ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 287 Te cuidaré, tío Carlos

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7164

Actualizado: 2019-09-11 00:12


Emmett estaba sorprendido. Jamás habría pensado que James sería capaz de golpear a una mujer.

La mirada en los ojos de Carlos parecía la de un asesino. Después de calmarse un poco, le dijo a Emmett: "¡Encuentra a Lewis y tráemelo!". Investigaría el asunto él mismo.

Y James... Golpeó a Debbie nuevamente. ¡Esta vez, Carlos se aseguraría de que su padre lo pagara caro!

Tres días después, arrestaron a Lewis cuando regresaba del extranjero. Como sabía que se había metido en un grave problema, decidió huir a Francia justo después del incidente de esa noche. Sin embargo, Carlos lo había encontrado fácilmente.

Antes de regresar, había llamado a su abuela Valerie para pedirle ayuda. Para obtener suficiente protección contra Carlos, le había pedido a sus padres que también fueran a la Ciudad Y, junto con Valerie. Después de bajar del avión, los tres fueron directamente a la mansión de Carlos.

La compañía de Carlos estaba teniendo algunos problemas en su ausencia. Sin su supervisión y con la noticia de que estaba herido, los ejecutivos se habían puesto nerviosos y no habían trabajado adecuadamente. Cuando lo dieron de alta del hospital, recibió la noticia sobre la situación en las oficinas. Antes de regresar a la mansión, fue directamente a la empresa para arreglar las cosas.

Cuando finalmente llegó a la mansión, estaba de peor humor. La habitación estaba vacía. Buscó rastros de Debbie por todas partes. Caminó mirando sus fotos, tocando el tocador en el que solía sentarse, sintiendo su aroma. La tristeza era insoportable.

La echaba mucho de menos. Quería escuchar su voz, pero Debbie no contestaba sus llamadas.

Carlos se sentó en la cama y comenzó a leer un archivo. Después de un tiempo, alguien llamó a la puerta. Carlos cerró el archivo y dijo: "Adelante".

Emmett entró y dijo: "Señor Huo, la señora Valerie y el señor Wade y su esposa están aquí". En cuanto Emmett se hizo a un lado, Valerie dijo: "Carlos, mi querido nieto, ¿cómo estás? ¡Déjame mirarte bien! Moría de la preocupación".

Valerie entró en la habitación, vestida con una bata verde. La acompañaba Megan. Tenía los ojos rojos y parecía

la buena esposa que tú quieres que sea. Sé cuánto me ama. Y yo la he hecho llorar una y otra vez. En este momento, sólo quiero recuperarme pronto y volar a Inglaterra para disculparme con ella". Su voz era severa y firme. Los ancianos en la sala estaban asombrados. No podían creer que el siempre orgulloso Carlos iría a otro país solo para disculparse con una mujer.

Una vez más, la forma en que Carlos se preocupaba por Debbie los sorprendía.

"¡Tonterías!". Valerie no podía permitir que su sobresaliente y distinguido nieto se arrastrara por una mujer.

Ella y Carlos se miraron, sus miradas eran agudas y feroces. "Abuela... El abuelo solía hacer cosas para hacerte feliz antes de que lo hospitalizaran. ¿Ya lo olvidaste? ¿También crees que eran tonterías?".

Valerie era dura y terca, mientras que Douglas era tranquilo. Él siempre cedía y la seguía en todo.

Los labios de Valerie temblaron al escuchar el nombre de su esposo. Se puso nerviosa. "Tu abuelo es débil. Ha sido así toda su vida. Pero tú eres diferente. Siempre has sido orgulloso y fuerte y brillas como una estrella. ¿Por qué deberías halagar a una mujer como esa?".

"¿Y qué clase de mujer es esa?", preguntó Carlos, inundado por la furia. "Ella es mi esposa, la mujer con la que pasaré el resto de mi vida". Carlos ya no quería hablar con Valerie. "Emmett, lleva a mi abuela a su habitación. Está cansada".

"Si señor Huo", respondió Emmett.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir