ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 270 Consigamos una habitación de hotel

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11410

Actualizado: 2019-09-07 00:15


"¡De ninguna manera!". Wesley fulminó con una mirada llena de ira a Damon. En su mente, maldijo a Carlos, 'Carlos Huo, estoy tan decepcionado de ti. ¿No eres conocido como un CEO frío y dominante? ¿Cómo puedes rendirte ante una mujer tan fácilmente? ¡Eres muy débil! ¡Ahora perdí la apuesta por tu culpa!'.

Esa respuesta tan desafiante molestó a Damon. Y comentó con tono molesto, "Wesley Li, ¿eres hombre o no?".

Con la cara de piedra, Wesley miró a Damon y bromeó: "¿Seré hombre o no? ¿Quieres comprobarlo tú mismo?". Luego soltó una grosería, de forma tan casual, que pareció un drogadicto de algún callejón.

De repente, se escuchó una risa en el corredor. Pero obviamente, no era de Damon.

'¿Quién se está riendo?'.

Confundidos, los dos giraron simultáneamente y miraron hacia el elevador, de donde provenía la risa. Ahí, cerca del elevador, había una mujer que los miraba con una cara sonriente lo cual indicaba que ya llevaba tiempo ahí, mirándolos discutir. '¡Santo cielo!', Wesley pensó cuando se dio cuenta de que era Blair. "¿En qué momento te escabulliste para poder espiarnos sin ser vista?".

La pareja habían llegado al hospital juntos y luego se habían separado, para atender sus propios asuntos. Wesley había ido a visitar a Carlos y Blair a una amiga. Ella le había dicho que tenía que ir por algo con su amiga. Habían acordado reunirse más tarde, para que Wesley la llevara de regreso a casa.

Pero Blair no tardó mucho. Así que, como le había quedado mucho tiempo libre, había hecho unas pequeñas compras en una tienda cercana al hospital y había ido a una cafetería a tomar un café para esperar a que llegara el momento acordado. Por unos minutos, intentó esperar afuera, pero hacía demasiado frío. Entonces decidió entrar y subió las escaleras por donde sabía que él iba a estar. Pero en el momento en que salió del ascensor, escuchó accidentalmente la conversación descarada que tenían estos dos hombres. Sigilosamente, se había acercado, hasta que no ya podía moverse más, sin que la notaran. Se apoyó contra la pared justo un minuto antes de que Wesley dijera la blasfemia que la había hecho reír. Pero de inmediato se dio cuenta de que era un comentario grosero y que no era nada divertido.

Ahora que Blair se cubría la boca, porque no sabía si enojarse o divertirse por el lenguaje grosero, Wesley le preguntó con la cara seria: "¿Te parece gracioso?".

Entonces Blair respondió: "Más bien es descuidado y nada gracioso, por si eso es lo que pensabas. Es una simple broma, si es que ustedes están acostumbrados a ese lenguaje tan burdo". Intentando con todas sus fuerzas de mantener la calma, agregó: "Jamás imaginé... Coronel Li, que tuviera tendencias homosexuales...".

Damon, que se encontraba de pie y observaba su reacción en silencio, decidió hablar y aprovechó la oportunidad para bromear. Fingiendo coquetear, hizo eco de la respuesta de Blair, tomó de los hombros a Wesley y le guiñó el ojo sugestivamente. "Wesley, consigamos una habitación de hotel ahora mismo".

Incapaz de contener su risa, Blair se rio y respondió: "¡Oh, eso sí que es gracioso!". Entonces se dio cuenta de la cara impávida de Wesley y de su mirada de enojo. Pero a ella no le importó y lo miró directamente a los ojos, mientras seguía riendo a carcajadas.

Incómodo, Wesley pateó suavemente a Damon en la espinilla y escupió fríamente: "Quita tus dedos sucios de mis hombros. Estaré e

s. Pero por descuidada perdió el equilibrio y se golpeó con el banco. ¡Pero de cualquier forma, se lo merecía!".

Carlos se quedó mudo al escuchar esa última oración.

"Debe sentirse agradecida porque sólo sufrió una leve herida en la frente, mientras que mi esposo recibió dos disparos por su culpa. Ella es realmente afortunada. Si sus padres no te hubieran salvado la vida, ¡ya le habría devuelto los cuatro disparos!". Metafóricamente, el primer disparo había salido y había acertado, Debbie juró que había empezado el Armagedón. ¿Qué otro incentivo le quedaba para entretener a Megan?

Disfrutando de la gloria del momento, no pudo evitar sonreír, recordando cómo después de haber lastimado a Megan, los cuatro hombres sólo se habían quedado observando con impotencia. ¿No eran las mismas personas que Megan había pensado que la protegerían de Debbie cuando llegara el momento?

Antes, había escuchado el rumor de que un chico había golpeado accidentalmente a Megan en el suelo y le había roto las rodillas. En ese tiempo, los cuatro hombres habían conseguido encarcelar a ese chico por cargos de intento de asesinato. Como el acusado ahora se estaba pudriendo en la cárcel, Megan pensaba que eso detendría a Debbie y haría que no se metiera con ella. ¡Esa chica estaba muy equivocada! ¿Alguno de los cuatro se atrevió a tocarla hoy?

Por un momento, cuando Debbie vio que llevaban a Megan a la sala de emergencias, se preparó mentalmente para luchar contra Carlos y sus amigos. Pero inesperadamente, todos la dejaron pasar con mucha facilidad. '¿Ya no les importaban los berrinches de Megan? ¿Qué le dirán cuando se despierte?', Debbie se preguntaba.

En cuanto a Carlos, él sabía que Debbie a veces era rebelde y caprichosa, pero no era una mujer cruel. Por el contrario, era de buen corazón; y él juraría que ella nunca había querido lastimar a nadie. Pero, ¿por qué siempre discutía Debbie con Megan? ¿Había algo que él no supiera?

Aunque no estaba de acuerdo con sus formas de manejar a Megan, no tuvo más remedio que ceder una vez más. Después de todo, amaba y consentía a Debbie. Suspirando por dentro, la tomó entre sus brazos y le aseguró: "Eres mi esposa. Haz lo que quieras. No repetiré el mismo error de arrastrarte al río. No volverá a suceder".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir