ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 269 Tu esposa es más inteligente que tú

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9073

Actualizado: 2019-09-07 00:14


A Damon no le convencía la advertencia de Carlos. Seguía pensando que Debbie era cruel y que estaba equivocada. "¿Cómo que ya es suficiente? Carlos, a Megan le han tenido que hacer un procedimiento de urgencia y tiene una herida profunda en la frente. ¿Y tú quieres dejarlo correr?", Damon le espetó con furia.

Antes, cuando Megan vio la gran cantidad de sangre que brotaba de su frente, le entró pánico y tuvo un nuevo ataque de asma. Luego las enfermeras la tuvieron que llevar a la sala de emergencias.

"Hablé totalmente en serio. ¡Ya es suficiente!", dijo Carlos con firmeza a punto de estallar de ira.

Damon cedió de inmediato al ver en su rostro lo furioso que estaba. Bajó la voz y dijo: "Debería escuchar a mi esposa y no meterme donde no me llaman, debí quedarme en casa para cuidar a nuestro bebé y trabajar duro para ganar más dinero. No debería haber venido aquí para preocuparme por los demás".

Debbie sonrió. "Tu esposa es más inteligente que tú".

Damon la miró boquiabierto, sin saber qué decir. Esta mujer lo menospreciaba todo el tiempo, pero al mismo tiempo alababa a su esposa. La verdad es que no sabía cómo tratarla, ni qué pensar de ella.

Muy en el fondo, Damon estaba realmente impresionado por la influencia que Debbie ejercía sobre todos ellos. Ella había herido a Megan, pero extrañamente, ninguno de ellos la odiaba por haberlo hecho.

Finalmente se rindió. Suspirando, se volvió para mirar a los otros hombres que había en la sala. "Wesley, Carlos, encárguense ustedes dos de cuidar a Megan. Después de todo, ustedes la acogieron y la criaron. De ahora en adelante, yo me centraré en ser un buen padre y un buen esposo y no me meteré en sus asuntos. Y dado que Carlos ahora tiene a Debbie, será mejor que tú, Wesley, asumas la mayor parte de la responsabilidad sobre Megan. Adiós a todos".

Wesley no daba crédito a lo que oía. '¿O sea que como soy soltero, debería asumir más responsabilidad? ¡También tengo una mujer a la que cuidar! Aunque todavía no es mi novia o mi esposa, lo será, si todo va bien', pensó para sí mismo.

Damon caminó hacia la puerta. Debbie lo siguió y le preguntó: "¿Dónde están tu esposa y tu hijo? Quiero verlos. Todavía no he tenido ocasión de ver a tu bebé".

Damon le dijo adiós con la mano. "Tú quédate aquí y sigue incordiando a tu marido. No molestes a mi hijo. Eres un mal ejemplo y no quiero que mi hijo se convierta en un pendenciero como tú. ¡Eso me dolería mucho!".

Debbie se acercó a Damon y apoyó el brazo sobre su hombro de una manera fraternal. Pero antes de que pudiera pronunciar una sola palabra, una voz fría surgió de detrás de ella, "¡Aparta tu mano de él!".

Todos sabían a quién le estaba hablando Carlos.

Sin

y y tenían más oportunidades de estar juntos.

Wesley le dirigió una mirada despectiva y le reprendió: "Eres un adulto. ¿Puedes dejar de comportarte como un crío?".

Damon no estaba de humor para discutir con él. Estiró su mano derecha frente a él, con la palma hacia arriba, como si estuviera pidiendo algo. Wesley entrecerró los ojos mirando su mano fríamente y bromeó: "¿Qué? ¿Quieres que te corte el meñique y lo venda? ¿Crees que me darán algo?".

Damon estaba furioso y su nariz se ensanchó de ira. Se tocó el pecho para reprimir la furia. "Tú también eres un hombre maduro. ¿Puedes dejar de ser tan sarcástico y de usar esa lengua viperina cada día? ¡Es igual! No me voy a molestar en discutir contigo ahora. ¿Dónde está tu pistola? Dámela, ahora. Recuerdas nuestra apuesta, ¿verdad? ¿Ahora ya ves cómo consiente Carlos a su esposa? Ya ni siquiera la culpamos por nada. Así que ya sabes quién es el ganador, ¿no?".

Cuando Carlos y Debbie empezaron su relación, Wesley y Damon habían hecho una apuesta. Damon creía que Carlos se convertiría en esclavo de su esposa, pero Wesley no lo creía. Ahora, era obvio el resultado de la apuesta, a juzgar por el hecho de que Carlos no se atreviera a culpar a Debbie, ni siquiera después de que hiriera a Megan.

Aún siendo su esposo, Carlos no pensaba darle una lección a Debbie, y mucho menos lo iban a hacer Wesley u otros amigos suyos. Debbie podía hacer lo que quisiera y ellos no podían hacer nada; tenían que hacer la vista gorda.

Wesley antes se ponía del lado de Megan cuando tenía un conflicto con Debbie. Pero recientemente había comenzado a sentir que Megan no le inspiraba confianza. Se había vuelto impredecible y había estado provocando a Debbie una y otra vez, lo que, por supuesto, hacía aún más improbable que Wesley culpase a Debbie.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir