido satisfecha.

Wesley era quien había traído a Debbie al hospital para que pidiera disculpas a Megan. Pero las cosas habían terminado de la forma más irónica.

Cuando el médico comenzó a examinar a Megan, Carlos le dijo: "Recupérate bien. Dedícate al estudio cuando salgas del hospital. También tendrás que estudiar en el extranjero después de tu graduación".

Megan quiso intentar una vez más ganarse a Carlos. "Tío Carlos...". Pero lamentablemente, Carlos salió de la sala sin escucharla.

Wesley se quedó cavilando profundamente mientras observaba al médico examinar a Megan.

El doctor finalmente concluyó que Megan estaba perfectamente bien. Wesley se aseguró de que no necesitaba nada más y luego dijo: "Descansa un poco. Pasaré por aquí más tarde". Y salió del hospital.

Cuando se quedó sola, Megan se quitó las máscaras de todas sus emociones y miró al techo, 'Debbie Nian es incontrolable; mucho más de lo que pensaba, pero es solo porque Carlos la ama demasiado'.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir