ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 254 Un hombre confiable

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8832

Actualizado: 2019-09-04 00:56


Karen sintió un calor que recorría todo su cuerpo. Trató de mantener la calma y se acercó a Emmett, que estaba mirando formalmente los anillos de diamantes. "¡Sólo estaba bromeando, Emmett! Ni siquiera me he graduado aún. No quiero pasar la vida universitaria con un bebé en mi vientre. No me lo propongas ahora".

Emmett sacudió la cabeza con impotencia. "Karen, tonta. Podemos comprometernos ahora y nos casaremos cuando te gradúes".

Sus palabras la conmovieron. Las lágrimas amenazaban con salir de sus ojos enrojecidos. Pero fingió estar enojada y lo reprendió: "¡Sé honesto! ¿Estás apurando la propuesta sólo para ahorrarte una comida? Nuestros padres aún no se conocen. ¿Crees que me casaré tan fácilmente? ¡De ninguna manera!".

La verdad era que ella también quería casarse con Emmett lo antes posible. Pero pensándolo bien, no quería apresurar las cosas porque sólo llevaban juntos poco tiempo. Después de todo, el matrimonio era un gran asunto en la vida de una persona, en especial para una mujer. Ella quería considerar esto a fondo antes de tomar una decisión final.

Emmett asintió comprensivamente. "Tienes razón en eso. Esperaré hasta que te gradúes. Y luego, les pediré a mis padres que hablen con los tuyos sobre nuestro matrimonio".

Con los ojos llenos de lágrimas, Karen vio el hermoso futuro que se presentaba frente a ella. Y dijo con un enfado falso: "Entonces está arreglado. Si no me lo propones oficialmente cuando me gradúe, serás un perro tramposo. Y si no acepto cuando lo hagas, yo lo seré".

Emmett consideró sus palabras por unos segundos. Pero de repente, como si despertara de una confusión, la corrigió de inmediato, "¡No me comprendiste, Karen! ¡Lo que quise decir fue que te lo voy a proponer cuando termines el tercer año, no el último! ¿Tomarás el examen de ingreso para el posgrado? Si es así, hagámoslo antes. Te lo propondré al final de este semestre y le pediré el permiso a tus padres".

"¿Cómo? ¿Tan pronto? Entonces, sólo falta un semestre". Aunque quería casarse con él pronto, sintió que un semestre era demasiado rápido.

"Sí. Necesito pedirle al señor Huo vacaciones con unos meses de antelación. Porque quizá necesite al menos un mes libre para preparar nuestro compromiso y boda. Es decir, no trabajaré en julio y comenzaré a ganar dinero para nuestra nueva familia a partir de agosto...". Emmett siguió murmurando sobre su plan con una mirada seria en el rostro.

Karen brillaba de felicidad mientras veía a su hombre planear cuidadosamente su futuro. Obviamente hablaba en serio sobre su matrimonio.

Karen lo había pasado mal con Lewis, pero ahora tenía a Emmett, un hombre

se refería a mí!', pensó enojada.

Olga había creído que Carlos la había invitado para insultar a Debbie y para burlarse de ella. Pero ahora, se daba cuenta de que ella había sido la burla de la pareja.

Olga estaba enojada, tenía el rostro retorcido de ira.

Cuando estaba a punto de hacer un berrinche, la advertencia de Carlos le vino a la mente. Antes le había advertido que no ofendiera a Debbie. De modo que la mujer furiosa se estremeció y contuvo su ira.

Hizo todo lo posible para tragar sus emociones y estabilizar su respiración. Mientras Olga se preguntaba si debería disculparse o irse de inmediato, Debbie volvió a preguntar: "Señorita Mi, ¿quién debería tener vergüenza? ¿Qué tal si llamo a mi esposo y le pido su opinión?"

Debbie pensó que era el momento adecuado para ejercer su derecho como señora Huo y deshacerse de sus rivales de amor. ¡Era ahora o nunca!

"¿Cómo te atreves a amenazarme usando el nombre del señor Huo?", Olga se encendió. Todavía no había tenido la oportunidad de humillar a Debbie, y ahora la mujer arrogante era la señora Huo. ¿Cómo podría tener la oportunidad de aplastarla ahora?

"Carlos es mi esposo. ¿Por qué no debería hacerlo?". '¡Debería hacer un buen uso del poder de Carlos ahora mismo!', pensó con picardía. Debbie se recostó en el sofá y continuó con una amplia sonrisa: "No quiero ver a ninguna de ustedes aquí. ¡Lárguense o llamaré a Carlos!".

"Tía Debbie", gritó una voz.

Antes de que esas mujeres pudieran levantarse para irse, apareció otra en la sala.

Debbie sintió que le estallaba la cabeza. Había tratado con muchas mujeres esta noche, pero ahora tenía que manejar a la más problemática y repugnante. '¡Oh Jesús! ¡Mejor me levanto y me voy!', pensó, suspirando con impotencia.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir