ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 255 Ella es la Sra. Huo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8457

Actualizado: 2019-09-04 00:56


Megan agarró a Debbie por la muñeca para detenerla. "Tía Debbie, ¿sigues enojada conmigo?", preguntó con una mirada triste en su rostro.

Vio que había un grupo de mujeres reunidas alrededor de Debbie, y pensó que este era el momento ideal para ir a por ella. No iba a acercarse a Debbie en privado. Debbie no era ningún pelele y, Carlos la defendería si intentaba hacerle algo. Ya había defendido a Megan frente a Debbie una vez, pero no siempre le iba a salir bien.

Ahora Debbie estaba rodeada de mujeres muy diferentes, y todas eran fans de Carlos. Megan decidió unirse a ellas para encargarse de Debbie.

Debbie se quitó de encima la mano de Megan y le dijo de forma agresiva: "Sí, lo estoy. Estoy enojada porque son ustedes como moscas, zumbando a mi alrededor todo el tiempo. Y eso es my molesto".

El insulto de Debbie tomó por sorpresa a las mujeres. Era obvio por sus expresiones.

Megan sabía cómo hacer enojar a Debbie, y esta mordería el anzuelo impulsivamente. Estas mujeres eran de familias acomodadas y sus padres las habían malcriado. Naturalmente, no se quedarían calladas ante esa humillación.

La primera en responder fue Portia. Miró a Debbie y la reprendió con dureza: "¿Te crees que eres alguien solo por estar casada con el señor Huo no? Aún tienes que aprender a ser la señora Huo. Una Huo tendría más gracia y elegancia".

"¡Ja!", Debbie se rio sarcásticamente, la situación sinceramente la divertida. "¿Quién demonios te crees que eres, Portia Gu? ¿Que necesito aprender a ser la señora Huo? Te mueres por reclamar ese título, ¿verdad? Pues siento reventar tu burbuja, pero Carlos no se casaría contigo aunque fueras la última mujer de la tierra".

Después de decir eso, colocó cuidadosamente el vaso en la bandeja de un camarero cercano y salió de la habitación, dejando atrás a las furiosas mujeres. Les estaba mostrando la combinación correcta de desprecio y desdén.

Con un vestido de noche y un par de zapatillas, estaba demasiado avergonzada para pasear entre la multitud. Cuanta menos gente viera que llevaba un atuendo totalmente incongruente, mejor. Carlos le había pedido que lo esperara, así que se vio obligada a ir al jardín, que era un área que casi no había nadie.

El sistema de calefacción del interior funcionaba muy bien y cuando Debbie salió del edificio, sintió el aire frío en su piel. El escalofrío le puso la piel de gallina y se sintió incómoda de inmediato.

Se envolvió en su capa con las manos temblando. Dejó que la lana hiciera su trabajo y la mantuviera abr

r que podían.

Debbie no sabía que se había convertido en el tema de conversación de toda la ciudad. Iba a encender Weibo para mirar las noticias en el jardín, pero Hayden la había interrupido.

Cuando salió por la puerta, muchas personas la reconocieron de inmediato. Gritos penetrantes rasgaron el aire. "¡Mira! ¡Eh! ¡Es la señora Huo!". "¡Esa es Debbie Nian! ¡La chica que se casó con Carlos Huo!".

Algunos sacaron sus teléfonos para comparar a esta mujer con las fotos publicadas por los periodistas que había en la exposición. "Vestido azul con pétalos, correcto. Pelo recogido, correcto. Ojos redondos... ¡Sí! ¡Ella es la señora Huo!".

"¡Es tan linda!".

"Señora Huo, es un honor. ¿Puede darme un autógrafo?". Todos siguieron así. El ruido había alcanzado un punto álgido, y aunque Debbie podía oírlos, era incapaz de distinguir algo coherente.

Miró a su alrededor y vio a los fans locos de su esposo sosteniendo una pantalla gigante y luminosa con las letras "Carlos Huo" impresas.

Era la primera vez que Debbie se encontraba en una situación como esta y no sabía cómo responder; todo lo que pudo hacer fue sonreír.

Estaba desesperada por irse, pero los fans de Carlos se reunieron a su alrededor e incluso rompieron el cordón de seguridad. Los guardias no fueron capaces de detenerlos y una ola humana creció a su alrededor.

Debbie se vio instantáneamente atrapada en medio de la multitud. La gente sacaba sus teléfonos y cámaras para tomar fotos, o hacerse selfies con ella.

Incapaz de resistirse a su entusiasmo, Debbie tomó el bolígrafo y el cuaderno de una niña, y firmó con su nombre de forma seria.

Era la primera vez que firmaba un autógrafo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir