ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1404 Me verán como la esposa de Matthew

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9934

Actualizado: 2020-08-01 02:37


Tan pronto Erica abrió la puerta de incendios, varias personas la miraron.

Luego, ella entró y cerró la puerta como si nada hubiese pasado. Inmediatamente, un camarero se le acercó y le preguntó cortésmente: "Disculpe, ¿puedo ayudarla?".

Erica quedó estupefacta por un momento, pero luego le sonrió al hombre de forma encantadora. Recién en ese momento, ella recordó que tenía puesta una máscara, así que él no podía verle el rostro. "Necesito ir a la habitación 205, por favor", le dijo Erica y el camarero la condujo hacia dicha habitación. Cuando pasaron por fuera de la habitación 206, tres guardaespaldas vestidos de negro se cuadraron y parecían estar alertas.

Una vez que Erica entró a la habitación 205 sin problemas, se sintió aliviada al escuchar las voces de sus compañeros que la saludaban uno por uno.

Erica se quitó el sombrero y la máscara y les pidió a las personas en la sala que tomaran asiento. Una vez que todos se sentaron, ella preguntó amablemente: "¿Encontraron algo?".

"Aún no. Los escuché hablar sobre un muelle, pero no sabemos la ubicación o lo que está sucediendo allí. Mira la foto, Erma", uno de los compañeros le entregó su teléfono a Erica.

Ella amplió la foto, la cual era el resultado de la actividad clandestina, la observó, pero no reconoció a nadie. Cuando Erica estaba a punto de devolverle el teléfono al hombre, se fijó mejor en una mujer en particular que aparecía en la foto.

"Espera. ¿Quién es ella?", preguntó Erica, quien inmediatamente amplió la foto y la volvió a centrar. Observó atentamente a la mujer de la foto, quien estaba sosteniendo a un hombre del brazo. Dicha mujer le parecía familiar a Erica, pero no podía recordar dónde la había visto.

Ella la miró por más tiempo y, mientras más la miraba, esa mujer más se parecía a Noreen.

Luego, le devolvió el teléfono al hombre, sacó el suyo y llamó a Chantel. "Hola, soy yo. ¿Estás ocupada?", le preguntó.

"No, acabo de terminar una sesión de fotos. Ya voy de regreso", le respondió Chantel, quien se apoyó cansada en el respaldo del asiento, ya que había trabajado muy duro. Afortunadamente, pasado mañana era su día libre y podría ir a visitar a su hijo.

"Por casualidad, ¿tienes alguna idea de lo que Noreen ha estado haciendo?", le preguntó Erica.

Al escucharla mencionar a Noreen, Chantel sacudió la cabeza y le respondió: "Cuando tuvimos el encontrón en el crucero, Noreen y yo pasamos a ser enemigas mortales. De hecho, hace mucho tiempo que ni siquiera me he topado con ella".

Realmente Chantel no le había prestado atención a esa mujer, por eso no tenía idea de en qué programas de televisión había estado o qué entrevistas había dado.

"Lo que pasa es que llegué al bar gracias a la información que mi hermano te dio y nuestra gente tomó una foto del grupo. Una de las personas se parecía a Noreen, pero no estoy segura, porque ella estaba usando lentes de sol y el lugar estaba oscuro. Supuse que podrías tener más contacto co

pués de que su cuñado le comunicó lo que estaba pasando, Matthew tuvo que pedirle a Sheffield que reuniera a sus guardaespaldas y que fuera al bar a proteger a Erica.

Cuando Sheffield encontró a Erica, Chantel acababa de colgar el teléfono, pues ella llamó a Erica para confirmarle que, efectivamente, Noreen estaba en el lugar.

Cuando Sheffield entró a la habitación 205, Erica lo miró con asombro. "Sheffield, ¿qué haces aquí?", le preguntó.

Él se sentó tranquilamente en el sofá y le dijo: "Tu marido me llamó. Aunque está a miles de kilómetros de distancia, me dio este deber de guardaespaldas. ¡Debo haberles hecho algo muy malo a Carlos y a Matthew en mi vida pasada para tener que obedecer todo lo que me mandan!".

Erica se acercó a él nerviosa y le preguntó en voz baja: "¿Matthew lo sabe?".

Sheffield levantó las cejas y asintió: "Por supuesto y él estaba bastante enojado. Rika, ¿sabes lo peligrosos que son esos tipos? Son asesinos de sangre fría".

Esas personas se movían por las sombras, mientras que Erica y Chantel estaban a la luz. Además, nadie sabía quién era el líder de esos criminales.

Sin embargo, Erica no era tonta y le explicó a Sheffield: "Todavía no he hecho nada, ¿o sí? Solo quiero asegurarme de que sean ellos. Si es verdad, llamaré a la policía o a Matthew para que me respalden".

Erica sabía lo que estaba haciendo y qué tipo de peligro estaba afrontando. Por eso, tenía gente en el piso de abajo para ayudarla a escapar rápidamente si era necesario.

Sheffield miró a Erica de pies a cabeza y le dijo: "Pareces una asesina profesional. Pensé que habías venido sola".

Él se frotó el cuello y a Erica le hizo gracia el comentario del hombre. "¿Alguna vez has visto a un asesino con ropa deportiva?", le preguntó la mujer.

"No, nunca", le respondió él. En ese momento, sonó el teléfono de Sheffield. Era Matthew.

Sheffield respondió el teléfono y gritó con una voz chillona y afeminada: "¡Es nuestro querido Matthew!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir