ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 244 No luches

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8358

Actualizado: 2019-09-02 00:40


'¿Darle una lección a Debbie?', Damon puso los ojos en blanco: "Vamos, Carlos, solo admítelo, eres esclavo de tu esposa. Haces lo que ella quiere, supongo que Debbie hará que te pares descalzo sobre un puerco espín. Me gustaría ir contigo y ver como vas a lidiar con ella".

Carlos estaba a punto de responder cuando su teléfono comenzó a sonar, zumbaba insistentemente sobre la mesa, Damon miró el identificador de llamadas y vio que era Emmett. Antes de que Carlos pudiera alcanzarlo, Damon contestó y lo puso en altavoz. Desde el otro extremo de la línea se escuchó la voz nerviosa de Emmett. "¡Malas noticias, señor Huo! ¡La señora Huo está en un club nocturno y va a pagar por un acompañante masculino!".

En el salón privado el silencio era absoluto, todos se volvieron a mirar a Carlos. La ira nubló su expresión, pero pronto desapareció, levantó su teléfono y preguntó con calma: "¿Qué club nocturno?".

"El que está enfrente al Club Privado Orquídea", respondió Emmett.

"Está bien". Carlos terminó la llamada y volvió a guardar su teléfono en el bolsillo, miró al grupo y dijo: "Chicos, diviértanse sin mí".

Luego se dirigió hacia la puerta a toda prisa, todos se miraron entre sí, asombrados e incrédulos.

Curtis se levantó de la silla y dijo: "Mejor voy con él para evitar que haga tonterías", temía que Carlos perdiera la cabeza y lastimara a Debbie. Conocía a Carlos bastante bien, y sabía que cuando se trataba de Debbie, perdía la cabeza con bastante frecuencia, Carlos estaba locamente celoso, y no toleraría que un hombre siquiera mirara con deseo a su esposa. Tener una esposa hermosa era una bendición y a la vez una maldición para él.

Karina, por su puesto, fue detrás de su novio. A Damon la situación le resultaba divertida, y como siempre buscaba entretenimiento, fue con ellos también.

A Wesley no le interesaba este tipo de cosas, todo lo que quería era volver a su casa, pero cuando se volvió hacia Blair y vio su expresión emocionada, suspiró por dentro y siguió a sus amigos, supuso que ella quería ver correr sangre. Al final, todos caminaron hacia el club nocturno que estaba al otro lado de la calle.

Por supuesto, Debbie tenía un plan, Después de denunciar a su esposo, llamó a Karen y decidieron encontrarse en el Club Nocturno.

Carlos le había prometido una vez que siempre la defendería, pero había roto esa promesa y la había herido, así que decidió vengarse de él.

Había elegido deliberadamente un vestido negro ajustado que a Carlos le enc

rvicio si fuera necesario.

Los ojos de Carlos recorrieron a las personas en el reservado y se estrecharon cuando vio a la mujer apoyada contra un hombre y bebiendo vino.

A pesar del frío invierno, el reservado estaba bastante templado, la inversión en el sistema de calefacción había valido la pena. La mujer vestía un ajustado vestido negro y llevaba un maquillaje intenso. Parecía una sirena sexy y picante.

"¡Sácalos de aquí!", exigió con frialdad. Emmett hizo un gesto a los guardaespaldas para que echaran a los acompañantes masculinos.

Debbie se volvió más audaz cuando vio a su esposo, agarró con fuerza el brazo de David y le dijo a Carlos: "¿Qué estás haciendo? Tú tienes a tu amante y yo tengo a mi chico, ¡lo justo es justo!".

Aunque David no reconoció a Carlos, su aura amenazante lo intimidó. Le dijo a Debbie en voz baja: "Señorita, este hombre asusta bastante, creo que debería irme, ¿lo hacemos más tarde?".

Debbie puso los ojos en blanco y espetó: "No tengo miedo, ¡eres un hombre, actúa como tal!".

Carlos estaba furioso porque pensaba que estaban coqueteando, y eso no era tolerable. David estaba susurrando al oído de su esposa, nada menos.

En el siguiente instante, se les acercó, agarró a David por el cuello y lo golpeó en la cara, su cabeza torció.

"¡Aaaaay!", gritó David a todo pulmón, "¡Ayuda! ¡Ayuda!".

Debbie agarró de inmediato el brazo de Carlos para detenerlo, "¿Por qué lo golpeas? ¡Suéltalo!".

El gerente estaba asustado, se acercó rápido a David y le dijo "No luches, David. Deja que el señor Huo te pegue. Te pagaré el doble de tu tarifa por hora...".

Todos en la cabina se quedaron sin palabras.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir