ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 288 Deberías pedirle disculpas

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6995

Actualizado: 2019-09-11 00:31


Megan y Emmett extendieron sus manos para sostener los brazos de Valerie. "¡Esperen!", les dijo ella. Pensaba que conocía a su nieto, pero en aquel momento no estaba tan segura. Era más agresivo y más arrogante que ella misma. Ella no podía hacerle cambiar de opinión, pero sí podía cambiar de tema. "Hay algo más de lo que me gustaría hablar", dijo en un tono más suave.

Carlos no dijo nada, porque vio que no tenía sentido hacerlo. Él ya se había imaginado de qué se trataba, y resultó que tenía razón.

Valerie respiró hondo y continuó con voz preocupada: "Sabes, Lewis es tu primo. Ustedes dos llevan la misma sangre, pero te apresuraste a traerlo de vuelta de Francia... No deberían pelearse por una mujer". Hizo una pausa, esperando una respuesta.

Carlos se burló, se frotó la frente y miró a Wade y a Miranda. "¿Ustedes qué opinan?".

Sorprendidos por su repentina pregunta, la pareja buscó una respuesta, pero no parecía que se les ocurriera nada, pues sabían lo que había hecho Lewis. Después de un momento, Wade quiso decir algo, pero Miranda lo detuvo tirándole de la manga. Luego le dijo a Carlos: "Lewis es un malcriado y por eso es incapaz de dejar de meterse en problemas. Si necesitas clavarlo contra la pared, hazlo. Solo recuerda que es nuestro hijo. No intervendremos en este asunto, pero ten algo de piedad".

La habitación estaba en silencio otra vez. La actitud de Miranda sorprendió a todos, incluido Carlos.

Valerie se levantó bruscamente de la cama y comenzó a regañar a Miranda, que estaba impertérrito. "¡No puedo creerlo! Lewis es su hijo. Defiéndanlo y no dejen que Carlos lo maltrate. ¿Qué clase de padres son ustedes?".

La última vez en Nueva York, Carlos le había dado tal paliza a Lewis que este había terminado en el hospital durante un par de semanas. Además de eso, Carlos lo despidió y lo expulsó del Grupo ZL.

Ahora, Lewis había vuelto a enojar a Carlos. Si nadie intercedía por él, Lewis podría terminar mucho peor que la última vez.

La expresión en el rostro de Carlos era tan fría como si se hubiera congelado. Finalmente le dijo a V

caba para hacerlo feliz.

Esa era la relación ideal. Lo mejor que uno podría esperar. Dos personas así vivirían una vida larga y feliz juntas.

Miranda lo ayudó a aclarar las cosas con sus últimas palabras, y su dolor de cabeza finalmente disminuyó. "Lo entiendo. Gracias tía Miranda".

"Bien". Como si ya hubieran tenido suficientes emociones por esta noche, la expresión de Miranda volvió a ser indiferente. La mujer se giró y se fue.

Lewis llegó en coche a la mansión una hora después. Tenía mucho miedo de Carlos, y trató de quedarse en el auto. Hicieron falta dos robustos guardaespaldas para sacarlo, tratando de agarrarse de varias partes del vehículo para que no pudieran llevarlo adentro.

Carlos bajó las escaleras y lo recibió en la sala de estar.

Al mismo tiempo, James y Tabitha regresaron, y también Valerie, Wade y Miranda se reunieron con ellos en la sala cuando escucharon el griterío.

Tanto Carlos como Lewis estaban pálidos. Carlos de la lesión, y Lewis de miedo.

Cuando los ancianos tomaron asiento, Lewis estaba suplicando, con las manos delante de él. "No es lo que parecía, Carlos... er... No fue idea mía. Fue Portia. Ella fue quien me pidió que me acostara con Debbie".

La cara de Carlos se oscureció. '¿Portia?'.

Emmett tampoco entendía bien. "Pero era Karen quien estaba en la habitación", dijo. '¿Cómo ocurrió eso?', se preguntó en su mente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir