ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 296 Dime que soy ardiente

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8104

Actualizado: 2019-09-13 00:02


Mientras Debbie hablaba por teléfono, tomó dos copas más de vino. "Mmm... Esto sabe bien. Nunca me dejas beber. Ahora no importa porque estás muy lejos. No puedes castigarme... Oye... ¿Para qué te llamé? No, espera... Estoy enojada, así que no te llamé. ¿Tú me llamaste?".

Carlos había regresado a su oficina mientras escuchaba los balbuceos de la mujer ebria. Cerró la puerta y esperó pacientemente a que ella terminara. "Sí, te llamé".

"¿Qué te iba a decir? Oh... ¡cierto! No demandes a tu padre ni a Lewis de nada. ¿Me entiendes? Si no me escuchas, me buscaré a otro. ¡No estás aquí, así que no lo sabrás!".

"Hazlo y verás qué pasa", dijo Carlos enojado.

"Eres... muy molesto. ¿Cómo... puedes... gritarme?", ella gimió y rompió en llanto.

Las repentinas lágrimas de la mujer confundieron a Carlos y rápidamente se corrigió, "No, no. Está bien. Continúa".

"¿Que continúe? Bueno. Recuerda que no te perdonaré. No me vuelvas a llamar. Todavía sigo enojada. Quizás así me quede por siempre. Te quiero mucho, pero...". El dolor creció en su corazón mientras hablaba. Lloró de nuevo y continuó: "Te amo mucho, pero me mentiste y arriesgaste tu vida por otra mujer... No me consideras tu esposa. Sólo me usas para tener sexo...", entonces lloró aún más fuerte.

Escucharla llorar le preocupó. Él comenzó a perder la calma y la consoló con una voz preocupada, "Por favor, no llores. Por supuesto que eres mi esposa. ¡Yo también te amo!".

El llanto de Debbie se detuvo de repente. "¿De verdad? ¿No mientes?".

"No miento. Sabes que Carlos ama a Debbie", dijo con ternura.

"Oye... bueno. Bueno, tu vino está realmente muy sabroso...". Le dio hipo. "¡Oh no! Eructé frente a ti... Me siento tan mal... demasiado avergonzada. ¿Dejarás de amarme si soy grosera?".

"No", respondió con impotencia, sabiendo que ella estaba realmente borracha.

"Muy bien. Por cierto, Carlos, ¿cuándo volarás para acá? Te extraño tanto. Estoy sola. Y Gustavo, ¡ese mocoso! Se la pasa mostrando cuánto se quieren él y su novia. ¡Bah! ¡Cuando vengas, también haremos eso!".

"Bueno... Estaré allí antes de que te des cuenta".

"Excelente. Amor, ¡estoy bostezando! Necesito colgar y descansar un poco. Quiero abrazarte mientras duermo. Tú también puedes abrazarme, y luego puedo besar tus abdominales de chocolate que tanto me encantan...".

Cada vez se escuchaba más coqueta. Carlos se masajeó la frente sin poder hacer nada,

ana siguiente, después de clase, Debbie finalmente respondió a la llamada de Lewis y aceptó encontrarse con él y Portia en un café. Tal vez era hora de hablar.

Debbie se sorprendió cuando llegó al café y vio la cara de Portia. No había pasado mucho tiempo desde la última vez que se vieron, pero Portia parecía una persona totalmente diferente ahora. Se veía demacrada y desconsolada, como si le hubieran quitado toda la vida.

Y a Lewis le pasaba lo mismo. No parecía el mismo mujeriego rico y despreocupado.

"Debbie, volamos aquí para disculparnos. Lo sentimos mucho", dijo Lewis y sacó una costosa caja de regalo que colocó sobre la mesa frente a Debbie. "Es de parte de Portia y mía", agregó.

Y con eso, Portia levantó la cabeza. Miró a Debbie con los ojos rojos e hinchados. "Debbie, lo siento...", ella se disculpó con un ronco susurro.

Portia sonaba realmente patética. Su voz era inusualmente ronca. Entonces Debbie preguntó con curiosidad: "¿Qué te pasa? ¿Estás enferma?".

Portia lanzó discretamente una mirada al avergonzado Lewis y las lágrimas amenazaron con salir de sus ojos. Sin embargo, sacudió la cabeza y siseó: "Nada. Todavía no me he recuperado del viaje. Espero que puedas perdonarme".

La verdad era que el pervertido de Lewis la torturaba cada noche, desde que se casaron. Tenía infinitas maneras de desahogar sus deseos sexuales con ella tanto en la Ciudad Y como en Inglaterra. Anoche, incluso había bebido un frasco de afrodisíaco, y eso lo había puesto más cachondo. Hicieron tanto ruido que los clientes de la habitación de al lado llamaron a la recepción y se quejaron.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir