ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 263 Te fuiste sola

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7725

Actualizado: 2019-09-06 00:13


Carlos se echó a reír y sacudió la cabeza. Poniendo un camarón hervido en la boca de Debbie, dijo: "No necesito probar mi dignidad delante de Curtis". Él y Curtis eran amigos desde hacía casi veinte años. Pero nunca había pensado que Curtis se convertiría en su tío político. Debbie se quedó muda cuando Carlos puso las llaves dentro de su bolso.

Tuvo un momento de duda y luego decidió no preocuparse más por eso.

Ellos dos hablaron de negocios mientras ella comía. Cuando terminó la comida, Debbie se tocó la barriga que estaba tan llena que era como un balón de fútbol. "No tenía que haber comido tanto. Es casi la hora de dormir. Últimamente no he corrido o hecho yoga. Si sigo así, acabaré poniéndome gorda".

Carlos frotó su suave barriga y dijo: "No te preocupes por eso. Es posible que no hayas corrido o hecho yoga, pero has estado haciendo ejercicio de otra manera. Yo te ayudaré a mantenerte en forma".

Debbie no comprendía bien lo que decía, miró a Carlos y luego a Curtis. La sonrisa en la cara de este le hizo darse cuenta de lo que Carlos había querido decir. Avergonzada, pellizcó el brazo de su esposo sin que Curtis la viera. "Cállate," le dijo ella en voz baja.

"Vale", respondió. Y mantuvo la boca cerrada durante el resto de la comida.

Cuando salieron del restaurante, empezó a caer una fina lluvia que ahogó las esperanzas de Debbie de dar un paseo después de la comilona.

Carlos la llevó a casa después de despedirse de Curtis.

Entraron a su habitación y él le preguntó mientras la sostenía en sus brazos, "¿Todavía te sientes demasiado llena?"

Ella sacudió la cabeza de inmediato, temerosa de admitir que sí. Sabía cómo era Carlos en la cama. "Voy a darme un baño. Si te aburres, puedes ir al estudio a trabajar un poco".

"¿Quieres que me bañe contigo?".

"No no. Apesto a hotpot. No te gustará el tufo". Y diciendo eso, corrió hacia el baño. Acostado contra la cabecera de la cama, Carlos sonrió mientras veía su espalda desaparecer.

A la mañana siguiente, Debbie se despertó después de que Carlos se fuera a trabajar. Se lavó rápidamente y se puso a hacer el equipaje.

En el aeropuerto.

Debbie salió del auto y su chófer le entregó el equipaje. "Gracias, Matías", dijo.

"Cuando llegue allí, estará sola. Por favor cuídese. Y llame al señor Huo si n

", preguntó directamente.

"Sí. Y ahora el señor Huo me quiere mandar a Villa del Sur. Por favor, ayúdeme señora Huo". Emmett se limpió el sudor de la frente con el dorso de la mano. Se sintió aliviado de haber podido contactar con Debbie finalmente. Llevaba un buen rato intentando comunicarse con ella.

"De acuerdo. Haré todo lo que pueda". Debbie llamó a un taxi y le dio al conductor la dirección de la casa que Curtis le había comprado.

Se lo había preguntado a Carlos la noche anterior y su esposo casi había descubierto su plan.

Carlos dejó sonar el teléfono varias veces antes de contestar. Ella comenzó con una risita, "Sabía que estarías ocupado, pero también sabía que insistirías en despedirme en el aeropuerto. No quería hacerte perder el tiempo. Por eso me fui sin decir nada".

No hubo respuesta del otro lado.

Debbie sabía que lo que había hecho estaba mal. Así que continuó: "El vuelo fue bien. ¿Y ves? Te llamo nada más aterrizar. Y además, me voy directa a la casa... que... el señor Lu me compró, tal como me dijiste, ¿de acuerdo?".

Carlos solo soltó un leve gruñido.

Sin obtener respuesta de su marido, Debbie continuó, "Está bien. Me disculpo. Lo que hice estuvo mal. Te espero en Inglaterra. Ven en cuanto puedas, ¿de acuerdo?".

Ni una palabra de Carlos.

Como intentar persuadirlo no funcionaba, Debbie cambió de estrategia. "Viejo, tú mismo insististe en que estudiara en el extranjero. ¿Por qué te enfadas ahora?".

"Insistí, pero no te pedí que te fueras sola", dijo Carlos finalmente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir