ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 256 Soy fan desde hace años

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8445

Actualizado: 2019-09-05 00:02


La chica era una fan de Carlos, por lo que Debbie también puso su nombre, justo al lado del de ella. Y además, dibujó un corazón entre sus nombres.

Contempló durante un instante su trabajo, mostró una amplia sonrisa y le devolvió el bolígrafo y el cuaderno a la chica. "Hecho. Espero que esté bien Escribo muy mal".

"Gracias señora Huo. ¿Puedo llamarte 'Debbie'? Pareces una persona tan sencilla. ¡Gracias por el autógrafo!".

Antes de que Debbie pudiera responder, le pusieron delante más bolígrafos y cuadernos para que los firmara. Se preguntó si le darían calambres en la mano antes de terminar.

En realidad, Debbie se sentía mucho más cómoda y feliz con estas jóvenes. En comparación con esas mujeres falsas de la exposición, estas chicas eran alegres y reales. Provenir de una familia noble no garantizaba que una persona tuviera una personalidad noble. De hecho, a menudo era lo contrario.

De repente, a Debbie se le ocurrió una idea. Con una sonrisa astuta, le dijo a los fans de Carlos: "Verán, mi esposo aparenta ser frío e indiferente, pero en realidad es un buen tipo. Si le piden autógrafos, estoy segura de que se los dará".

"¿De verdad? Si dice que no, ¿puede ayudarnos, señora Huo?"

"Sin problema. Pero él ahora está ocupado. No estoy segura de cuándo terminará", dijo Debbie.

Asombrados e incrédulos, los guardias de seguridad miraban a Debbie, que estaba ocupada charlando con las chicas. Ella era muy agradable y nada pretenciosa. Parecía que estaba feliz de estar allí, y tuvieron la sensación de que no estaba actuando. Nunca se les había asignado proteger a una celebridad que fuera tan amable y fácil de abordar.

Y no era solo una actriz o una estrella del pop, sino la esposa de Carlos Huo.

En la exposición, un guardia de seguridad entró corriendo en el salón principal y encontró a Carlos, que estaba discutiendo de negocios con algunos invitados. "Señor Huo, los fans tienen a su esposa rodeada...".

Carlos dejó su vaso en una mesa cercana. "Gracias. Echaré un vistazo". Luego se volvió hacia Tristán. "Reúne a tus hombres y busca a dos personas que sean estrellas populares. Haga circular voces de que van a salir por dos puertas diferentes, eso debería mantener a los fans ocupados persiguiéndolos, en lugar de a mi esposa".

"Si señor Huo".

La mano derecha de Debbie temblaba después de tantas firmas. De repente, la gente que había a su alrededor comenzó a gritar. "¡Aaaargh! ¡Es el señor Huo! ¡Mira! ¡Carlos Huo!".

Una docena de guardaespaldas iban abriendo cami

. Se recostó en el asiento trasero y cerró los ojos.

Al ver su rostro adormilado, Carlos la tomó en sus brazos. "Descansa un poco", sugirió.

Debbie no lo rechazó. Oliendo su colonia, ella se apoyó en su hombro y preguntó casualmente: "¿Por qué nos hiciste públicos de repente?".

Con una sonrisa, él le acarició el pelo y le preguntó: "¿Por qué preguntas eso? ¿Acaso no estás feliz?".

Debbie se puso más cómoda y se quejó, "La escena de antes precisamente es lo que estaba tratando de evitar. Aún estoy enojada contigo. Recuerdo todo lo que me hiciste".

Reprimiendo una risita, él le pellizcó la mejilla y le preguntó: "¿De verdad? Entonces, ¿cómo puedo hacerte feliz?". Se rio entre dientes para sí mismo: 'Deb, eres tan linda'.

"Mmm... Ya hablaremos mañana". En ese momento, lo único que ella quería era dormir.

Estaba cansada. Eso sí era cierto. Su forma de hablar y el color pálido de su rostro aguijoneaban el corazón de Carlos. Decidió estarse quieto y dejar dormir a su esposa.

Pensando en la necesidad de privacidad de Debbie, Carlos sacó su teléfono y le envió a Emmett un mensaje de texto que decía: "Borra todas las noticias relacionadas con mi esposa".

Había conseguido lo que quería: ahora la gente sabía que Debbie era su esposa. No hacía ninguna falta que la vida de ella se convirtiera en un infierno con todas las fans atentas a cada uno de sus movimientos.

"Sí, señor Huo". La respuesta de Emmett llegó pronto. El teléfono de Carlos no estaba en silencio, por lo que el sonido de la notificación despertó a Debbie.

Levantó los ojos, miró la mandíbula de Carlos y murmuró: "Solo para que lo sepas, cancelé nuestro viaje a las Maldivas".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir